DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

domingo, 8 de septiembre de 2019

CSG Capítulo 613: Muerte del Gobernante Santo de la Familia Shi (Tres)


Capítulo 613: Muerte del Gobernante Santo de la Familia Shi (Tres)

Jian Chen solo pudo reír cuando los dos Gobernantes Santos hablaron. ¿Cómo podrían saber sobre la nueva relación entre Little Spirit y él? Con Little Spirit dando su garantía, Jian Chen podría luchar dentro de Ciudad Mercenaria sin tener en cuenta las reglas y las violaciones. Después de todo, era consciente de la conexión entre Little Spirit y el hombre conocido como Mo Tianyun. Más exactamente, el hombre conocido como el fundador de Ciudad Mercenaria. Con una identidad tan peculiar como esa, Little Spirit era sin duda una entidad muy importante de la ciudad misma. Se desconocía si Little Spirit tenía o no un estatus mayor que Tian Jian.

Sin más vacilación, Jian Chen cargo hacia los dos Gobernantes Santos mientras apuñalaba la frente del Gobernante Santo más cercano sin piedad.

Sorprendido, el Gobernante Santo del Clan Jiede dio un paso atrás. No creía que Jian Chen realmente comenzaría una pelea en Ciudad Mercenaria. En lugar de defenderse, el hombre simplemente se alejó del ataque con una sonrisa. “Jian Chen, realmente no temes a nada si estás dispuesto a pelear en Ciudad Mercenaria. Tu muerte es inevitable ahora; ya nadie puede salvarte."

Jian Chen no respondió. En cambio, su figura se desvaneció en el aire mientras cargaba una vez más tras el Gobernante Santo. No había sido necesario contenerse contra un Gobernante Santo, por lo que la Energía de Origen de los Espíritus Espada azul y violeta se había utilizado lo mejor que pudo. La brillante luz azul y violeta parecía iluminar toda el área como si fuera una linterna por la noche.

El Gobernante Santo del Clan Jiede no se atrevió a defenderse mientras estaba en Ciudad Mercenaria. Sabía las consecuencias de quienes lo hicieron, por lo que simplemente esquivó los ataques de Jian Chen en lugar de tomar represalias. Solo se podía ver su cuerpo oscilando de un lado a otro mientras esquivaba cada golpe sin dificultad. A pesar de que Jian Chen estaba haciendo todo lo posible, sus ataques fueron completamente ineficaces contra un Gobernante Santo.

Un Gobernante Santo estaba en un nivel completamente diferente de un Maestro Santo Cielo. Eran entidades que entendían los misterios supremos del mundo hasta cierto punto y podían controlar el tejido del espacio en menor medida. Al tomar prestado el poder del espacio, podrían permanecer inmóviles, como una estaca de madera atravesada en el suelo, y permanecer intactos por un Maestro Santo Cielo.

Frente a un Gobernante Santo, todas eran hormigas. Para intimidar a un Gobernante Santo, se requeriría otro Santo Gobernante.

Aunque Jian Chen no pudo herir al Gobernante Santo, no se desanimó. Podía luchar sin miedo ni necesidad de contenerse a diferencia de los otros dos. Persiguiendo implacablemente al Gobernante Santo, logró "forzar" al Gobernante Santo a esquivar. Esto le sirvió como una forma catártica de deleite a nivel personal. A partir de ahora, no quería nada más que soltarse al cielo y soltar las frustraciones que se habían acumulado en él.

Saltando en el aire, Jian Chen empuñó la brillante Energía de Origen como una espada mientras apuñalaba al Gobernante Santo del Clan Jiede.

Una vez más, el Gobernante Santo se alejó, dejando solo una imagen ilusoria en su lugar anterior. Reapareció a varios cientos de metros sobre un techo cercano.

La Energía de Origen que Jian Chen había disparado impactó contra el suelo, lo que resultó en una tremenda explosión que sacudió toda el área y causó que algunos de los edificios cercanos temblaran ligeramente. Sin embargo, no se podían ver signos de daño donde la Energía de Origen había golpeado el suelo a pesar del poder contenido en el golpe.

La explosión repentina se había llevado más lejos, lo que resultó en personas en todas partes sorprendidas por el sonido. Uno por uno, "revelaron" una mirada sorprendida. No se sabía con qué frecuencia podían escuchar los sonidos de una batalla en Ciudad Mercenaria, pero ninguno de ellos había pensado que habría otra persona que trataría de hacerlo.

"¡Hay alguien peleando por allí! ¿Quién es el idiota suicida? Para luchar en Ciudad Mercenaria, ¿no sabe él la prohibición y el castigo que tendrá lugar?"

“El tipo tiene que ser fuerte según el sonido de esa explosión. Apuesto a que es un Maestro Santo Cielo por lo menos ".

"¡Vamos a apresurarnos a mirar! Veamos cómo va a morir ese delincuente ..."

"Sí, apurémonos para ver qué castigo le ocurrirá. He escuchado antes que intentar pelear en esta ciudad lleva a una experiencia dolorosa, pero no pensé que en realidad sería la muerte la que le ocurriría al delincuente ... "

Mucha gente comenzó a hablar entre ellos en las calles mientras convergían desde todas las direcciones hacia el área donde Jian Chen y los dos Gobernantes Santos estaban luchando. Todos y cada uno de ellos habían querido ver al hombre que sería golpeado por el castigo de Ciudad Mercenaria antes de morir.

En un abrir y cerrar de ojos, la franja de calle anteriormente escasa en la que estaba Jian Chen se había convertido en una cacofonía de sonidos. Comerciantes y mercenarios por igual abandonaron todo lo que estaban haciendo para apresurarse a la zona lo antes posible, llegando a pie o en una bestia mágica.

Con la conmoción extendiéndose más y más lejos, más y más personas comenzaron a converger para mirar el espectáculo. Por un lado, querían ver una buena pelea, y por otro lado, tenían curiosidad por ver qué castigo le ocurriría al delincuente. Todos habían escuchado cuán severo sería el castigo, pero los detalles nunca se habían divulgado completamente.

Muy pronto, la pelea entre Jian Chen y el Gobernante Santo del Clan Jiede había atraído a prácticamente todos en el área circundante. Algunos de los espectadores incluso habían sido personas de gran influencia y grupos detrás de ellos.

"¡Ese es Jian Chen! Ai, ¿cómo podría ser tan insensato? ¿No sabe él sobre la prohibición de pelear que tiene la Ciudad Mercenaria? Incluso si él es un Maestro Santo Cielo, sufrirá el castigo de la barrera sin falta.” Un anciano con túnica roja suspiró. Era el hombre del santuario vulcano.

El hombre con el fanático del Clan Dayong suspiró tan bien como si se sintiera arrepentido. "La muerte de Jian Chen es inevitable. Es realmente una pena. Es difícil encontrar un genio como este, pero decidió ser tan tonto como para comenzar una pelea en Ciudad Mercenaria. Incluso si los grandes ancianos de Ciudad Mercenaria trataran de intervenir, el destino de Jian Chen aún no cambiaría ".

"No pensé que sería el Rey de los Mercenarios, Jian Chen, de todas las personas el que comenzara a luchar. Ai, que lamentable. Era un genio sin paralelo, pero caerá hoy aquí en Ciudad Mercenaria. ¿No sabe que Ciudad Mercenaria ha prohibido pelear? En el caso de que se violen las reglas, incluso un Gobernante Santo no se librará de las siguientes consecuencias ".

“Este Jian Chen es realmente demasiado imprudente. Ai, su potencial ilimitado se detendrá aquí hoy. Podría haber sido un Gobernante Santo en el futuro si no fuera por este acto ".

Al reconocer a Jian Chen como el delincuente, mucha gente sacudió la cabeza con lástima. La prohibición de pelear había sido una regla que se había establecido en piedra desde hace incontables años. Cada persona que había roto esta prohibición había sido severamente penalizada. Incluso los Gobernantes Santos habían caído en esta regla, mientras que los más débiles a menudo ni siquiera tenían que enterrar sus huesos. Por lo tanto, todos pensaron que el Maestro Santo Cielo, Jian Chen, también caería, incluso si él fuera el Rey de los Mercenarios.

A partir de ahora, Jian Chen estaba persiguiendo al Gobernante Santo del Clan Jiede sin descanso. La Energía de Origen salió disparada continuamente de su mano derecha, pero nunca le dio un golpe limpio al Gobernante Santo. El hombre esquivó los ataques con facilidad, permitiendo que los rayos de la Energía de Origen volaran sin obstáculos hacia los edificios al costado de las calles con una fuerte explosión.

Si bien las calles de la ciudad estaban protegidas por un poder misterioso hasta el punto de que la Energía de Origen ni siquiera podía dejar un rasguño en ellas, los edificios no estaban cubiertos por tal poder. Las ráfagas de Energía de Origen aplastaron los edificios como el tofu y los redujeron a pedazos de metal.

Al ver a Jian Chen continuar tratando de perseguirlo, el Gobernante Santo rió con frialdad: "Jian Chen, prepárate para morir." Luego, tomando prestado el poder del espacio, se dirigió a otro lugar a cien metros de distancia para esquivar el ataque de Jian Chen.

“Tú de la familia Shi, ¿estás dispuesto a luchar contra mí? Un poderoso Gobernante Santo está siendo forzado a retroceder por un insignificante Maestro Santo Cielo. ¿No crees que eso es un insulto a tu gran rango?" Se burló Jian Chen. No fue una oportunidad muy fácil encontrar un momento para luchar contra un Gobernante Santo como este. Simplemente no hubo competencia entre los dos debido a la tremenda diferencia en la fuerza, y esa diferencia pesó mucho sobre Jian Chen.

Con un pensamiento, la Energía Mundial comenzó a rotar los elementos del viento alrededor de su cuerpo. A la velocidad del rayo, voló hacia el Gobernante Santo del Clan Jiede con los brazos extendidos. Tres estallidos de Qi de Espada salieron volando de su mano y se arquearon en el aire con el espectro de un arco iris.

"¡Boom!" El Gobernante Santo esquivó fácilmente a un lado mientras las tres ráfagas de Qi de Espada se acercaban a él. El Qi de Espada causó que un restaurante cercano temblara por la explosión, e incluso se pudieron ver varias astillas de madera volando por el aire.

"¡Fuera del camino o serán lastimados en su lucha!"

Alguien de la multitud gritó una advertencia para que se advirtiera a la gente que huyera lo más lejos posible de la escena de la carnicería con miedo. Aunque todos eran fuertes por derecho propio, no se atrevieron a actuar incluso de manera defensiva para protegerse. Temían ser golpeados por el castigo de la ciudad. Como no podían usar su propio poder para defenderse, solo podían tratar de escapar y no confundirse con lo que Jian Chen estaba haciendo.

El patriarca Shi no estaba enojado con la incitación de Jian Chen. En cambio, se rió fríamente: “Jian Chen, tus palabras no significan nada para mí. La conmoción que has causado en Ciudad Mercenaria ya ha tenido graves consecuencias. Morirás hoy, y no seré arrastrado contigo al inframundo."

Apretando los dientes con fuerza, Jian Chen no habló más y persiguió al otro Gobernante Santo. A pesar del hecho de que no podía golpearlo, estaba decidido a tenerlo "forzado" a algo.

"Extraño, ya ha peleado lo suficiente, y varios restaurantes fueron destruidos por él. ¿Por qué la ciudad aún no lo ha castigado? Esto no es lo que dicen las leyendas sobre la ciudad en absoluto ". Un anciano habló con curiosidad desde dentro de la multitud.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario