DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

sábado, 10 de agosto de 2019

AST Capítulo 365 – Símbolo del Palacio Celestial, Segundo Nivel de la Campana del Alma.

Capítulo 365 – Símbolo del Palacio Celestial, Segundo Nivel de la Campana del Alma.

Después de decir eso, Qing Shui se inclinó sobre ella para besar esos pálidos labios.

Huoyun Liu-Li forcejeó un poco antes de cerrar sus ojos y dejarse llevar. No pudo detener el ligero estremecimiento en su cuerpo.

Qing Shui amablemente besó esos labios delicados, chupándolos un poco, empujándolos y tirando de ellos de ellos de vez en cuando. Huoyun Liu-Li apretó la mandíbula fuertemente.

Qing Shui no forzó a abrir su mandíbula ya que su cuerpo estaba muy débil. Lentamente levantó la cabeza, pero sus manos todavía agarraban su trasero regordete.

Esa asombrosa sensación al tacto aún hizo que Qing Shui temblara un poco, había sido un largo tiempo desde que había probado carne. Qing Shui incluso sintió una reacción de su parte baja.

Apresuradamente dejó ir a Huoyun Liu-Li, lenta y suavemente. Además de la cicatriz escarlata en su rostro, también había un indicio de un rubor enfermizo en su pálido rostro. Era un encanto de otro mundo a los ojos de Qing Shui.

Huoyun Liu-Li sintió un toque de dulzura en su corazón cuando vio el amor en los ojos de Qing Shui. “Realmente le gusto, estoy segura que la mirada en sus ojos no me está mintiendo.”

Huoyun estaba un poco menos insegura ahora. Ahora que ella se convirtió en esto, ella pensó: “Si Qing Shui se encontrara con el mismo accidente que yo, no pensaría de ninguna forma diferente. ¿Pero las mujeres y los hombres piensan lo mismo?”

Qing Shui ayudó a Huoyun Liu-Li a salir caminando lentamente. En algún lugar no muy detrás de ellos, Canghai Mingyue estaba felizmente mirándolos.

Había una tenue sonrisa en el rostro de Huoyun Liu-Li. Qing Shui se sintió particularmente satisfecho solo de verla. No estaba seguro porqué, pero quizás su felicidad era porque Huoyun Liu-Li se estaba sintiendo mejor.

“Qing Shui, ¿Porqué fuiste tan impulsivo justo ahora?” Huoyun Liu-Li preguntó amablemente, sin la intención de reclamarle.

“¿Impulsivo? ¿Quién dice que soy impulsivo? Liu-Li, si las cosas no hubieran resultado así, aún así haría lo mismo, te llevaría a la cama porque temo que pierda la oportunidad de hacerlo de nuevo en el futuro.” Qing Shui vio su lucha por caminar, y una capa de sudor ya se había formado en su rostro, así que él simplemente la cargó en sus brazos.

“Ah, no digas esas cosas tan vulgares.”

Liu-Li, si todos fuéramos a morir mañana, ¿Te arrepentiría?” Qing Shui abrazó a Huoyun Liu-Li. Su esbelto cuerpo era inusualmente ligero y elegante, se sintió bien abrazarla.

Ella estaba bien desarrollada. Aparte de esa sexy clavícula y esos huesos de la cadera, las otras áreas en su cuerpo eran exquisitamente delgadas, aún sin llegar al grado de ser huesuda. Sus suaves y blancos pechos, su regordete trasero, pero no demasiado grande, su elasticidad y desenvoltura eran impresionantes.

“No me arrepiento, nunca me arrepentiría. Estoy muy satisfecha y feliz. Gracias, Qing Shui.” Huoyun Liu-Li dijo animadamente. La expresión en su rostro era tan hermosa que era como si pudiera incluso ocultar la cicatriz en ella.

“Liu-Li te beso o tú serás besada por mi, elige una.” Sonrió entre dientes Qing Shui.

“Yo no…”

Qing Shui rápidamente bajó su cabeza para cubrir esos labios separados. Su lengua buscó la delicada y rosada lengua de Huoyun Liu-Li. Se persiguieron y entrelazaron entre ellas. Chupar sus labios lo hicieron anhelar su saliva.

Fue la segunda vez de Huoyun Liu-Li siendo besada por Qing Shui. Siempre fue un ataque sorpresa. Sin embargo, en lugar del nerviosismo, ella solo sintió palpitaciones en su corazón esta vez. Su lengua y la de Qing Shui eventualmente compitieron por dominar a la otra.

Qing Shui la sostuvo como una princesa e hizo que Huoyun Liu-Li se estremeciera.

Poco a poco, Huoyun Liu-Li emitía suaves gemidos. Aquellos electrizantes y suaves gemidos eran como una canción de llanto, causada por Qing Shui y para que solo él la escuchara.

Canghai Mingyue miró a Qing Shui y a Huoyun Liu-Li besándose desde el pabellón. Ella siempre había esperado que Qing Shui y Huoyun Liu-Li estuvieran juntos, y ahora su deseo era considerado concedido ahora que ambos habían avanzado otro paso más cerca entre ellos. Pero ¿Porqué se sentía como si hubiera perdido una parte o algo de su corazón.

“No me gusta de esta manera…” Canghai Mingyue murmuró para sí misma.

Qing Shui se separó levemente de Huoyun Liu-Li, que estaba jadeando. Su adorable rostro estaba teñido de rojo. Esos encantadores, agudos y entrecerrados ojos se abrieron levemente. Qing Shui la vio abriendo sus ojos y cerró la pulgada de brecha entre ellos y besó gentilmente sus labios.

Huoyun Liu-Li avergonzada cerró sus ojos de nuevo, Qing Shui se dejó llevar por esos suaves labios cuando ella cerró sus ojos y entonces suavemente chupó sus labios de nuevo cuando ella abrió sus ojos.

La distancia entre sus ojos era tan cercana. Las pestañas largas de Huoyun Liu-Li casi estaban frotándose contra las de Qing Shui. Cuando ella parpadeó, sus párpados eran como si fueran delgados abanicos. Era extremadamente seductor.

Huoyun Liu-Li no pudo más escapar de Qing Shui, pero sus ojos eran acuosos. Qing Shui estaba agresivamente besando sus delgados labios. Su mano no estaba satisfecha solo con agarrar su regordete trasero e hicieron su camino para acariciar su seductora línea del culo.

Canghai Mingyue tenía una clara vista. Ella no quería ver una escena tan enervante, pero terminó viendo sin parpadear a la romántica escena pasando abajo desde alguna ventana cercana del segundo piso. Ella incluso pudo ver los movimientos de la mano de Qing Shui claramente. Su corazón latía rápido, su rostro y orejas se pusieron rojos.

Ella dejó la ventana asustada cuando repentinamente vio a Qing Shui viéndola con una pequeña sonrisa.

“Liu-Li, estás mojada…”

“Bastardo, no digas nada más, llévame de regreso, quiero cambiarme.” Huoyun Liu-Li enterró su rostro en el pecho de Qing Shui. Sus delgadas ropas no pudieron no pudieron bloquear el aliento de Huoyun Liu-Li, fue muy tentador.

Casualmente los labios de Huoyun Liu-Li tocaron el pecho de Qing Shui, ella a propósito o no, frotó sus labios, Quizás estaba sintiendo esos levantados pezones.

No había rastro de Canghai Mingyue para cundo regresaron escaleras arriba. Él sonrió cuando vio que la puerta de su habitación estaba fuertemente cerrada. Él sabía que estaba adentro. Qing Shui entró al dormitorio con Huoyun Liu-Li en sus brazos y la puso en la cama.

“¿Quieres que te ayude a cambiarte?” Qing Shui la molestaba.

“No es necesario, puedo caminar por mi cuenta. Quiero cambiar…”

Qing Shui sonrió irónicamente y salió del dormitorio mientras se tocaba la nariz ante las risas de Huoyun Liu-Li

“Descansa, bajaré primero.” Dijo amablemente Qing Shui.

Qing Shui salió de la sala de estar después de que se escuchó una respuesta.

Después de un rato de caminar, vio a Canghai y su esposa de pie en un lugar no muy lejos, era como si lo estuvieran esperando. Ambos se giraron cuando escucharon las pisadas de Qing Shui aproximándose.

“Mayor.”

“Qing Shui, tengamos una charla el día de hoy, me temo que no tengamos ninguna oportunidad después de esto.” Dijo calmadamente Canghai.

“Creo que puedo tener una idea de lo que quiere decir.” Dijo resignado Qing Shui.

“Qing Shui, puede que no seas capaz de aceptar nada de lo que voy a decirte. Pero ha llegado el punto en el que no quiero engañarte. No puedo esconderlo más tiempo, así que ahora solo espero que puedas llevarte a Yueyue y a Liu-Li y escapen de aquí.
Qing Shui permaneció en silencio.

“Entenderás nuestra forma de pensar cuando seas padre en el futuro. Todo lo que queremos es que mantengas a salvo a Yueyue. Lo que va a pasar pasará. Esto es un viejo rencor de hace 30 años.” Canghai sonrió amargamente.

“¿Escapar? Mayor, ¿A dónde podríamos escapar si algo te pasa?” Qing Shui agitó la cabeza.

Canghai sacó un pequeño símbolo de oro púrpura que era de unas dos pulgadas de largo y una pulgada de ancho de su pecho. La palabra “Palacio” estaba intrínsecamente gravada en plata en el, su encantador brillo se reflejaba en los ojos.

“Este es el símbolo del Palacio Celestial. Toma esto y ve al Palacio Celestial.” Canghai  le pasó el símbolo a Qing Shui.

La esposa de Canghai le sonrió a Qing Shui.

“¿Prométenos que cuidarás de Yueyue por el resto de tu vida de acuerdo?”

Qing Shui la miró con una ligera confusión.

“Le gustas a esa chica, pero ella aún no se ha dado cuenta de ello. Esperamos que puedas cuidarla en nuestro lugar hasta que ella se de cuenta. Esto podría bien ser el deseo de Canghai y el mío.

Cuando Qing Shui escuchó las palabras de esta mujer, no pudo evitar recordar las palabras de Huoyun Liu-Li. Eran las mismas. Solo que si fueran de Huoyun Liu-Li, Qing Shui las habría tomado como una broma y pensaría que era una de sus bromas.

Para que la madre de Canghai Mingyue dijera lo mismo, debe ser verdad. Después de todo, nadie conoce a una hija mejor que su propia madre.

Sería una mentira decir que Qing Shui no estuviera feliz sobre eso. Pero en su mayor parte todavía lo sorprendió. Nunca hubiera pensado que Canghai Mingyue estuviera atraída a él, debido a que creía que el tipo de chico que a Canghai Mingyue le gustaba sería alguien como Canghia, o al menos alguien como aquel hombre de mediana edad de túnica púrpura.

Qing Shui sintió que todavía no era lo suficientemente maduro, mientras que Canghai Mingyue ya era una dama de insuperable belleza de toda una generación.

Qing Shui no pudo evitar pensar en su propia madre cuando veía a Canghai y a su esposa. Ellos ya habían hecho todo lo que pudieron como padres hasta este punto. El amor de un padre es de hecho como las montañas y el amor de una madre era incluso más grande.

“Qing Shui, toma esto, creemos en nuestro juicio e incluso confiamos en que cuidarás bien de Yueyue.” Canghai colocó el Símbolo en las manos de Qing Shui.

Qing Shui supo que su pesada responsabilidad se había vuelto incluso más pesada el momento en que tomó el Símbolo, la vida entera de Canghai Mingyue. ¿Era esta una responsabilidad que podría soportar?

El Palacio Celestial era de hecho el Palacio Celestial. Qing Shui lo pensó y supo que las Técnicas que Canghai usó aquel día eran el Corte del Trueno Celestial y los Pasos de Niebla. Qing Shui se dio cuenta que él mismo ya tenía un profundo anhelo por el Palacio Celestial, anhelo de unirse a esta gran secta que había permanecido y persistido durante unos diez mil años en este mundo de los nueve continentes.

Qing Shui iba a preguntar algunas cuestiones sobre el Palacio Celestial pero decidió no hacerlo. Él sabía que Canghai debería tener algunas razones detrás de esa amarga sonrisa. Además, no había mucho tiempo para hablar.

“Monta en tu Ave de Fuego para entonces, La Bestia Mutada del Cielo y la Tierra tiene sus propias peculiaridades.”

Qing Shui asintió indefenso. La vida tiene muchas elecciones para hacer, especialmente las íntimas en las que cada elección siempre viene con alto precio que pagar, incluso al punto de ser aplastado en pedazos.

“También, si es necesario noquea a Yueyue. Haz todo lo necesario para escapar…”

“Mira la batalla entre ese viejo ciego y yo mañana. Prepárate para correr para cuando haga el movimiento número 50. Te lo recordaré de nuevo, Ruo Tong abrirá el camino para ti.”

Qing Shui escuchó atentamente, cualquiera lo haría.

Durante la noche, Qing Shui fue a echarle un vistazo a Huoyun Liu-Li de nuevo. Justo ahora sintió que la carga en sus hombros era muy, muy pesada. Incluso aunque ellos fueran a huir, ¿Sus oponentes los dejarían ir? Incluso si fueran a correr, todavía necesitaban deshacerse del Viejo Cegado, de otro modo ¿Cómo podrían escapar?

Para cuando Qing Shui regreso a sus cuartos, ya era hora de entrar al Reino Violeta Jade Inmortal. Después de entrar, Qing Shui tomó la Armadura Dorada de Batalla Anillada, las botas, casco, brazalete, Aguja de Acero Frío, Campana del Alma…

“Oh, ¡Campana del Alma!” Qing Shui tomó la pequeña campana encantada de color púrpura, el Qi de la Antigua Técnica de Fortalecimiento la refinó una vez más y entonces hubo un estallido de luz cegadora.

“Parece que Dios no nos empuja a un callejón sin salida.” Qing Shui miró a la Campana del Alma emocionado.


Campana del Alma, Segundo Nivel, tiene una alta posibilidad de conducir a las bestias objetivo en un radio de 300 metros a un estado de frenesí. No diferenciarán entre amigos y enemigos y atacaran locamente a todo lo que los rodea.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario