DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

martes, 26 de noviembre de 2019

AST Capítulo 404 – La amenaza de la poderosa figura de la Torre de la Espada, La belleza absoluta dominante de la Señora del Salón Nublado.

Capítulo 404 – La amenaza de la poderosa figura de la Torre de la Espada, La belleza absoluta dominante de la Señora del Salón Nublado.

“¡Estoy confiando todo en esto!” Qing Shui disparó la piedra que apretaba en su palma. Como un meteorito que alcanza a la luna, chispeó brillantemente, pero traía el aroma de la condena.

¡Pu!

¡La cabeza del joven maestro Xiao explotó!

Las personas a su alrededor estaban empapadas en su sangre y su cerebro se disperso salpicando sobre ellos. Ninguno de ellos pareció darse cuenta, sin embargo, debido a eso se dieron cuenta de lo cerca que estaban de la muerte en ese momento.

La mayoría de las personas en el Clan Xiao podrían ser consideradas cultivadoras, pero solo muy pocas llegaron al reino Xiantian. El joven maestro Xiao era solo un hombre bueno para nada de un Clan rico. Solo había alcanzado el pináculo del reino Houtian mediante el consumo de píldoras medicinales.

La armadura de Qing Shui había aumentado mucho su fuerza. Si él estaba peleando con un cultivador del mismo grado o alguien que no conocía la Protección Divina o el Estado del Chaleco Blindado Siete Estrellas, a estas alturas ya estarían muertos o gravemente heridos…

El segundo maestro Xiao estaba intimidado anteriormente porque tenía miedo de que Qing Shui lo atrapara con la guardia baja con su técnica de Protección Divina. Sin embargo, ya no tenía nada de qué temer.

Aunque al principio tenía muchas expectativas hacia los arqueros, el resultado aún estaba dentro de sus expectativas al final. Después de todo, Qing Shui era alguien que había asesinado sin ayuda al cultivador Rey Marcial de Grado 7 del Clan Yan.

Además de la Armadura de acero de la constelación que tenía actualmente sobre sí mismo, debería ser capaz de acabar con este joven sin ningún problema utilizando su fuerza actual. El Segundo Maestro Xiao estaba mirando fijamente a Qing Shui.

¡Roar!

Un rugido de tigre que sacude el cielo resonó, sacudiendo los edificios del pabellón cercanos y haciendo que la nieve acumulada se deslizara desde los techos. Los copos de nieve bailando creaban una bella escena.

¡Inamovible como las Montañas!

¡Energía Natural!

¡Fuerza del Toro Frenético!

··············

Qing Shui poco a poco activó todas las habilidades para mejorar la fuerza y empuño fuertemente la Espada Osa Mayor en sus manos.

“¡Prepárate para morir!”

El segundo maestro Xiao gritó y de repente se lanzó hacia Qing Shui con una gigantesca espada en sus manos. La gigantesca espada corto hacia Qing Shui con la fuerza opresora de una montaña.

Una serie de ruidos explosivos fue escuchada en el aire, y los edificios del pabellón cercanos incluso comenzaron a sacudirse. Algunas de las tejas de vidrio no pudieron resistir los temblores y terminaron cayendo junto con la nieve acumulada sobre ellas.

Se hicieron añicos en el suelo con ruidos crujientes que podían escucharse desde una distancia muy larga.

Qing Shui sabía que no debería retroceder. Si no detenía a su oponente ahora, entonces su oponente ganaría el control de la batalla. Qing Shui tampoco era débil en el poder ofensivo ni en técnicas, pero carecía de experiencia y en aplicar sus técnicas en combates reales.

¡Clang!

La Espada Osa Mayor de Qing Shui chocó contra la espada pesada de su oponente. La onda de poderosa fuerza impregnaba sus alrededores.

¡Se escuchó un ruido sordo!

El edificio del pabellón más cercano inmediatamente se desplomó al suelo, y algunas personas del Clan Xiao cercanas murieron instantáneamente por la onda de choque. La nieve apilada y el polvo de piedra caliza volaban por todas partes.

