DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

viernes, 1 de noviembre de 2019

AST Capítulo 368 – Reuniéndose con Shi Qingzhuang de nuevo.

Capítulo 368 – Reuniéndose con Shi Qingzhuang de nuevo.

“Me pregunto si podré actualizar la Espada Osa Mayor de nuevo después de que mis técnicas de forjado suban de nivel en el futuro.”

Qing Shui dejó de pensar en eso después de un tiempo, ya estaba muy satisfecho ahora. En todo caso, otra sonrisa radiante apareció en su rostro cuando pensó en las Piedras Tigre Blanco que había comprado. Eran demasiado valiosas, y Qing Shui también pudo sentir que las Piedras Tigre Blanco definitivamente tenían algo que ver con la forja.

Qing Shui decidió que definitivamente tiene que visitar el Risco Tigre Blanco en el futuro. Con su reino espacial, no había necesitad de preocuparse por la falta de espacio cuando se trataba de almacenar cosas. Definitivamente extraería todas las piedras allí y las almacenaría de forma segura para su uso futuro.

Actualmente, Qing Shui entraría a su reino espacial dos veces al día, cada visita duraría alrededor de 16 días. Usaba este tiempo para perfeccionar su control sobre la esencia del Chaleco Blindado Siete Estrellas.

Cuando se relajaba, ponderaba sobre las recetas de cocina y los métodos para preparar sopas medicinales como la Sopa de Hueso de Tigre, la Sopa de Vejiga de Serpiente y la Sopa de Hiel de Oso…

Durante el siguiente día cuando Qing Shui estaba yendo a practicar su rutina matutina diaria en el patio del Clan Qing, descubrió que Qing He ya estaba ahí. No solo eso había varios miembros del Clan Qing rodeándolo con amplias sonrisas en sus rostros.

Los miembros de la tercera generación estaban especialmente emocionados mientras todos ellos hacían preguntas incesantemente, preguntando cómo Qing He había avanzado al Xiantian.

Qing He, después de su avance, se veía mucho más joven comparado a antes. Su ser entero radiaba con energía de juventud así como de la confianza de un experto.

“Felicidades al Segundo Tío.”

Qing Shui le sonrió a Qing He.

“Jeje, es todo gracias a ti.” Qing He felizmente respondió mientras se reía a carcajadas. Estaba de extremadamente buen humor.

“Tonterías, esto tiene mucho que ver con las propias capacidades del Segundo Tío también. No menciones agradecimientos en frente de mi, somos una familia.” Qing Shui reía de buena gana.

Las miradas de los miembros del Clan Qing estaban ardiendo con emoción mientras miraban a Qing Shui. Todos ellos también aspiraban a avanzar al Xiantian.

Sin embargo, nadie entre ellos podía sentir el cambio en Qing Shui. El nivel de poder actual que Qing Shui tenía ya no era algo que la gente como ellos podrían discernir.

························

¡Puño Tai Chi!

Hace medio año, desde su regreso al Clan Qing, Qing Shui practicaría el Puño Tai Chi cada mañana, enfrentando el sol naciente y cultivando su energía natural.

Desde que había obtenido la energía natural, Qing Shui ya se había dicho que tenía que practicar el Tai Chi hasta sus límites extremos. La milagrosa energía natural, era algo que uno solo podía esperar encontrar pero no se buscaba activamente. Desde que tuvo el destino para obtenerla, bien podría caminar este sendero todo el camino hasta el final.

Los otros miembros del Clan Qing no podrían ser como Qing Shui, pasando todo su tiempo practicando el Puño Tai Chi todos los días. Solo Mingyue Gelou emularía a Qing Shui, siguiéndolo en su rutina de práctica matutina diaria.

Lo que dejó sorprendido a Qing shui fue que Mingyue Gelou solo usó medio año de tiempo para alcanzar el Reino Ancestro en el Puño Tai Chi. Este tipo de velocidad era extremadamente aterradora, especialmente considerando el hecho de que Mingyue Gelou a diferencia de él, no tenía la ayuda del Reino del Jade Inmortal Violeta.

La comprensión era lo más importante. A veces, el trabajo duro y el esfuerzo eran insuficientes para alcanzar el pináculo. Solo con suficiente comprensión uno podría aprovechar el 100% de su talento natural.

Sin embargo, 100% de talento equivale a nada sin el 99% de trabajo duro.

Después de eso, fue momento para el almuerzo. Desde que Qing Shui estaba de regreso las sonrisas de alegre satisfacción llenaban los rostros de cada miembro en el Clan Qing cuando se reunían haciéndolos felices y disfrutando sus comidas.

El clan que estaba en boca de todos en la Ciudad Hundred Miles era indudablemente el Clan Qing. El Clan Qing fue también el clan que atrajo la mayor atención, y recientemente, había muchas partes buscando compromisos matrimoniales esperando entrar en alianza con el Clan Qing.

Respecto a estas personas, Qing Shui estaba lleno de desdén. Sin embargo, podía entender que rogar por favor con otros era natural para la mayoría de las personas más débiles, por lo tanto podía tolerarlos.

Ayer cuando se encaminó al Clan Shi, fue detenida por Xiang Bao a medio camino. Por lo tanto decidió ir hoy temprano.

El sol todavía estaba en la posición del este, y ya era el sol del verano causando que muchas chicas jóvenes en las calles se vistieran más sencillamente, revelando sus piernas como el jade y brazos blancos níveos sin mangas.

Los nueve continentes no eran un sistema feudal.

El estatus de las mujeres no era más bajo que el de los hombres. Aunque los hombres poderosos eran más abundantes comparado a las mujeres, había también muchas mujeres poderosas.

La Señora de Palacio del Salón Nublado en el Palacio Celestial era una de ellas, las dueñas del Paraíso Terrenal – Huoyun Liu-Li y Canghai Mingyue podían ser consideradas otras. Incluso su maestra divina, Yiye Jiange y Zhu Qing de la Secta Skysword también lo eran.

Aunque Qing Shui sabía que amaba mujeres con fuertes personalidades, no descubrió que entre las mujeres que realmente conocía, todas ellas tenían personalidades fuertes.

Como dice el dicho, los hombres poderosos amaban a las mujeres mansas que seguían todos sus deseos. Qing Shui estaba de acuerdo con esto. Un ejemplo de lo que más amaba era la santa mujer Canghai Mingyue descendiendo al mundo mortal, comportándose como una mujercita en frente de él, así como la princesa de hielo Shi Qingzhuang, derritiendo su corazón helado y abriéndolo para él.

Esta realización causó que Qing Shui estuviera ligeramente asombrado. Estaba sorprendido por esto, ¿Le gustaba conquistarlas?

¿Conquistar mujeres? ¿Conquistar Deseos?

Qing Shui sacudió su cabeza mientras pensaba en eso, estaba realmente enamorado de ellas, pero no debido a la satisfacción que otros hombres sentirían cuando hermosas mujeres se someten a ellos.

Entonces pensó en la gentileza de Zhu Qing y el encanto de Huoyun Liu-Li…

Qing Shui descubrió que su mente estaba en caos debido a que no podía encontrar nada que decir. Parece que el amor no estaba dictado por la razón.

Ahora, Qing Shui no se atrevía a estar tan seguro para proclamar que nunca jamás amaría una loli…

Cuando llegó a un cruce, Qing Shui recordó que una vez conoció a Mo Yan aquí. Mirando a la clínica, suspiró sabiendo que aunque el lugar permanecía igual, la esencia del lugar ya había cambiado. El doctor en la clínica fue reemplazado por un hombre de mediana edad.

“¿Dónde estarán sus orígenes, porqué estaría ella en la Ciudad Hundred Miles en aquel entonces y eventualmente se iría al Palacio Celestial?”

Qing Shui no podía sacar cara o cruz de esto a pesar de reflexionarlo durante mucho tiempo. En todo caso no sentía que los motivos de Mo Yan para hacerlo así tuvieran algo que ver con él. En aquel entonces cuando miró a sus ojos claros, su instinto le dijo que ella era inofensiva.

Estaba seguro que Mo Yan tenía alguna agenda propia en todo caso.

Pronto llegó al Clan Shi y descartó sus pensamientos al azar. Qing Shui entendió esta lógica perfectamente: con fuerza suficiente, todo obstáculo ante él se volvería ilusorio como las nubes pasajeras. Nada podría obstruirlo no importa cómo eligiera actuar.

Los guardias en las puertas del Clan Shi naturalmente conocían a Qing Shui. Respetuosamente se hicieron a un lado, invitándolo a entrar.

Qing Shui reía mientras asentía con su cabeza, entrando al Clan Shi.

Justo cuando estaba dudando si debería ir y saludar a los ancianos del Clan Shi, el abuelo de Shi Qingzhuang apareció. Tenía una sonrisa en su rostro cuando observó a Qing Shui.

“¡Qing Shui estás aquí! ¿Buscas a Qingzhuang?”

Qing Shui frotó su nariz y saludó. “Hola Abuelo”

“Jaja, ve, ve, ve, No desperdicies tu tiempo hablando con un viejo como yo.” El abuelo de Shi Qingzhuang se echó a reír y agitó sus manos.

Qing Shui avergonzado se echó a reír. Después de lo cual, se despidió, caminando en dirección al patio trasero.

Cuando entró al patio trasero, Qing Shui se detuvo. Bajo un gran árbol, Shi Qingzhuang estaba reclinada en una silla, parecía estar en un profundo sueño. El callado y tranquilo alrededor evocaba sentimientos de arte en Qing Shui. La belleza de este patio trasero, junto a la belleza de Shi Qingzhuang era como un paraíso celestial.

Qing Shui se quedó ahí, callado observando a la primer mujer que amó por primera vez. Satisfacción podía verse en sus ojos, mientras observaba la paz en su rostro.

Acercándose lentamente, Qing Shui estaba deslumbrado por su belleza. Esas largas pestañas de sus ojos estaban llenas con un indescriptible encanto, dándole un rastro de sensualidad que era similar a las llamas en un mar de hielo.

Su postura dormida semejaba a una obra de arte. Ese ardiente vestido rojo contrastaba espléndidamente contra sus helados rasgos. Sus manos blancas como la nieve estaban cruzadas delicadamente sobre su abdomen, mientras su suave aliento daba lugar a las ligeras fluctuaciones de su pecho, una vista maravillosa para los ojos.

Esta era su primer mujer.

Una mujer que Qing Shui nunca olvidaría. Ella fue su primer experiencia, así como la que le permitió a Qing Shui desbloquear el segundo nivel del Reino del Jade Inmortal Violeta.

Después de que una desconocida cantidad de tiempo pasó, Shi Qingzhuang poco a poco abrió los ojos. Qing Shui miraba sin parpadear a esos claros y límpidos ojos de Shi Qingzhuang.

Después de un momento de estar desenfocados, sus hermosos ojos registraron un toque de pánico, pero pronto se suavizó con una feliz expresión de amor.

Al ver los tenues toques de una sonrisa en sus ojos, Qing Shui se sintió agradecido en su corazón. Esta belleza de hielo obviamente aún lo tenía en su corazón.

“¿Porqué estás aquí?” Shi Qingzhuang se levantó sonriendo a Qing Shui.


“¿Siquiera hay necesidad de preguntar? Estoy aquí para visitar a mi amada.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario