DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

miércoles, 20 de marzo de 2019

AST Capítulo 153 – Agujas Doradas, Fortalecimiento de la Constitución

Capítulo 153 – Agujas Doradas, Fortalecimiento de la Constitución

“Madre, es posible que deje la Ciudad Hundred Miles después del año nuevo. ¿Qué planes tienen ustedes? ¿Me seguirán todos para establecerse en el país Cang Lang o permanecerán en la Ciudad Hundred Miles?” Qing Shui sintió que necesitaba resolver este problema.

Después de escuchar las palabras de Qing Shui, todos en el Clan Qing, incluyendo Qing Yi, todo se volvieron silenciosos. Qing Yi levantó la cabeza y miró al resto. “Todos, hablen. ¿Nos quedaremos en la Ciudad Hundred Miles o nos dirigiremos al País Cang Lang?”

“Hermano Qing Shui, ¿Cómo es el País Cang Lang? ¿Es incluso más hermoso?” Qing Bei dijo amorosamente con los ojos rebosantes de estrellas.

“No tengo idea, no he estado ahí antes.” Qing Shui miró a su curiosa mirada sin palabras.

“Nuestras raíces están en la Aldea Qing, no importa si estamos en la Ciudad Hundred Miles o en el País Cang Lang, sería bueno si hay muchas oportunidades en el País Cang Lang. Si establecernos ahí es muy duro, podríamos quedarnos en la Ciudad Hundred Miles también.” Qing Yi eventualmente levantó sus preocupaciones.

“De hecho, si fuéramos a ir al País Cang Lang, todavía habría muchas oportunidades para nosotros. Tengo algunas cosas conmigo que pueden ayudar a nuestro crecimiento en el País Cang Lang. Ustedes solo tienen que decidir si ir o no.” Qing Shui lo pensó, después del año nuevo, el tendría 500 Frutas de Fragancia Embriagante. Solo esto les permitiría instalar una tienda y alimentar a todo el Clan Qing. Habría aún más oportunidades en el futuro.

Qing Yi vio que todas las tres generaciones del Clan Qing tenían pasión en sus ojos. De hecho, Qing Yi también había mirado hacia delante al País Cang Lang. Después de todo, era la ciudad más desarrollada en el País Cang Lang, y tenía la población más grande debido a los numerosos clanes.

“Entonces está decidido, si no hay problemas, iremos todos al País Cang Lang.* El Viejo Maestro apoya a Qing Shui en todas sus decisiones, así que si van o no, dependerá de Qing Shui.” Dijo Qing Yi y sonrió.
*(No lo explican en la versión en inglés, pero según parece ellos están en el País Cang Lang, pero van a su capital, si hay alguna aclaración más adelante lo señalaré)

Las palabras de Qing Yi hicieron que las tres generaciones del Clan Qing se llenaran de júbilo. ¿Quién entre las generaciones jóvenes no había mirado hacia delante al mundo exterior?

“Madre, ¿qué hay del abuelo y del resto? ¿Deberían de ir con nosotros también?” Qing Shui recordó que todavía estaba su abuelo, dos tíos, y el anciano guardián de la biblioteca del Clan Qing en la Aldea Qing.

“Cuando regresemos durante el año nuevo, lo discutiremos con el Viejo Maestro, resolveremos los detalles más tarde.”

Desde que se tomó la decisión de mudarse, Qing Shui aumentó la cantidad de ventas del pescado negro y las tortugas en la Posada Yu He así podría conseguir algunos ingresos extras. Después de todo, ya había una cantidad bastante substancial de peces negros en el Reino Violeta de Jade Inmortal.

Después de tener su comida matutina, Qing Shui decidió hacer un viaje a la Corte de la Noche Fragante.

Sin importar la era, la industria del sexo siempre será la más próspera y rentable. Qing Shui miró la interminable corriente de clientes de la Corte de la Noche Fragante, mucha gente entraba y salía.

Qing Shui, que había avanzado a la cuarta capa de la Antigua Técnica de Fortalecimiento, podía oír claramente los gritos de las personas disfrutando del sexo. Qing Shui se dirigió derecho a las escaleras y hasta la parte superior.

Aún había dos señoritas en guardia. Qing Shui no pudo evitar recordar la vez que entró y vio los cuerpos desnudos de las hermanas Wenren. Especialmente pensó en la postura de Wenren Wushuang que podría hacer que las venas de sangre de uno estallaran…

Cuando Qing Shui vio de nuevo a Wenren Wushuang, había una obvia distancia entre ellos, Qing Shui no tenía la piel gruesa suficiente para decirle que la quería cuando él ya tenía a Shi Qingzhuang.

Y también estaba Mingyue Gelou. Qing Shui empezó a sentir que su inteligencia emocional era muy baja y su piel no era lo suficientemente gruesa.

“Wushuang. Después de año nuevo, iremos a la Secta Skysword en el País Cang Lang. Es como si el Clan Qing entero se mudara al País Cang Lang. ¿Cuáles son tus planes?” Qing Shui empezó a pensar que realmente no tenía oportunidades con esta belleza de encanto sin paralelo en su generación.

Si un día Wenren Wushuang saltara a los brazos de otro, Qing Shui definitivamente se sentiría mal. Todos los hombres tiene sus propios motivos egoístas. Qing Shui no era la excepción. Además, lo que Qing Shui valoraba más, aparte del parentesco, eran las mujeres. Esperaba tener unas cuantas bellas esposas e hijos bonitos que consentir en el futuro así podría ver las escenas emotivas cuando fueran felices.

“Puedo irme en cualquier momento. Solo tienes que avisarme.”

Mientras que aún tenía una ligera sonrisa, Qing Shui sintió que en su interior, había una resistencia silenciosa, rechazo, negación e incluso un tinte de odio.

“Esto es para ti. Puede aumentar tus poderes en una cantidad substancial.” Dijo Qing Shui y entregó a Wushuang una pequeña botella de porcelana con dos Píldoras Pequeñas de Revitalización.

“Qing Shui” Cuando Qing Shui estaba a punto de irse, Wenren Wushuang lo detuvo.

Qing Shui estaba desconcertado y se giró para ver a Wushuang, antes, Qing Shui hubiera querido soportar el dolor y borrar todos los pensamientos de Wenren Wushuang.

“Tú dijiste que te esforzarías por perseguirme y no dejarme casarme con esos hombres despreciables. Tienes que recordar lo que dijiste.”

Cuando Qing Shui se fue, las palabras mágicas de Wushuang todavía resonaban en sus oídos.

“Al parecer mi piel aún no es lo suficientemente gruesa y no tengo la confianza suficiente, hay incontables bellezas a través de los nueve continentes, si espero poner mis manos en algunas más, no será posible sin poder y una piel gruesa.” Qing Shui se recuperó de las últimas palabras de Wushuang y se mantuvo incluso más alto y fuerte que antes.

_________________

“Qing Shui, aún tengo que quitarme toda la ropa para la acupuntura?”

En la noche, Qing Shui quería aplicar acupuntura en Mingyue Gelou para impulsar su potencial y fortalecer su constitución. Al mismo tiempo quería expandir más y fortalecer sus canales de energía meridianos.

Viendo cuán incómoda estaba Mingyue, Qing Shui no pudo evitar pensar sobre como ella podía aún sentir vergüenza tan fácilmente incluso después de que tuvieron sexo algunas veces antes. Lo que más disfrutaba Qing Shui era lo recatada y pura que se veía cuando hacían el indecente acto.

“Es fácil meterse en problemas con la ropa puesta. Si no, ¿tu esposo deberá ayudarte a quitártela?” A Qing Shui le gustaba la mirada avergonzada que tenía Mingyue siempre que la molestaba, era muy encantador.

“Lo haré por mi cuenta.” Dijo Mingyue nerviosa.

Qing Shui la vio quitarse prenda tras prensa, revelando esa suave y perfecta piel, bajo la mirada de Qing Shui, la piel nívea estaba teñida de una ligera sombra rosada, y tenía un acento de dulce fragancia en ella.

Era la primera vez que Qing Shui había visto a  una mujer desvestirse lentamente por su cuenta en frente de él. Además, ella era encantadora, seductora y una joven señora.

No pudo evitar extender su mano y agarrar ese bien torneado montículo. Lo acarició mientras que la otra mano buscaba ese pecho redondeado. La suavidad, la ternura y la elasticidad hicieron que uno ansiara más.

“Qing Shui, ¿no dijiste que me aplicarías acupuntura?” Dijo Mingyue jadeando un poco.

“Tu esposo está aplicando una ‘acupuntura’ especial primero para que pueda concentrarme cuando aplique la acupuntura más tarde.” Qing Shui sonrió y besó esos labios rojos que formaron una leve sonrisa.

La habitación estaba llena de gritos y gemidos, así como de ocasionales sonidos de bofetadas.

Después de un encuentro de sexo…

Mingyue Gelou yacía en la cama, desnuda y con los ojos cerrados. Por otro lado, Qing Shui estaba apropiadamente vestido, sintiéndose refrescado y recargado. Mientras que aún sentía la urgencia de ir tras otro encuentro, cuando vio el hermoso cuerpo de Mingyue, ya no estuvo más fuera de control.

Las nueve agujas doradas se movieron alrededor del cuerpo de Mingyue mientras gritaba con una voz que parecía sonar como si tuviera dolor y placer.

Sintiéndose incómoda, abrió los ojos ligeramente y vio a Qing Shui con un rostro ligeramente seductor. Pero era una lástima que Qing Shui no podría disfrutarla por sí mismo en ese momento, después de todo, muchos de los puntos de acupuntura involucrados era importantes, una vez que el daño estuviera hecho, se convertiría en un mayor problema.

Para fortalecer la constitución, uno tenía que expandir y fortificar los canales meridianos para alcanzar el efecto de limpiar las impurezas en el cuerpo.

Gradualmente, una capa de sudor color gris que tenía un ligero mal olor cubría el cuerpo de Mingyue. Era tolerable, pero olía fuertemente a feromonas.

Fue también la razón por la que el rostro de Mingyue se volvió rojo como la remolacha, y sus hermosos párpados también estaban cerrados fuertemente.

Después de un rato, Qing Shui gradualmente sacó todas las agujas. Después de que Mingyue jadeó por la liberación de las agujas, la llevó al baño.

Había contenido ese calor que estaba creciendo en el durante el largo periodo de acupuntura. Ahora que se había terminado, naturalmente tendría que liberarlo.

Después de limpiar las impurezas, Mingyue parecía tener una capa adicional de brillo y en canto, Qing Shui había conseguido que alguien le hiciera una bañera especialmente grande. El agua estaba solo al nivel de la cintura.

Mingyue Gelou sintió como si quisiera arrastrarse a un agujero mientras se sostenía de la orilla de la bañera, su pecho completo colgaba en lo alto, permitiendo que Qing Shui embistiera duramente desde la espalda.


El sonido de cada una de las embestidas la hicieron avergonzarse más allá de las palabras, era tan placentero que quería gritar, pero no deseaba hacer mucho ruido. Temía que pudiera ser vista como una mala mujer.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario