DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

viernes, 31 de julio de 2020

CSG Capítulo 965: Regreso a la Isla de las Tres Santas

Capítulo 965: Regreso a la Isla de las Tres Santas


En el cielo sobre el reino del mar, Jian Chen se calmó lentamente. Una raya dorada de luz salió disparada del centro de sus cejas, cayendo en su mano como una torre dorada. Una luz blanca salió disparada de él; Xiao Bai, del tamaño de un gato, había salido del espacio del artefacto, apareciendo ante Jian Chen.


Después de pasar cinco años en el espacio de artefactos, el tigre blanco estaba naturalmente extremadamente entusiasmado por finalmente abandonar el lugar. Inmediatamente comenzó a ronronear con entusiasmo, volando con sus alas de muy buen humor. Constantemente voló alrededor de Jian Chen.


Jian Chen también se vio afectado sin saberlo por la felicidad del tigre blanco. No pudo evitar revelar una sonrisa desde el fondo de su corazón.


El tigre blanco jugó lo suficiente antes de finalmente regresar al hombro de Jian Chen. Sus ojos brillantes e ingenuos estaban llenos de curiosidad mientras miraban constantemente a su alrededor. Saltaría de hombro en hombro de vez en cuando.


Anteriormente, Jian Chen solo podía enviar al tigre blanco al espacio de artefactos para protegerlo después de que se revelara su identidad. Ahora, Jian Chen era mucho más fuerte, ya no era el débil antes. Ahora podía protegerse a sí mismo y al tigre blanco, por lo que ya no era necesario mantener al tigre blanco en el espacio del artefacto como antes.


El tigre blanco ya se había convertido en una Bestia Mágica de Clase 7 también. Como dios de las bestias, su destreza en la batalla era mucho mayor que las bestias de la antigüedad también. Como tal, poseía la fuerza para protegerse también. Habría muy pocas personas entre todos los Gobernantes Santos que pudieran amenazarlo ahora.


Jian Chen permitió que el tigre blanco jugara sobre sus hombros. Se orientó usando el sol en el cielo antes de fusionarse con el espacio circundante, disparando hacia el Continente Tian Yuan mediante el uso de la Fuerza Espacial.


Desgarrar una Puerta Espacial era una habilidad que solo los Reyes Santos poseían. Aunque Jian Chen ahora tenía la destreza de batalla de un Rey Santo de la Séptima Capa Celestial, su comprensión de los misterios del mundo era demasiado baja. La única razón por la que su comprensión fue en la Séptima Capa Celestial de Gobernante Santo ahora se debió a devorar el alma del Emperador Demonio de Sangre. Como tal, todavía tenía bastante distancia de Rey Santo en términos de comprensión. Esto significaba que Jian Chen no podía formar Puertas Espaciales a pesar de su fuerza.


El cielo y el mar parecían fusionarse como uno solo, haciéndolo completamente desorientador. Jian Chen tomó prestado el sol para encontrar sus direcciones, permitiéndole moverse a altas velocidades sobre el océano.


Después de dos días de viaje, apareció una gran isla a la vista de Jian Chen. Aunque estaba muy lejos, Jian Chen podía leer la tableta de piedra que claramente se encontraba en la isla. Tres palabras fueron talladas finamente en él: Isla de las Tres Santas. (Sino cuentan "de las" son tres palabras :v)


Sin saberlo, ya había llegado a la Isla de las Tres Santas. Jian Chen no pudo evitar pensar en la belleza suprema de la hechicera celestial en el momento en que vio la isla, así como en todo lo que una vez había sucedido entre los dos en la Isla de la Fantasía Estelar. Estos recuerdos pasaron por su cabeza como un sueño.


Jian Chen inconscientemente disminuyó la velocidad e involuntariamente aterrizó en la isla antes de entrar a un bosque a pie.


Había una ciudad en la Isla de las Tres Santas donde vivían los pescadores nativos. Cuando Jian Chen entró en la ciudad, admiró las costumbres y prácticas locales únicas en comparación con el Continente Tian Yuan.


Todas las personas que vivían en la Isla de las Tres Santas mpescaron como su ocupación principal, por lo que casi todos eran hábiles en la pesca. Al mismo tiempo, había bastantes luchadores, desde el luchador más débil que ni siquiera había condensado sus Armas Santas hasta los poderosos Maestros Santos Tierra.


La gente en la isla prácticamente vivía una vida medio ermitaña. Sabían sobre el Continente Tian Yuan y habían visto a algunas personas del continente, pero nunca han ido allí. Esto se debió a que la distancia entre los dos era demasiado grande. Incluso a los Maestros Santos Cielos les resultaría difícil atravesar, porque podrían perder su sentido de dirección incluso si perdieran el foco por un momento.


Como resultado, las disputas del Continente Tian Yuan no pudieron afectar a la Isla de las Tres Santas, lo que permitió a todas las personas que vivían aquí mantener cierta simplicidad y honestidad. Todos y cada uno de ellos tendrían sonrisas ingenuas y felices.


Como extranjero, los nativos notaron inmediatamente a Jian Chen cuando ingresó a la ciudad. Inmediatamente se vio rodeado de hombres jóvenes de su edad que lo saludaron calurosamente. Lo bombardearon con preguntas.


Estos jóvenes no eran fuertes. El más poderoso acababa de convertirse en un Gran Santo, pero Jian Chen no actuó con arrogancia. Sonrió mientras conversaba con ellos, mencionando bastantes asuntos sobre el Continente Tian Yuan.


"Como eres del Continente Tian Yuan, debes tener la fuerza necesaria para cruzar el mar. Debes ser un Maestro Santo Cielo, ¿verdad?"

“Woah, Maestro Santo Cielo. Eso equivale a unos pocos ancianos en la isla. No pareces muy viejo, pero ya has alcanzado tal nivel de cultivo. Realmente te admiramos."


Los jóvenes se reunieron alrededor de Jian Chen mientras charlaban.


En este momento, Jian Chen habló: "Me has hecho tantas preguntas. ¿No debería ser mi turno de preguntar ahora? "


“Pregunta tantas como quieras, hermano. Mientras lo sepamos, definitivamente no te lo ocultaremos.” Un joven se palmeó el pecho mientras decía.


"Quiero saber acerca de los logros de su maestra de la isla." Preguntó Jian Chen casualmente, pero él estaba mirando hacia la Isla de las Tres Santas en la distancia.

Los ojos de los jóvenes se iluminaron cuando lo escucharon mencionar a la maestra. Inmediatamente comenzaron a turnarse para describir los logros de la maestra de la isla. Todos ellos lucharon por ocultar el respeto en sus ojos. Se originó desde el fondo de sus corazones.


Jian Chen obtuvo de ellos una comprensión aún mejor del pasado de la Hechicera Celestial. Cuando se enteró de todo lo que los jóvenes sabían, se despidió de ellos y voló directamente hacia la Montaña de las Tres Santas.


Jian Chen no borró su presencia después de dirigirse a la montaña. Una poderosa presencia irradió de él, pero fue solo al nivel de Gobernante Santo.


Xiao Qian y Xiao Yue dejaron de cultivarse y salieron de sus viviendas en la montaña cuando sintieron la llegada de un Gobernante Santo. Reconocieron a Jian Chen desde lejos y gritaron: "Entonces, es el maestro Jian Chen quien de repente vino a visitarnos."


Jian Chen juntó las manos hacia los dos mientras sonreía y decía: "He salido de la nada. Si he causado algún disturbio, por favor perdónenme.”


"El maestro Jian Chen no necesita ser tan educado. Por favor entra." Xiao Qian y Xiao Yue no trataron a Jian Chen como un extraño en absoluto. Fueron muy amables.


Jian Chen los siguió a las dos a la montaña. Después de conversar un poco, amplió su presencia y cubrió toda la montaña. Sin embargo, no pudo encontrar los rastros de la hechicera celestial, por lo que preguntó: "Señorita Xiao Qian, señorita Xiao Qing, ¿puedo preguntar dónde está su maestra ahora?"


“La Maestra ya ha estado recluido durante varios años. Si el maestro Jian Chen ha venido a buscarla, es posible que tenga que irse decepcionado.” Dijo Xiao Qian.


"¿Reclusión?" Jian Chen frunció las cejas. Había examinado el lugar donde la hechicera celestial planeaba recluirse antes, pero no la encontró allí.


"¿Quizás la hechicera celestial no se ha recluido en la isla y se ha ido a otro lado?" Jian Chen pensó.


Los ojos de Jian Chen se entrecerraron en este mismo momento. De repente levantó la cabeza hacia la distancia y vio a una chica vestida de blanco que estaba lejos con una cítara en sus manos. Ella miró a Jian Chen aturdida.


La chica era extremadamente bonita, aparentemente capaz de eclipsar la luna. Ella poseía una belleza rara en el mundo. No era muy vieja, solo parecía tener unos veinte años. Parecía ser extremadamente gentil y tranquila, poseyendo un sentido natural de nobleza debido a su educación.


"Señorita Qin Qin!" Jian Chen gritó inconscientemente mientras miraba a la chica en estado de shock e incredulidad. Esta fue la primera vez que vio la apariencia de Qin Qin, pero con su familiaridad con ella, naturalmente podía distinguirla a primera vista. Ella era la joven dama del clan Tianqin.


Qin Qin caminó lentamente con su cítara en sus manos mientras miraba sin parpadear a Jian Chen. Sus ojos estaban llenos de emociones encontradas. "Maestro Jian Chen, nunca pensé que me reconocerías. Es mi honor."


"Señorita Qin Qin, ¿no estaba con el clan Tianqin en el Continente Tian Yuan? ¿Por qué apareciste aquí de repente? " Jian Chen preguntó sorprendido.


"Ya he tomado a la hechicera celestial como mi maestra. Ella me trajo aquí.” Dijo Qin Qin. Su voz era suave y llena de feminidad.

"La comprensión de la cítara de la señorita Qin Qin es muy alta. Realmente es un asunto alegre para ti poder convertirse en una discípula de la hechicera celestial.” Dijo Jian Chen con una sonrisa. Se sintió feliz por ella desde el fondo de su corazón, pero lo único que le hizo preocuparse fue su mirada hacia él.

Jian Chen había dejado de ser denso hace mucho tiempo. Podía ver el enamoramiento de Qin Qin por él, lo que causó su angustia. (Una mas ps)


Jian Chen suspiró suavemente por dentro, ya no quería considerar estos molestos asuntos. Sacó un pedazo de jade de su Anillo Espacial y dijo: “Señorita Qin Qin, la isla está muy lejos del continente Tian Yuan, y la hechicera celestial también se esconde a menudo. Si quieres visitar tu casa, solo aplasta este pedazo de jade. Me apresuraré a toda velocidad para llevarte de regreso para que puedas visitar tu casa."


"Gracias, maestro Jian Chen." Qin Qin reveló una dulce sonrisa en su rostro. Extendió su mano suave y blanca para aceptar el pedazo de jade de Jian Chen, sosteniéndolo en la mano como un tesoro.


"Ya es hora de que regrese al Continente Tian Yuan. Señorita Qin Qin, señorita Xiao Qian y señorita Xiao Yue, con suerte, nos veremos en otro momento.” Jian Chen añoraba a su familia y no tenía interés en quedarse mucho tiempo en la isla. Como resultado, inmediatamente se despidió de las tres chicas.


Al escuchar cómo Jian Chen quería irse al Continente Tian Yuan, Qin Qin inmediatamente comenzó a entrar en pánico. "Maestro Jian Chen, no puede regresar al continente Tian Yuan. En este momento hay personas buscándote en todas partes. Quieren tomar al Dios Tigre Alado." No pudo evitar mirar al perezoso tigre blanco en el hombro de Jian Chen mientras decía eso.


Jian Chen sonrió y respondió: "No te preocupes, no se atreverán a hacerme nada."


Jian Chen se despidió de las tres chicas, antes de abandonar inmediatamente la isla y volar hacia el continente Tian Yuan.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario