DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

jueves, 13 de junio de 2019

AST Capítulo 202 – Encuentro con la dueña del Cóndor Trueno de Alas Doradas.

Capítulo 202 – Encuentro con la dueña del Cóndor Trueno de Alas Doradas.

Zhu Qing titubeó un momento antes de vergonzosamente girar su cuerpo y subirse sobre Qing Shui.. Ese trasero blanco, completo y levantado sobresalía mientras guiaba a Qing Shui dentro de ella.

………………

Dejando las recientemente maduradas Frutas de Mejora de la Resistencia para Zhu Qing, todavía le pasó otras 6 frutas a ella. Qing Shui no pudo evitar más que reír solo de pensar en la mirada sorprendida en sus ojos.

Convenientemente se dirigió hacia la casa de Wushuang a dejarle las Frutas de Mejora de la Resistencia y del Físico antes de regresar al Pico Brumoso. Antes de irse, quería elevar la fuerza de aquellos por los que se preocupaba. Era una pena que no le quedaran Píldoras de Revitalización menor. Si no le habría dado algunas a Zhu Qing.

“¿Te irás mañana?” Yiye Jiange parecía tener algo en mente mientras preguntó.

“Mmm, sip. Te daré algo bueno más tarde.” Respondió Qing Shui.

“Deberías saber que es. Esto es para ti y para la chiquilla. En cuanto a la Forma del Oso y la Forma de la Grulla. Deberías cultivarla y entonces guiar a la niña para que las cultive. Simplemente ignota la cultivación de otras artes por ahora. Si hubiera artes de cultivo de nivel legendario, puedes considerarlo. Oh Sí, no le digas a la chica que está aprendiendo la forma del oso, ella odia los osos.”

Qing Shui igualmente le pasó algunas frutas y la ese pergamino a Yiye, echó un vistazo a ella. Ella era el epítome de la belleza y pureza. Qing Shui no quería blasfemar sobre su imagen fantaseando con ella en su mente. Se sentiría como si acabara de pecar…

“Me iré en silencio mañana, así que no le digas a la pequeña.” Dijo Qing Shui mientras se marchaba.

Yiye sabía que Qing Shui quería irse solo, pero no pudo evitar el fuerte deseo de despedirlo.

Pasando la noche en cultivación, Qing Shui entró al reino espacial y meticulosamente estudió la ‘Técnica de Cultivación Dual’ una vez más. Pensó en la alegre unión que había tenido con Zhu Qing más temprano. Especialmente las posiciones y ese apasionado rostro lleno de lujuria de Zhu Qing.

Al siguiente día antes de que llegara el amanecer, Qing Shui ya había montado el fénix y bajó volando las montañas. Qing Shui no notó la agraciada figura en las sombras que silenciosamente lo miraba alejándose volando.

Después de dejar las montañas, Qing Shui ordenó al ave de fuego que bajara la velocidad y se dirigiera al Paraíso Terrenal. Qing Shui pretendía visitar a Huoyun Liu-Li ya que habían sido casi ocho meses desde la última vez que la vio.

Era tarde en la mañana cuando Qing Shui finalmente llegó al Paraíso Terrenal. Después de desmontar, caminó hacia el Paraíso Terrenal.

Qing Shui no esperaba que la camarera sería la misma que había conocido el primer día que llegó aquí. La camarera estaba sorprendida pero feliz cuando vio a Qing Shui, lo cual causo que Qing Shui estuviera ligeramente sorprendido.

“Maestro, ¿Porqué estás aquí? La jefa dijo que si estabas aquí, te lleváramos a verla.” Sonrió la camarera.

“¿Qué? ¿Tan apresuradamente.?” Qing Shui se frotó la nariz mientras sonreía.

“La jefa dijo, inmediatamente.” La mesera se rió mientras conducía a Qing Shui arriba.

Qing Shui una vez más entró al balcón que había en el área de un espacioso campo. Sin embargo, se quedó atónito por lo que vio. En la distancia había una mujer empuñando la espada en una agraciada danza. Su velocidad era similar al vuelo de un ave. Su fluidez era como el flujo de un dragón. Resplandeciente y radiante mientras emitía un sentimiento de vigor como un árbol de tres mil años de edad y la nieve que flotaba en el aire.

En cuanto Qing Shui vio las características faciales de la mujer, se quedó completamente estupefacto. Esta mujer era la misma que había visto de pie sobre el Cóndor Trueno de Alas Doradas antes.

Sus cejas eran un arco hermoso, y sus ojos brillaban como la estrella Sirius en el cielo. Sus iris tenían el matiz del negro más puro y contenían una profundidad ilimitada. Había un desdén innato en la expresión de sus ojos, y ese cuerpo de jade helado daba a las personas una sensación de abrumadora belleza. Su cuerpo era largo y esbelto. Sus hombros eran como el filo de un cuchillo y tenía la flexible cintura de una serpiente de agua.

Qing Shui estúpidamente miró a esta mujer que tenía un nivel de belleza similar al de su maestra diosa. Su belleza era como el florecer de las flores, causando un intenso que deseo surja en aquellos que la miran. Sintió una atracción hacia ella como una polilla volando hacia el fuego.

Al principio, esta mujer no notó a Qing Shui, o más precisamente, ella inconscientemente trató a Qing Shui como una mesera del Paraíso Terrenal. Después de mirar más de cerca y darse cuenta de que esta persona era un hombre, el Qi el su cuerpo empezó a brotar salvajemente.

Encarando esa poderosa aura, Qing Shui todavía pudo soportarlo. No solo eso sino que incluso sigilosamente disolvió la presión del aura lo que causó que asombro destellara en los ojos de la mujer.

Qing Shui tampoco esperaba que la mujer fuera Canghai Mingyue, la maestra de Huoyun Liu-Li. Ella era el único cultivador que alcanzó el Pico del Reino Xiantian en el País Cang Lang.

A pesar de que su suposición aún no era verificada, no debería haber ninguna equivocación.

“Maestra, hmmm… Qing Shui.”

Huoyun vio a su maestra antes de ver a Qing Shui mientras ella gritaba regocijada.

“Maestra, él es el Qing Shui del que a menudo te menciono. Huoyun abrazó el brazo de Canghai Mingyue. Mientras hacía un puchero adorablemente.

Qing Shui frotó su nariz sonriendo amargamente. Huoyun Liu-Li parecía como si se hubiera transformado en una niña cuando estaba frente a su maestra.

En ese momento, Qing Shui ya había llegado enfrente de ambas.

“Este junior tuvo la oportunidad de conocer a la mayor antes.” Qing Shui respetuosamente se inclinó. Como un niño enfrente de sus mayores. A pesar de que la maestra de Huoyun parecía solo estar en sus treintas, nadie sabía que edad tenía de hecho.

“No tenemos ninguna relación entre nosotros, por lo tanto no hay necesidad de que te inclines.”

Su voz tenía un rastro de acero en ella. Después de la inicial mirada a Qing Shui ya no lo miró más.

“Qing Shui, así es como mi maestra actúa normalmente, no te lo tomes personal.” Huoyun sonrió, tratando de disipar la situación.

“Woah, esta pequeña muchacha ya empezó a proteger su interés amoroso.” Canghai Mingyue sonrió mientras miraba a su discípula sorprendida. A pesar de que el tono de su voz todavía era el mismo, su apariencia causaría que uno se quedara hipnotizado al pudo de que serían incapaces de librarse a sí mismos.

Una vez que la vista de ese hermoso rostro de Canghai. El deseo de Qing Shui hizo ignición. Había un indescriptible encanto y belleza en esa sonrisa suya.

“Maestra, no bromees conmigo.” Huoyun apareció un poco sonrojada.

“Estoy aquí hoy porque quiero regalarte algo. Tengo que irme de aquí y solo podré regresar después de un largo tiempo.” Sonrió Qing Shui.

“¿Yéndote de aquí por un largo tiempo?” Preguntó desconcertada Huoyun.

“Sí, quiero ir a otros lugares del Continente Greencloud, tales como la Capital del Continente, pero regresaré a la Ciudad Hundred Miles después de tres años.” Qing Shui le pasó a Huoyun algunas cosas mientras hablaba, tales como algunos miles de Frutas de Fragancia Embriagante y 90 hojas de Perilla y Tomillo.

Cuando Qing Shui dijo que quería visitar la Capital del Continente Greencloud, una luz brillante destelló en los ojos de Canghai Mingyue.

“Aww, no me importa, tienes que acompañarme por dos días más tarde. Tu habitación todavía esta vacía y siempre lista para ti.” La gruesa voz de Huoyun Liu-Li era tan sexy como si estuviera insinuando algún significado oculto. Canghai Mingyue también fue sorprendida por el shock.

“Maestra, no es lo que estás pensando.” Huoyun giró los ojos cuando notó la mirada de Canghai Mingyue.

“De hecho, ¿Porqué no lo acompañas por ocio y viajas durante tres años?” Canghai Mingyue sonrió mientras extendía sus delicadas manos blancas níveas mientras ligeramente pellizcaba las mejillas de Huoyun Liu-Li.

“Todavía tengo que manejar el Paraíso Terrenal que me dejaste.” Respondió deprimidamente Huoyun.

“Simples posesiones mundanas, simplemente abandónalo, ¿O es que la muchachita ama demasiado hacer dinero?” Se rió Canghai.

Las palabras de Canghai Mingyue causaron que Qing Shui entendiera un poco de su personalidad. Tenía una impresionante atmósfera sobre ella. Era decisiva y resuelta en sus decisiones, sin andarse por las ramas. Era también debido a tal atributo de su personalidad que se profundizó aún más su encanto.

“Este negocio es el alma de la Maestra, una misión que me diste.” Huoyun tenía una falta de comprensión en su expresión.


“Jajaja, este es el mundo de los nueve continentes, el poder lo es todo. Con suficiente poder, ¿qué es un simple Paraíso Terrenal? Con suficiente poder, podemos tener decenas o cientos de ellos. En aquel entonces fue debido a que sabía que no querías moverte mucho. Eso fue el porqué me apoderé del Paraíso Terrenal para ti. Hoy, si estas interesada en viajar con Qing Shui, Maestra te apoyará completamente. Los enviaré a ambos mañana a la Capital del Continente. Yendo ahí en mi montura será más rápido.”

No hay comentarios.:

Publicar un comentario