Fue solo ahora que Qing Shui presenció la destreza del Segundo Maestro Xiao. No es de extrañar por qué este vejestorio era tan arrogante. Su fuerza en realidad estaba en la cima del Rey Marcial de Grado 9.

Aunque Qing Shui estaba cultivando la Antigua Técnica de Fortalecimiento y no seguía los estándares de clasificación utilizados en el Mundo de Nueve Continentes, su sensibilidad hacia la fuerza de su oponente era excepcionalmente aguda. Por lo general, podía ser capaz de sentir a los cultivadores que eran más fuertes que él.

Clang Clang Clang…

El Segundo Maestro Xiao estaba desatando un torrente de técnicas de espada como una violenta tormenta. Un rayo siguió después de otro. Qing Shui estaba muy sorprendido por el poder en la espada de su oponente, que fue aumentando gradualmente.

“¿Técnica de Espada Perpetua?”

Qing Shui era consciente de que había un tipo de técnica de espada perpetua en el mundo de los nueve continentes, lo que permite que las técnicas de espada sean cada vez más poderosas después de cada cadena de usos. Para cada ataque de espada, se almacenará un rastro de poder y se llevará al siguiente ataque, aumentando progresivamente el poder de las técnicas.

Si las condiciones lo permiten, el poder de su espada aumentaría continuamente. Incluso si solo fuera una pequeña cantidad de energía, sería aterrador una vez que se acumulara. Tal es el poder de la Técnica de Espada Perpetua.

Sin embargo, el alcance de este poder de la Técnica de Espada Perpetua varió dependiendo de la estamina, los logros y la situación del usuario, así como del nivel de cultivo de su oponente.

Muy pronto, Qing Shui pudo sentir el poder en la espada del segundo maestro Xiao que se elevaba bruscamente. A partir de esto, sabía que su Técnica de Espada Perpetua debe haber sido cultivada a un nivel considerablemente alto.

¡Corte de Trueno Celestial!

¡Fuerza del Toro Frenético!


¡Espada de la Cuarta Onda!

Qing Shui ejerció cada gramo de su fuerza en este ataque. Encima de eso, esto fue hecho justo cuando el Segundo Maestro Xiao estaba desatando su propio ataque a todo poder, ya que Qing Shui sabía que esta era su oportunidad.

Esta era la única forma en que podía usar completamente su Espada de la Cuarta Onda.

No tenía miedo de enfrentarse a la fuerza con la fuerza. Estaba más preocupado de que su oponente descubriera que había estado ocultando su verdadera fuerza. Si eso sucediera, sería difícil para él usar la fuerza bruta. Esto se debió a que todas sus formidables técnicas requirieron algo de tiempo para desatarse. Los oponentes vigilantes definitivamente tendrían tiempo más que suficiente para evadir sus ataques.

El segundo maestro Xiao levantó las cejas ante la súbita erupción de la postura de Qi. Una mirada de sorpresa brilló en su rostro, pero pronto fue reemplazada por una mirada más feroz. Qing Shui podía ver a su oponente apretando los dientes.

¡Clang Clang Clang Clang!

Las pupilas del segundo maestro Xiao se encogieron en cada contacto. No tuvo más remedio que chocar su gigantesca espada contra la espada de su oponente con toda su fuerza.

¡Kacha! ¡Cling-Clang!

¡La espada pesada cayó al suelo! El rostro del segundo maestro Xiao estaba pálido. Sus palmas estaban rotas y sus brazos estaban rotos, incapaz de moverlos.

Los brazos de Qing Shui, que alcanzaron la Etapa de la Gran Perfección por la Técnica Divina de Limpieza de Brazos, fueron mucho más fuertes que los del Segundo Maestro Xiao. Cuando las dos fuerzas enormes se estrellaron entre sí, la fuerza que fue impuesta a los brazos de Qing Shui fue mayor que la de su oponente.

Este fue el beneficio más básico de la Técnica Divina de Limpieza de Brazos.

“En realidad, ocultó su verdadera fuerza…” El segundo maestro Xiao quedó estupefacto ante esta revelación.

Sabía que iba a morir.

Qing Shui hizo una pausa un corto instante antes de lanzarse hacia el Segundo Maestro Xiao. Sintió una sacudida de dolor entumecedor en ambos brazos justo ahora, pero sabía que los brazos del segundo maestro Xiao ya estaban rotos, además de sufrir heridas internas.

Matarlo ahora sería tan fácil como girar la mano.

“¡DETENTE!”

Justo en ese momento, gritó una voz digna.

Después de escuchar ese grito, Qing Shui aceleró aún más. Este hombre necesitaba ser asesinado. No debe perdonar a este Segundo Maestro Xiao.

¡Este hombre debe ser eliminado!

“¿Deseas causar una guerra entre el Palacio Celestial y la Torre de la Espada? ¿Quieres que comiencen la guerra en este momento? ¿o dejar que la Torre de la Espada asesine a todo tu clan?“ La voz digna y amenazante sonó una vez más.

¡Qing Shui presionó una espada contra la garganta del segundo maestro Xiao, hundiendo un poco su hoja en la piel!

La sangre se derramó lentamente. El rostro del Segundo Maestro Xiao ya estaba desprovisto de color, como el de un cadáver.

Qing Shui era un Anciano del Palacio Celestial y este Segundo Maestro Xiao era un Anciano de la Torre de la Espada. ¿Por qué nadie del Palacio Celestial hizo lo mismo por él cuando estaba atrapado en una situación como la de ahora? Nadie había gritado e interrogado a los oponentes si querían provocar hostilidad entre la Torre de la Espada y el Palacio Celestial. ¿Por qué pudo Tan Yang, que se llevó a Mingyue Gelou, usar también la misma estrategia? La razón principal fue porque tenía algunos cultivadores con él en ese momento con los que no podía competir.

Los ojos de Qing Shui se volvieron inyectados de sangre en furia. ¡Deseó tan desesperadamente hundir su espada en su garganta!

20 años de rencor. Este fue el momento más importante…

Sin embargo, no se le permitió, al igual que el Viejo Señor Cang no pudo salvarlo en ese entonces. Todavía tenía una familia, así que debe tomar una perspectiva a largo plazo.

“Maestro…”

¡El segundo maestro Xiao gritó de alegría!

Qing Shui se giró y miró a los cielos. Había un gigantesco tigre de color plateado en el aire que tenía unos 15 metros de largo. Sus ojos inmediatamente se iluminaron en el momento en que vio ese par de enormes alas.

¡Tigre Plateado que se Eleva a los Cielos! Era una de las bestias mutadas que también se consideraba una bestia mítica muy poderosa.

Un hombre de mediana edad que parecía tener unos 40 años se paró encima del Tigre Plateado que se Eleva a los Cielos. Era un hombre apuesto de pelo cano y un rostro severo.

¿Él era el Maestro del Segundo Maestro Xiao? Eso haría su posición equivalente a un Anciano Supremo en el Palacio Celestial. Qing Shui recordó a Cang Wuya y el montón de viejos monstruos. Este hombre que estaba frente a él no parecía ser viejo y torpe. De hecho, parecía aún más joven que el segundo maestro Xiao.

“Libéralo y perdonaré sus vidas. Actuaremos como si el incidente de hoy nunca hubiera ocurrido“. El hombre miró hacia abajo desde un alto nivel en Qing Shui. Su superioridad hizo que Qing Shui se sintiera extremadamente irritado.

“¿Y qué si no lo libero?” Qing Shui miró de vuelta al hombre que estaba en la espalda del Tigre Plateado que se Eleva a los Cielos. Justo en ese instante, pudo sentir la impotencia en su corazón.

El que tenía un buen árbol a sus espaldas tendría una buena sombra. No importa cuán fuerte era Qing Shui, todavía estaba solo sin alguien detrás de él. Ellos podrían pensar en muchos métodos posibles para obligarlo a someterse a ellos.

“Entonces, incluso si no hago nada, el Palacio Celestial se encargará de ti. Por ahora, el Palacio Celestial y la Torre de la Espada no comenzarán una guerra solo por ti, así que definitivamente elegirán sacrificarte“. La voz del hombre estaba llena de confianza.

Qing Shui sintió que su corazón estaba sangrando en este momento. Tenía la sensación de que, si eliminara a este segundo maestro Xiao aquí hoy, él y su familia morirían en manos de esta persona, incluso si trataban de escapar.

Esta era una brecha. Todavía había una distancia entre la fuerza actual de Qing Shui y este montón de viejos compañeros. Aunque no era enorme, la dificultad era como una amplia trinchera. Cruzarla no sería cosa de solo un día o medio.

¿Hoy va a ser así de nuevo? Las manos de Qing Shui estaban temblando. Se estaba reprimiendo con todo el poder dentro de él para no hundir esta espada en la garganta del segundo maestro Xiao.

El segundo maestro Xiao había estado encantado con la aparición de ese hombre antes. Pero su rostro palideció una vez más con terror cuando vio que las manos de Qing Shui temblaban. Incluso sus dos piernas estaban temblando también.

Esto era una cuestión de vida o muerte, especialmente cuando podía estar muerto en cualquier momento. Exhibir este tipo de comportamiento era muy normal. Cualquiera puede decir que no tienen miedo a la muerte, pero cuando su vida estaba siendo amenazada, cualquiera tendría miedo a morir. Tal fue el instinto humano.

“¿Por qué? ¿Realmente insistes en obligarme a forzarte a que lo liberes?“ Dijo el hombre con impaciencia. Ese imponente aura suya era realmente abrumador.

“¡Bien, no importa!” El corazón de Qing Shui se sintió como si se hubiera hundido en el fondo del valle en ese instante. Al mismo tiempo, guardaba resentimiento y un rencor muy, muy profundo…

¡Sin embargo, el llanto de un ave claramente resonó justo en ese momento!

¡Screech!

“Qing Shui, ¡No estás solo! ¡Mátalo y veamos qué puede hacer él al respecto!”

Cuando Qing Shui oyó el llanto del ave, tuvo el repentino impulso de destrozar. Ese fue el grito del Luan Azul, la montura de la Señora del Salón Nublado. Qing Shui no tenía idea de cuándo este sonido se había vuelto tan familiar para él.

Sintió que la sangre en todo su cuerpo se encendió en llamas cuando escuchó esa dominante sagrada y melodiosa voz.

¡Pu!

Su larga espada atravesó directamente al Segundo Maestro Xiao.

Luego se deslizó entre la multitud de buenos para nada del Clan Xiao, levantó la espada en sus manos y los mató a todos. Él ya había sido testigo de los lados feos de esta gente en la Ciudad Yan la última vez.

Qing Shui lo había dicho antes, cualquiera que hubiera intimidado a Qingqing necesitaba morir. Incluso si no dentro de 10 años, entonces lo harían en 20 años…

El violento poder en Qing Shui lo transformó en un demonio sanguinario, para el momento en que él había desatado toda emoción reprimida dentro de él, y casi todos y cada uno de esas personas buenas para nada habían sido masacradas.

Qing Shui levantó la cabeza y miró el Luan Azul en el aire. La Señora del Salón Nublado estaba completamente vestida con una prenda blanca como la nieve. Su cabello hecho en un moño alto sujetado por una horquilla fénix blanca, que parece no estar manchada ni por una mota de polvo.

Su rostro todavía estaba oculto por un velo blanco como la nieve, como de costumbre. El descubierto par de ojos oscuros y profundos de ella tenían un brillo etéreo, incluso emanaba una leve aura de magnificencia.

Ella llevaba un aura similar y encanto que Canghai Mingyue tenía, junto con la gracia extraordinaria de Yiye Jiange.

Ella también era la figura más poderosa en el Continente Greencloud. Su fuerza ya había alcanzado su pico desde que no había ningún cultivador del Santo Marcial en el Continente Greencloud.

Esta era la segunda vez que venía en tiempo de peligro. Qing Shui miró hacia esta mujer inalcanzable, suspirando tristemente en su corazón. Él no entendía por qué ella lo había ayudado.


Justo ahora, ella era alguien como Yiye Jiange para Qing Shui, alguien a quien le debía favores. Y nunca podría pagarles todo en toda su vida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario