DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

lunes, 6 de abril de 2020

AST Capítulo 552 – Hai Dongqing.

Capítulo 552 – Hai Dongqing.

Un día había pasado para cuando Qing Shui regresó de su reunión con el Anciano Ge. Debido al Reino del Jade Inmortal Violeta, Qing Shui a menudo sentía que el tiempo en realidad era muy corto. Por lo tanto, la mayor parte del día ya habría pasado cuando tuvo la oportunidad de tomar un respiro.

Entre las tres generaciones del Clan Qing, Qing Bei se unió al Palacio Celestial. Luan Luan, quien era la cuarta generación del Clan Qing, también se unió al Palacio Celestial. Mingyue Gelou, Shi Qingzhuang y Wenren Wu-shuang también se unieron al Palacio Celestial bajo la bandera del Salón Starmoon en lugar del Salón Nublado.

Qing Jiang y Qing He también se unieron al Salón Starmoon. El resto de ellos, incluido Lin Zhanhan, no se unieron al Palacio Celestial. Ya sea que aún tenían que llegar al Reino Xiantian o habían llegado al Reino Xiantian por medio de la Píldora Xiantian Dorada. En cuanto a Lin Zhanhan, Qing Shui tenía la intención de proteger al Clan Qing.

Aun así, Qing Shui seguía preocupado, por lo tanto, Qing Shui tenía la intención de aumentar la fuerza de los miembros del Clan Qing durante este período de tiempo. Quería asegurarse de que tendrían la capacidad de protegerse a sí mismos en el momento en que dejara el Continente Greencloud.

En el segundo día después de llegar al Palacio Celestial, Qing Shui bajó la montaña para encontrar un terreno adecuado o un pabellón en venta. Qing Shui no carecía de dinero, ya que había acumulado muchos tesoros, oro y plata en el Reino del Jade Inmortal Violeta.

Qing Shui dejó el Palacio Celestial solo, luego se dirigió a la animada ciudad de la Capital del Continente. Los caminos y pabellones de la capital del continente eran mucho más anchos y altos que los de la Ciudad Hundred Miles.

Incluso las bestias demoníacas y los carruajes de caballos en la carretera eran de un grado superior. Después de todo, esta era la capital del continente, el lugar más bullicioso del continente. El transporte, los negocios, las sectas y los clanes familiares fueron los más desarrollados.

Qing Shui vagó sin rumbo entre la multitud, su mirada barrió los pabellones que bordeaban los dos lados. Los pabellones más altos tenían diez pisos de altura. Aunque no eran particularmente altos, los pabellones emitían una sensación de magnificencia y estabilidad, una extraordinaria grandeza.

Muchos de los ricos se quedaron en villas. El área de tierra era grande, y en ella había montañas falsas, estanques, bosques, pabellones, todo lo que se necesitaba. Uno podía notar con una sola mirada que estos pertenecían a esos clanes familiares o a los adinerados.

Este gran camino también fue una de las más florecientes, y su nombre también fue muy poético: <Camino Astral Azul Océano>. Qing Shui no conocía los orígenes de este nombre, ni estaba interesado en saberlo.

En el camino, vio a muchos que estaban en alquiler. Cuando Qing Shui preguntó por ellos, la otra parte no estaba dispuesta a vender. Por lo tanto, no se molestó en intentar ofrecer un alto precio. Incluso si ofreciera un valor el doble del príncipe del mercado, no venderían. Además, Qing Shui no estaba tan satisfecho con estos lugares.

De vez en cuando, veía algunos lugares en venta, ¡pero eran demasiado pequeños!

Qing Shui ni siquiera se molestó en subir y preguntar. Simplemente buscaba a los demás. Después de todo, esta era el área más bulliciosa, tanto que incluso los negocios eran buenos. A lo largo de la carretera, la tienda de ropa, la tienda de armas, los bancos, las casas de empeño, las tiendas de armaduras, las tiendas de medicina, la clínica y muchos otros parecían tener buenos negocios. Por lo tanto, había muy pocos lotes de tiendas en venta. Solo venderían esos lotes si se fueran de la Capital del Continente.

El tiempo pasó lentamente, y pronto, era mediodía. Qing Shui se sintió deprimido. Tenía el dinero pero no podía gastarlo. ¿Podría ser que tuvo que comprar su propia tierra y construirla él mismo?

Qing Shui sacudió la cabeza, solo podía comprar buenas tierras. En realidad, con el estatus de Qing Shui como el patriarca del Palacio Celestial, podía obtener lo que quisiera en la Capital del Continente. Sin embargo, Qing Shui no quería hacerlo de esa manera, ya que detestaba esta forma de hacer las cosas. Además, no tenía otro uso para todo su dinero.

"¡En!" Qing Shui notó un gran letrero que lo hizo emocionarse. ¡En venta! Más importante aún, este lugar era lo suficientemente grande.

Qing Shui lo miró y sintió que este lugar era mejor de lo que había imaginado. La ubicación fue en el mejor lugar del Camino Astral Azul Océano.

El área de tierra era casi tan grande como la Aldea Qing. En el Continente Greencloud, el precio de una villa de este tipo sería astronómico, y las personas normales no podrían pagar una villa de ese tipo.

Normalmente, las personas que poseían una villa así no la venderían. Después de echar otro vistazo, Qing Shui se distrajo. Esto era en realidad el Clan Hai…

Qing Shui vaciló mientras se quedó ahí. Este era el hogar ancestral del Clan Hai. ¿Por qué el Clan Hai estaba vendiendo su hogar ancestral? Qing Shi sintió este asunto inimaginable.

Eran un famoso clan en el continente Greencloud. Si alguien dijera que al Clan Hai le faltaba dinero, se ahogaría hasta morir por los escupitajos de la multitud. Sin embargo, parecía que el Clan Hai estaba vendiendo su hogar ancestral ahora. ¿Quién haría eso a menos que les faltara dinero?

"¿Podría ser que se van? ¿Dejar el Continente Greencloud para siempre?” Especuló Qing Shui. Cuanto más lo pensaba, más plausible se volvía.

Dando grandes zancadas, Qing Shui cruzó las amplias puertas del Clan Hai. Ni siquiera había un guardia vigilando la puerta. Mientras caminaba, pensó que sería genial si comprara la villa del Clan Hai.

Sin embargo, Qing Shui sintió que no era tan fácil de comprar. De lo contrario, esta oferta ni siquiera habría existido. Al llegar a este tren de pensamiento, sonrió. Qing Shui sintió que habría un buen espectáculo para ver.

Una vez que entró, vio a dos personas charlando entre sí. Cuando vieron a Qing Shui, rápidamente guardaron silencio. El del lado izquierdo era un joven con cejas gruesas. Él sonrió a Qing Shui y le preguntó: "Señor, ¿en qué puedo ayudarlo?"

"¿No está esta villa en venta? ¡Deseo comprarla!” Qing Shui respondió con una sonrisa.

El hombre del otro lado, un hombre ligeramente regordete y con ojos pequeños, le dirigió a Qing Shui algunas miradas. Quizás Qing Shui tuvo cierta presencia, porque después de que el hombre lo miró, dijo: "Señor, síganme, por favor".

Originalmente, no había mucha gente en el Clan Hai. Además, hacía frío ahora. En una villa tan grande, no vio a mucha gente en ella. Siguió a ese hombre regordete con pequeños ojos al patio trasero.

El no vio a nadie en el camino.

Se detuvieron en un hermoso pabellón, después de lo cual el hombre dijo: "Joven Maestra, hay alguien aquí para comprar la casa".

“¡Permítale pasar!” Se escuchó una voz elegante con cierta cualidad magnética.

"Señor, por favor!"

Qing Shui asintió con la cabeza y caminó hacia el hermoso pabellón. Después de que él entró, se encontró en un gran salón. Este fue el estilo arquitectónico del Mundo de los Nueve Continentes. La totalidad del primer piso era básicamente la sala de estar.

Una mujer estaba en medio de la sala de estar con una sonrisa en su rostro. Su figura era alta y elegante; Había un aire intelectual en ella. Su encanto era el que podía cautivar a otros.

“¡Eres tú!” Esa voz intelectual y elegante, el rostro sorprendentemente excepcional… exudaban cierto tipo de encanto.

¡Esta mujer era Hai Dongqing!

Qing Shui había conocido antes a esta mujer en el funeral del Viejo Ancestro, aunque esta era la primera vez que veía su rostro. Esta mujer tenía un encanto intelectual y elegante, además, un rostro excepcional. Incluso Qing Shui, que no había planeado admitir a ninguna mujer más, no pudo evitar estar de acuerdo en que ella era sin igual.

"¿Estás vendiendo este lugar?" Qing Shui sonrió y retrajo su mirada.

"Sí, ¿estás interesado?" Las cejas de Hai Dongqing se relajaron como si estuviera de un humor particularmente bueno en este momento.

"En, sí. Me pregunto por cuánto lo vendes” Qing Shui fue directo al grano.

“Ven, toma asiento y lo discutiremos. ¡Déjame traerte un poco de té primero!" Hai Dongqing invitó a Qing Shui a la habitación, luego fue a una habitación al norte de la sala de estar.

Qing Shui se sentó y miró los alrededores aquí. Las decoraciones no eran demasiado lujosas, pero permitían a las personas sentir que se trataba de una familia rica. Desde los muebles hasta las decoraciones, todos eran de un estándar superior y completamente nuevos.

En la pared oeste, había una enorme pintura de una tierra nevada. Era una vasta extensión de blancura y el campo de visión era extremadamente extenso. En el extremo izquierdo, había flores de ciruelo blancas como la nieve que se erguían altas y rectas en este cielo nevado, sin miedo al frío. En el medio había una gran montaña de hielo, y en el extremo derecho, había un glaciar sin fin.

El techo y las paredes eran de color verde claro. En este caluroso día de verano, Qing Shui causó una tenue frialdad. Se sintió muy cómodo.

Muy pronto, Hai Dongqing trajo una charola de madera que llevaba una olla de té y dos tazas blancas como la nieve. Notó que todo en la habitación, así como todo en Hai Dongqing, era blanco. Supo entonces que a esta mujer le gustaban los colores blancos como la nieve.

"¡Lo siento por la espera!" Hai Dongqing avanzó ligeramente hacia el otro lado de la mesa.

"Está bien, siento molestarte!"

Hai Dongqing llenó las dos tazas de té al 70%, sobre las cuales se desprendió una tenue fragancia de té. Aunque la fragancia del té era débil, era muy distintiva. Cualquier persona se sentiría refrescada al olerlo.

“¿Es muy ocupado ser patriarca del Palacio Celestial?” Hai Dongqing sonrió mientras le ofrecía a Qing Shui una taza de té.

Qing Shui rápidamente respondió: "No realmente, acabo de regresar ayer. Todavía no tengo claro los asuntos del Palacio Celestial."

“¡La clase trabajadora usa la fuerza, la clase media usa su inteligencia, la clase superior usa a la gente!” Hai Dongqing sonrió mientras levantaba su taza.

"No soy tan bueno como dices que soy. Solo me falta tiempo.” Qing Shui sacudió la cabeza y sonrió.

Hai Dongqing sonrió y miró a Qing Shui, esa mirada parecía demostrar que sentía especial curiosidad por Qing Shui.

"No me mires así. ¿Tienes curiosidad por mi? Estoy aquí para comprar la casa.” Qing Shui sonrió a esta hermosa pero asombrosamente elegante mujer.

Hai Dongqing no estaba avergonzada. En cambio, parecía aún más feliz: "Tenía bastante curiosidad por ti. Me pregunto ¿cómo te cultivas?. Podrías alcanzar tales alturas a una edad tan joven. Dentro del Mundo de los Nueve Continentes, no habría muchos jóvenes que pudieran lograr el mismo cultivo que tú."

“No tengas demasiada curiosidad por los hombres, de lo contrario podrías meterte en una situación difícil. Es algo bueno que sea joven.” Qing Shui ni siquiera miró a Hai Dongqing. No era que no deseara mirarla, sino que estaban demasiado cerca. Estaban separados por una distancia de ni siquiera un metro, y él podía oler la débil fragancia de su cuerpo. Su pecho tenía una curvatura elegante. También estaba lleno, y había un brillo saludable en su brillante y translúcida piel blanca como la nieve.

“Qué narcisista. No tengo interés en los tipos más jóvenes.” Hai Dongqing lo encontró divertido.

Si esto fuera el pasado, especialmente su vida pasada, Qing Shui miraría a esa mujer y babearía. En ese momento, Qing Shui nunca habría pensado que habría alguna interacción con ellas debido a su personalidad. Nunca habría podido manejar este tipo de mujeres.

"Hablemos de negocios. Siento que todos ustedes se están yendo de este lugar, ¿verdad?” Qing Shui levantó la cabeza y miró a Hai Dongqing mientras terminaba de hablar.

“Lo has adivinado bien, pero no hay premio. Hablemos de esta villa, entonces. Esta villa no se vende por dinero.” Hai Dongqing sintió ganas de reír. Parecía estar muy relajada alrededor de este joven, a pesar de que él era el patriarca del Palacio Celestial.

Qing Shui sonrió y dijo: "Eso parecía obvio. Después de todo, al Clan Hai no le falta dinero.”

“Señorita Hai, ¿qué debería usar para intercambiar por esta villa?” Qing Shui no esperó a que Hai Dongqing respondiera antes de preguntar.

"No lo sé. Cualquier cosa está bien, siempre y cuando pueda estar satisfecha" dijo Hai Dongqing después de pensar un poco.

Qing Shui se puso negro, luego dijo: "por favor, dame una idea aproximada. Por ejemplo, ¿qué tipo de cosas te gustarían? De esta manera, aceleraría esta transacción si las tuviera.”

"Eso es difícil de decir. La villa está aquí, ¿qué crees que vale? ¿A menos que tengas demasiadas cosas buenas y tengas de todo? ¿Por qué no sacas lo que estás dispuesto a intercambiar y me dejas elegir?” Hai Dongqing miró a Qing Shui y sonrió.

Qing Shui sonrió en silencio, luego sacó una camisa de seda del Reino del Jade Inmortal Violeta y la colocó sobre la mesa: "¿Qué tal esto?"

Hai Dongqing estaba sin palabras. Ella no pudo evitar pensar que la camisa de seda era buena, pero si él quisiera intercambiar esta camisa de esta gran villa, no estaría justificado.

"¿Quieres usar esta camisa de seda para intercambiar?" Hai Dongqing se sintió conmovida por sus emociones por primera vez, durante este período de tiempo.

“No, puedes probar esta camisa de seda primero, luego ver cuánto me falta. ¿Qué piensas?” Qing Shui sonrió y dijo.

Hai Dongqing miró seriamente a Qing Shui. lo que hizo que Qing Shui bajara la cabeza. Sus ojos brillantes parecían ver a través de Qing Shui.

"Claro!" Hai Dongqing sonrió. Ella tomó esa camisa y giró su cuerpo para dirigirse escaleras arriba.

Después de un tiempo, alrededor de 15 minutos, Hai Dongqing sorprendentemente vestía su ropa original. La camisa de seda estaba bien arreglada, como si nunca antes se hubiera usado. Sus ojos estaban llenos de emoción.

Una vez más, Hai Dongqing se sentó frente a Qing Shui. Ella parpadeó sus hermosos ojos y miró a Qing Shui.

"De acuerdo, señorita Hai, por favor deje de mirar. Ya tengo una mujer.” QIng Shui se frotó la nariz y dijo con amargura. Se sentía incómodo cuando semejante belleza lo miraba con ese tipo de mirada.

"En tus sueños. ¡Aprendiendo cosas tan malas a una edad temprana!” Hai Dongqing se rió. Fue extraño No sabía por qué se sentía tan relajada en tan poco tiempo. Tal vez fue porque este joven era excelente, o tal vez no era como otros hombres que la miraban con ojos voraces. Quizás su edad era demasiado joven…

"Estoy muy satisfecho con esta camisa de seda, solo…"

"Sé que eres una persona honesta, así que no me aprovecharé de ti." Qing Shui sacó un par de zapatos, un brazalete, una Píldora de Revitalización Mayor y una Píldora de Limpieza de Tres Puntos de Acupuntura.

Se los entregó a Hai Dongqing. Con una villa tan grande, Qing Shui sintió que era inconcebible cambiar una camisa de seda por ella. Tal vez a la señorita del Clan Hai le gustó mucho y no sabía qué hacer. Ella también estaba demasiado avergonzada para regatear. Después de todo, el valor de esa camisa de seda no era pequeño. Este trozo de piel de bestia de Santo Marcial era increíblemente valioso.

“¡Píldora de Revitalización Mayor!” Exclamó Hai Dongqing en shock cuando vio la Píldora.

"¿Reconoces esta píldora?"

“En, pero la que tienes parece ser un poco diferente de la de las leyendas. Tal vez en el futuro, puedas refinar una verdadera Píldora de Revitalización Mayor" dijo Hai Dongqing con entusiasmo.

“¿Una verdadera Píldora de Revitalización Mayor?” Qing Shu se sintió un poco engañado. ¿No era esta la Píldora de Revitalización Mayor? ¿Qué verdadera Píldora de Revitalización Mayor…?


“La verdadera Píldora de Revitalización Mayor está aparte de las fuertes medicinas del Mundo de los Nueve Continentes. Es muy rara pero existe. Sus efectos también son muy fuertes, pueden regenerar la carne o incluso una pierna. No importa de qué se trate, la píldora es capaz de hacerlo crecer de nuevo. Sin embargo, la cantidad que cada píldora puede volver a crecer es solo 2 jin. Los efectos de un aumento permanente del 50% de la resistencia solo son aplicables a la primera píldora. Puede aumentar temporalmente la fuerza en un 100% y dura 15 minutos. ¿Qué efectos tiene tu píldora?” Hai Dongqing sonrió a Qing Shui. Su expresión era un poco esperanzada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario