DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

lunes, 9 de septiembre de 2019

SOTR Capítulo 1949: Divino Kasyapa

SOTR Capítulo 1949: Divino Kasyapa




Lo primero que hizo el abuelo materno de Huang’er con su libertad fue vengarse de la Nación Divina Eterna. Como el autor original, la Casa Xiahou, ya había sido erradicada, no tenía dónde desahogar su ira. La Casa Yan había servido como salida para su furia, de ahí la desafortunada masacre.

La verdad finalmente se hizo pública.

"Hermano Chen ..." El anhelo de Huang'er por sus padres no podía ser controlado. Ella se puso cada vez más ansiosa.

Jiang Chen entendió instintivamente lo que sentía su amada. Una sola mirada o movimiento intercambiado fue suficiente para decirle lo que estaba pensando.

"Iré contigo", afirmó sin dudarlo.

La boca de Yan Wanjun tembló. Quería decir que él también iría, pero no pudo.

El maestro de Primer Viento, en otras palabras, el suegro de su hijo, no tenía una buena opinión de él. Era dudoso que su presencia fuera deseada en absoluto. Si fuera de todos modos, solo estaría haciendo las cosas más incómodas para todos los involucrados.

Reprimiendo su deseo de volver a ver a su hijo, se giró hacia Huang’er.

“Es mejor que vayas de visita. Los decepcioné en el pasado, tal como lo hice contigo. Es bueno que tú y tus padres se reúnan. El destino de la casa Yan ... fue el resultado del karma. No estoy en posición de hablar más. Adelante."

Primer viento rió. En su opinión, Yan Wanjun solo estaba actuando para obtener la simpatía de su nieta.

Huang’er tenía una perspectiva diferente. Ella ya se había reconciliado con su abuelo y podía entender sus adversidades y dificultades. Además, sabía que su abuelo siempre había lamentado sus elecciones pasadas.

"Abuelo, no podías hacer mucho solo en ese entonces. Han pasado tantos años ... creo que mi padre lo entendería. Son padre e hijo al final del día ... "




Yan Wanjun dejó escapar un largo suspiro. Hizo un gesto sombrío, pero no dijo nada más.

“Qingsang, anciano Shun, vuelvan a la tierra sagrada con el anciano Wanjun. Acompañaré a Huang’er en este viaje ”, instruyó Jiang Chen.

"Bien. Cuida de Huang’er y de ti también." El anciano Shun asintió con la cabeza. Como un extraño, un subordinado pasado como máximo, no estaba calificado para comentar aquí.

Este era un asunto familiar.

Primer Viento y sus compañeros no se opusieron a la presencia de Jiang Chen. “El maestro ha oído hablar de su recién descubierto nieto en ley, quien se supone que es un genio legendario. Quiere ver si el elogio es exagerado o no. Es ideal que vengas, joven maestro Chen ".

Su tono era drásticamente diferente de su antiguo orgullo. Evidentemente, los métodos y habilidades de Jiang Chen habían ganado su respeto y el derecho a hablar.

"Ven, abre el camino". Jiang Chen permaneció impasible ante su nuevo tratamiento.

Su frescura le valió una evaluación aún mejor de los cuatro encapuchados. Era raro encontrar a alguien en la generación más joven que fuera igual al Primer Viento en la batalla, pero su naturaleza templada y estoica era aún más rara.

Este joven estaba destinado a la grandeza. Una pareja apropiada para la joven señorita. El maestro seguramente se complacería.

En el camino, Huang’er descubrió por las capas que el nombre de su abuelo materno era An Jiashe. En la prisión ilimitada, era conocido como Divino Kasyapa.

El nombre de su madre era An Yu’er.

Huang’er no solía ser una gran conversadora, lo que la hacía incesante fastidiar las cuatro capas a lo largo de su viaje. Ella continuamente preguntaba por sus padres.



El lugar donde vivía Divino Kasyapa era muy remoto. Incluso en el barco de aire, tomó varios días llegar a lo que parecía una isla desierta.

"¿Aquí?" Huang’er estaba un poco sorprendida. “Recuerdo que este lugar era una de las tierras prohibidas en Miriada del Abismo. Las Diez Naciones Divinas por lo general no dejan que otros traspasen aquí ".

"Jaja, ningún lugar en Miriada del Abismo está prohibido para el maestro", declaró Primer Viento fácilmente.

"Déjanos aterrizar".

El barco de aire descendió sobre una isla.

Jiang Chen estaba fascinado por la ruta que habían tomado. La isla había sido bastante difícil de alcanzar, ya que requería varios saltos dimensionales. En otras palabras, normalmente no existía para el resto del mundo.

Este era un reino secreto de buena fe.

Los cultivadores divinos eran realmente esquivos. Sin orientación, era esencialmente imposible encontrar un reino secreto como este, a menos que se abriera voluntariamente.

Jiang Chen se maravilló de la flora y el paisaje que vio mientras avanzaba. Estos no estarían fuera de lugar en absoluto en el corazón de las diez tierras sagradas. Miriada del Abismo tenía su propia porción de lugares maravillosos después de todo.

Aunque claramente nadie había encontrado este lugar antes, este Divino Kasyapa lo había sacado trivialmente del éter. Debido a esto, el hombre despertó la curiosidad de Jiang Chen. Lo que había hecho era bastante admirable por derecho propio.

Al llegar a un obelisco grabado, Primer Viento hizo varios sellos manuales mientras transmitía: "Honorable Maestro, nosotros cuatro elementos de la naturaleza hemos traído a la señorita Huang’er de vuelta a casa".

La luz penetrante brilló desde el obelisco en el siguiente instante, conjurando una serie de runas onduladas que se abrieron como una serie de puertas.

"Adelante."




El espacio más allá de la entrada era completamente diferente.

En lugar de magníficos edificios y arquitectura, solo había un paisaje salvaje, acentuado con espléndidas flores y árboles que encarnaban el alma de la naturaleza.

Al final del camino angosto había una torre, más exactamente, una pagoda.

Una luz sagrada emanaba de ella, impartiendo al espectador un sentimiento digno. Incluso antes de entrar, Jiang Chen ya podía sentir el poder que poseía la luz. Daba la impresión de que era completamente inviolable.

"Han regresado". Una voz resonó desde la dirección de la pagoda.

Lejos de ser áspera, la voz en realidad era bastante entrañable. Sin el conocimiento de la matanza de la Casa Yan, Jiang Chen tal vez sospecharía que el dueño de esta voz es un tipo muy superior.

De repente, la pagoda se hizo aún más brillante por unos momentos. Después de que este resplandor disminuyó, una figura casi ilusoria apareció afuera.

El hombre y la pagoda parecían uno con el otro, y ambos tenían un sentido de la historia antigua.

"Maestro". Los cuatro encapuchados saludaron a su maestro con el debido respeto.

Al ver que Huang’er estaba fascinada por la pagoda, Jiang Chen no la molestó. En cambio, ahuecó su puño en su propio saludo. "Este joven ofrece saludos sinceros, Divino Kapasya".

“¡Jiang Chen!” La voz del divino vino una vez más desde la dirección de la pagoda. "¿Entonces tú eres de quien están hablando en todas partes? ¿En la Tierra Sagrada Eterna y más allá?"

"Soy yo. Sin embargo, creo que tales rumores sobre mi destreza son demasiado exagerados. Soy menos de una fracción de lo que me hacen parecer ". Jiang Chen se echó a reír.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario