DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

miércoles, 28 de agosto de 2019

AST Capítulo 276 – Físico Único.

Capítulo 276 – Físico Único.

“Mingyue, ¿Deseas unirte al Palacio Celestial?” Los tres comían algunas cosas en la espalda del ave de fuego cuando Qing Shui preguntó. Quedaban solo alrededor de cinco días hasta que alcanzaran la ‘región central’ de la Capital Greencloud. No solo eso, La Antigua Técnica de Fortalecimiento de Qing Shui ya había alcanzado el ciclo 93º y el avance de cada ciclo, causó que sufriera un obvio aumento.

Aunque la fuerza ganada de cada avance de cada ciclo menor no era tanto, si la fuerza ganada fuera toda acumulada. Todavía sería extremadamente impactante.

“En, de hecho si eso no hubiera pasado, mi padre también quería que me uniera al Palacio Celestial.” Canghai Mingyue dijo en voz baja.

Qing Shui miró a Huoyun Liu-Li, en ese momento Liu-Li estaba como si estuviera perdida en sus pensamientos. Qing Shui amablemente la sacudió. ¿Porqué estás tan absorta, tienes algún plan Liu-Li?”

Huoyun Liu-Li miró a Qing Shui, antes de mirar a Canghai Mingyue, antes de finalmente decir. “Qing Shui, ¿Quieres unirte al Palacio Celestial?” Así que parecía que incluso cuando ella estaba perdida en sus pensamientos, todavía escuchó la conversación entre Qing Shui y Mingyue.”

“Después de despedir a Mingyue en el Palacio Celestial, voy a regresar. Todavía tengo algo muy importante que cumplir. Después de terminar eso, regresaré a buscarlas de nuevo.” Qing Shui respondió pasivamente.

Las palabras de Qing Shui causaron que Canghai Mingyue quedara aturdida. Ella y Huoyun Liu-Li sabía que era eso importante que Qing Shui quería hacer. Los pensamientos de Canghai Mingyue inmediatamente se volvieron un torbellino, desconcertado.

“Déjame ir contigo entonces, extraño mi casa.” Huoyun Liu-Li añadió suavemente.

Qing Shui al principio quería que Huoyun Liu-Li se quedara atrás así ella podría acompañar a Canghai Mingyu, pero cuando Huoyun Liu-Li dijo que extrañaba su casa, Qing Shui tampoco supo que responder en ese momento.

Podría considerarse que habían entrado a la ‘Región Central’, después de dejar la Ciudad Sur. Los clanes más fuertes y sectas del Continente Greencloud estaban todas ubicadas en la Región Central. Este lugar era donde el Qi espiritual del Cielo y la Tierra era el más abundante, y las bases de estos grandes poderes usualmente serían ubicadas cerca de montañas y océanos, en lugar de ciudades bulliciosas.

Y para su fundación, normalmente seleccionarían una región donde hubiera ‘raíces espirituales’ enterradas en su interior. Tierras preciosas con raíces espirituales permitían que un cultivador ganara el doble de resultados con solo la mitad de esfuerzo, y era capaz de aumentar la calidad de su cultivación, lo que sería de inmensa ayuda para los cultivadores que intentaban hacer un avance.

Qing Shui pudo sentir que la atmósfera aquí era incluso más bulliciosa que en la Ciudad Sur. La Región Central era similar a un gigantesco dragón enrollado, sin indicios de ostentación, pero que le daba a la gente una sensación de fuerte presión.

Las leyendas decían que había una bestia guardiana excepcionalmente poderosa en cada uno de los nueve continentes, pero nadie los había visto antes. Nadie conocía sus apariencias, qué vigilaban, etc. Incluso las leyendas respecto a esas místicas bestias eran extremadamente oscuras.

“Qing Shui.”

Qing Shui estaba asombrado, Canghai Mingyue normalmente no lo llamaría por su nombre directamente, Él miró el desolado aspecto de Canghai Mingyue con desconcierto en sus ojos.

“¿Sí yueyue? Dime que sucede, sin importar si se trata de mi saltando dentro de un volcán o escalar una colina de espadas, o incluso mi vida, estoy dispuesto a dártela.” Qing Shui no sabía la razón por la que Canghai Mingyue lo llamó, pero se sintió extremadamente alterado cuando vio la frágil apariencia de Canghai Mingyue. En su corazón, Canghai Mingyue era una diosa, una fuerte y orgullosa emperatriz…

Nunca hubiera imaginado que una mujer tan fuerte como Mingyue tuviera este lado. Pensando en lo sola que estaba ahora, Qing Shui suspiró, al menos, él todavía tenía a su mamá con él, así como sus miembros del Clan.

Si estuviera completamente solo, ese sentimiento de absoluta indefensión era de hecho incomparablemente aterrador. El mayor dolor de la humanidad no era otro que la soledad, una soledad tan profunda que se filtraría en el alma de uno.

Qing Shui estaba en conflicto debido a que había la necesidad de darle algo a Canghai Mingyue para que se estabilizara. Solo amor u odio extremos le permitirían superar la soledad. Había muchos expertos poderosos que habían tenido largas vidas eventualmente buscarían morder debido a la soledad y por otro lado, había muchos otros que decidían vivir debido al amor o al odio.

“Si ella pudiera dar a luz a mi hijo, definitivamente tendría la determinación para seguir viviendo.” Qing Shui imaginaba locamente.

En ese momento, los tres estaban sentados en la espalda del ave de fuego, Huoyun Liu-Li abrazó sus rodillas con sus manos, mientras miraba al horizonte aburrida. Qing Shui miró en silencio al hermoso semblante de Canghai Mingyue. El tuvo una muy fuerte intuición de que si Canghai Mingyue se fuera ahora, había una extremadamente alta posibilidad de que la perdería para siempre. Y en el momento en el que Canghai Mingyue abrió la boca para hablar…

Qing Shui en realidad se adelantó, abrazándola mientras sus labios con buscaban los suyos con precisión. Ambas manos presionaban la parte trasera de sus hombros, presionándola con fuerza hacia él.

Canghai Mingyue ni siquiera dijo algo antes de que se encontrara siendo abrazada fuertemente por Qing Shui, no solo eso, sus labios fueron besados. Su ritmo cardiaco se aceleró, e incluso se olvidó de luchar.

Qing Shui ya había decidido que no importa qué, tenía que besarla. Para una mujer como Canghai Mingyue que nunca había tenido tal contacto con chicos antes, siempre y cuándo él la besara, ella sería transportada a un reino misterioso. Por lo tanto, Qing Shui continuó besándola, mirando a sus labios rojos, lo que representaba su ‘monopolio’ sobre ella. Qing Shui no pretendía que ella se enamorara de él debido a los besos, sino que quería que ella lo odiara.

“Amor y odio son dos lados de la misma moneda, el odio cuando se lleva al extremo también es amor.” Qing Shui no sabía si estas acciones serían capaces de hacer que Canghai Mingyue lo odiara, pero solo lo hizo porque no quería que Canghai Mingyue lo olvidara, quería ser una llama parpadeando dentro de su corazón, en medio de la oscuridad y la pesada soledad.

Sin embargo, cuando Qing Shui estaba besándola, un extremadamente fascinante sentimiento hizo que Qing Shui se olvidara de todo lo demás. Ese suave sentimiento al tacto, así como el suave aroma de la fragancia.

Repentinamente pensó en los retratos de belleza.

¿Podría se que Canghai Mingyue sea uno de los cuerpos divinos?

Canghai Mingyue torpemente evitó la lengua de Qing Shuui, pero ¿a dónde podría esconderse su lengua en su pequeña y delicada boca? Al contrario, sus forcejeos causaron que la lengua de Qing Shui probara el interior de su boca con su lengüeteo.

Abrazándola, ambas de sus manos estaban acariciándola sin parar desde atrás, Qing Shui sintió la piel de su espalda, así como la exquisita estructura de sus huesos.

Canghai Mingyue, que había despertado, rápidamente empujó a Qing Shui, él la miró en un estado un poco asustada.

Con un rostro enrojecido y los ojos borrosos, sus labios un poco hinchados contenían un rastro de sensualidad, y aunque su pelo negro azabache estaba un poco desordenado, no disminuía nada de su belleza.

En ese momento, Canghai Mingyue miró complicada a Qing Shui. Él nunca hubiera pensado que era posible para las miradas de las mujeres ser tan complejas, mientras la duda podía verse parpadeando en sus ojos.

“Mingyue…”

“No necesitas decir nada más, quiero algo de paz y tranquilidad.”  Después de hablar, convocó al Cóndor y saltó sobre su espalda.

“¡Qing Shui eres terrible!” Dijo Huoyun Liu-Li después de recuperar sus sentidos.

Qing Shui, “…”

Solo Qing Shui y Huoyun Liu-Li permanecieron en la espalda del ave de fuego, Qing Shui le ordenó que siguiera el cóndor de alas doradas, su corazón ahora estaba en confusión, aunque estaba preparado para dejar que Canghai Mingyue lo odiara por siempre, ¿Qué hombre podría soportar que la chica que ama realmente lo odie?

“¿Te sientes terrible?”

“Terrible…” Qing Shui suspiró incómodamente.

“¿Quieres que te ayude? Con mi ayuda, definitivamente serás capaz de abrazar a la hermana Mingyue.” Los encantadores ojos de Huoyun Liu-Li estaban llenos de sonrisas mientras miraba a Qing Shui.

“¡Pequeña demonio, estás celosa!”

Qing Shui sonrió mientras rápidamente se lanzaba sobre Huoyun Liu-Li. En todo caso, Qing Shui no tenía ninguna intención de dejar ir a Huoyun Liu-Li

“¡Ah!¡ ¿Qué estás tratando de hacer?” Liu-Li chilló sorprendida, esta era la primera vez que un hombre se presionaba contra ella. Estaba extremadamente nerviosa en su corazón, y los grito de sobresalto no pudieron evitar escapar de ella.

El fuego vil en sus pulmones aún tenía que disiparse, y actualmente cuando se presionó junto con el exquisito cuerpo los suaves y elásticos picos gemelos, las brasas ardieron de nuevo mientras arrancaba el velo de Huoyun Liu-Li.

“Qing Shui… aún no estoy preparada, y este lugar no es conveniente…” Huoyun Liu-Li jaló las mangas de Qing Shui mientras temblaba.


Una sola frase casi hace que Qing Shui pierda el control, mientras pensaba en desnudarla, disfrutar del placer carnal entre un hombre y una mujer en seguida brilló en su mente. Sin embargo, acababa de besar a Canghai Mingyue, y sería raro si realmente hubiera sexo entre él y Huoyun Liu-Li ahora. No solo eso, si Canghai Mingyue regresara a medio camino, incluso si saltara a un río, no había manera de que se lo pudiera explicar. Por lo tanto, inicialmente, Qing Shui no realmente tenía la intención de follarla, fue solo su declaración anterior la que hizo que Qing Shui casi se perdiera a sí mismo por sus deseos.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario