DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

viernes, 8 de febrero de 2019

ISSTH Capítulo 1323: ¡La Guerra Requiere Espíritu!

ISSTH Capítulo 1323: ¡La Guerra Requiere Espíritu!



De los cuatro planetas que orbitaban la Séptima Montaña, tres fueron destruidos, y se convirtieron en nada más que campos de escombros y polvo que se arremolinaban en el cielo estrellado.

El único planeta restante era el conocido como Jaula del Tigre. [1. Estoy seguro de que algunos de ustedes recordarán Planeta Jaula del Tigre. Se ha mencionado tres veces en la historia, en los capítulos 301, 322 y 979]

En la actualidad, Yuwen Jian y las decenas de miles de cultivadores que eran los restos rotos de las fuerzas de la Séptima Montaña y el Mar estaban allí en el Planeta Jaula del Tigre, luchando una batalla mortal contra los Forasteros.

La lucha era sangrienta y amarga, y ocasionalmente sonaron los estallidos de auto detonación. El cielo y la tierra eran tan rojos como la sangre, y los Forasteros viciosos y enloquecidos alimentaban las habilidades divinas con su propia fuerza de vida, haciendo que los mares de llamas negras abrasaran todo lo que se encontrara en sus caminos.

Las fisuras masivas se extendían por la superficie del planeta, y las ciudades y las formas de vida allí estaban temblando. Para ellos, era como si el fin de los días hubiera llegado.

Incluso el cielo parecía estar a punto de colapsar, y mientras los cultivadores y los Forasteros luchaban, ¡lo único que parecían tener en común era que todos estaban comprometidos en una lucha de vida o muerte!

Yuwen Jian no era en realidad el cultivador más fuerte entre las decenas de miles de sobrevivientes. Sin embargo, debido a su estatus como cultivador del Escalón, sus palabras tenían mucho peso y actualmente estaba liderando a un gran grupo de cultivadores en la batalla.



Estaba empapado en sangre, hasta el punto en que casi parecía que estaba vestido de sangre. Su piel estaba entrecruzada con heridas, y sus ojos estaban completamente inyectados en sangre. Parecía total y absolutamente temible.

Sin embargo, debajo de ese ser temible acechaba tristeza y desesperación.

“¡Vive por las Montañas y Mares, muere por las Montañas y Mares!” Yuwen Jian echó su cabeza hacia atrás y se echó a reír, y en respuesta, los cultivadores a su espalda soltaron fuertes rugidos. Surgieron auras asesinas; podrían estar luchando una batalla perdida, pero aún así matarían a tantos Forasteros como pudieran.

No había sendero de escape ... En la Séptima Montaña y el Mar, todas las áreas que antes prometían lealtad a Señor Blanco ya habían caído en manos enemigas. Los cultivadores observaron cómo tres de sus planetas fueron destruidos y se sacrificaron innumerables vidas. Los Forasteros se apoderaron de la Séptima Montaña y el Mar, y los cultivadores locales no pudieron hacer nada más que humear con rabia.

Ahora, la única razón que tenían para vivir era para luchar. ¡Incluso si solo les quedara una respiración para respirar, la usarían para matar a un Forastero más!

Sonó un estallido, y Yuwen Jian tosió una bocanada de sangre. El se enfrentaba a un fríamente burlón Forastero del Reino Dao, que lo atacó tan rápido como un rayo. La mano derecha del Forastero brilló con un gesto de encantamiento, y las llamas negras se extendieron para formar una boca enorme que se disparó para consumir a Yuwen Jian.



Yuwen Jian se rió amargamente. Cuando se había enfrentado a Forasteros del Reino Dao antes, siempre había habido expertos del Reino Dao en la Séptima Montaña y el Mar para bloquearlos. Pero ahora, todos los expertos del Reino Dao estaban muertos o heridos de gravedad. ¡Yuwen Jian estaba mirando el exterminio a la cara! Sus ojos parpadearon con locura mientras miraba al Forastero del Reino Dao y se preparaba para detonarse.

Los otros cultivadores bajo su mando también miraron fijamente con los ojos inyectados en sangre y se prepararon para seguirlo en la auto detonación. La autodestrucción de un solo cultivador no le haría nada a un experto del Reino Dao , pero si diez de ellos detonaran, o cien, o mil, ¡sería una historia diferente!

La acumulación masiva de fuerza en tal explosión era un poder que impactaría incluso a un experto en el Reino Dao.

Los ojos del Forastero se agrandaron, y él frunció el ceño. Justo cuando estaba a punto de tomar medidas defensivas, de repente apareció  un sentido divino que agitó el cielo y sacudió la Tierra.

Era un sentido divino lleno de intenciones asesinas, odio y locura, y cuando estalló en el campo de batalla, los ojos del Forastero del Reino Dao se abrieron de par en par y gritó alarmado.

"Dao ..." Todo lo que pudo decir fue una sola palabra antes de que su cabeza explotara y su cuerpo se rompiera. Casi en el mismo instante, numerosos otros Forasteros en el campo de batalla gritaron miserablemente, mostrando sus expresiones de terror mientras explotaban.

Desde muy arriba en el cielo estrellado, el campo de batalla casi parecía un campo de flores florecientes de sangre ...

Los Forasteros supervivientes estaban conmocionados y aterrorizados. Inmediatamente intentaron escapar del planeta, dejando a los cultivadores de la Séptima Montaña y el Mar allí de pie en estado de shock. Sin embargo, su odio no pudo disminuir, e inmediatamente atacaron a los Forasteros que huían.



Yuwen Jian estaba temblando, pero no tenía tiempo para pensar, e inmediatamente se unió a la matanza.

Fue en este punto que apareció una nueva figura en el campo de batalla. Era Meng Hao, quien acababa de teletransportarse. Inmediatamente, extendió su mano derecha e hizo un vicioso movimiento de garra.

El poder de las Montañas y Mares estalló. Aunque no era una gran cantidad de poder, ni siquiera lo suficiente para luchar contra los expertos Soberano de  Dao , ¡cualquiera de los Forasteros bajo ese Reino sería aplastado tan fácilmente como ramitas secas!

Los sonidos retumbantes resonaron cuando una enorme mano ilusoria apareció en el cielo estrellado. Ondas ilimitadas emanaban de la majestuosa mano mientras arañaba hacia los Forasteros.

El cielo estrellado tembló, y numerosas grietas se abrieron de golpe. ¡En un abrir y cerrar de ojos, el área en el cielo estrellado ocupado por los Forasteros fue completamente aplastada!

¡RUMBLE!

Gritos miserables y rugidos de rabia sonaron repentinamente. Un momento después, la enorme mano desapareció, y todo lo que quedó era la ceniza a la deriva.

El campo de batalla se quedó en silencio, y los cultivadores de la Séptima Montaña y el Mar miraron a su alrededor, aturdidos. Yuwen Jian giró la cabeza y, a través de la multitud, vio a Meng Hao.




"Meng Hao ..." dijo, con una sonrisa brotando en su rostro. Desafortunadamente, era una sonrisa amarga e incluso hueca.

A pesar de que más de 10,000 Forasteros habían sido asesinados, no se escucharon gritos de alegría y no se pudo ver la emoción. Los cultivadores de la Séptima Montaña y el Mar simplemente se quedaron allí en silencio.

Cuando se giraron para mirar a Meng Hao, casi no parecía haber vida en sus ojos, como si sus almas ya estuvieran muertas.

Sabían muy bien que el número de Forasteros actualmente en la Séptima Montaña y el Mar era completamente incalculable. A pesar de haber ganado una victoria en esta batalla, la próxima batalla ... probablemente resultaría en el exterminio completo de la Séptima Montaña y el Mar.

Ahuecaron las manos en silencio y se inclinaron ante Meng Hao, luego comenzaron a dispersarse para alejar a sus compañeros caídos y exprimir el área de la sórdida sangre de los Forasteros.

Todo estaba tan quieto como la muerte ...

Cuando Meng Hao miró a los cultivadores apáticos, sintió como si su corazón estuviera siendo apuñalado.

Yuwen Jian hizo una mueca por el dolor de sus heridas cuando se acercó a Meng Hao. Luego miró a todos sus compañeros y comentó con amargura: "Son así porque no tenemos esperanza. Meng Hao, ¿realmente crees que podemos ... ganar esta guerra?"

Él parecía confundido, y por la forma en que hizo la pregunta, casi parecía como si estuviera buscando interiormente alguna forma de recomponerse y enfrentarse a la situación. Incluso si lo que encontraba era una falsa esperanza ...



Meng Hao había visto la guerra antes, pero nunca había experimentado algo como lo había hecho justo ahora. Le dolió el corazón, pero fue infinitamente conmovido. Miró a las decenas de miles de cultivadores de la Séptima Montaña y el Mar, y vio lo agotados que estaban. Vio cómo la desesperación se había apoderado de las profundidades de sus corazones, y vio lo mucho que odiaban a los Forasteros.

De repente sintió la necesidad de hablar. Aunque no estaba seguro de lo que debía decir, era como si hubiera una voz muy dentro de él desesperada por gritar, para reunir a las personas que lo rodeaban.

"Compañeros daoístas de las Montañas y Mares! ¡Soy Meng Hao, cultivador del Escalón de la Novena Montaña y el Mar!

"No estoy seguro si ganaremos o no esta guerra. ¡Pero lo que sí sé es que mientras hablamos, Paragon Sueño del Mar está luchando contra el Paragon Forastero, justo allí! ”Mientras hablaba, su voz comenzó a ser apasionada, y señaló hacia las alturas del cielo estrellado.

“¡También sé que el Señor de la Cuarta Montaña y el Mar, Ksitigarbha, está luchando contra el Señor Imperial Forastero!

“Todos los demás Señores de la Montaña y el Mar están luchando con las encarnaciones de un Soberano de Dao Forastero. Además, hace unos momentos, logré atrapar a su otro Soberano de Dao en los 33 Infiernos. Si él no muere allí, al menos, ¡no podrá emerger por un tiempo!

"Otra cosa que sé es que a partir de este momento, yo, Meng Hao, ¡soy el único cultivador que puede luchar en el nivel de Soberano de Dao que actualmente no está luchando!

"No sé si podemos asegurarnos o no la victoria en esta guerra. Pero ... ¡el Reino de la Montaña y el Mar no será derrocado fácilmente!



“Somos los descendientes del Reino Inmortal Paragon, y nos hemos mantenido hasta el día de hoy. Somos el Reino de la Montaña y el Mar, y la guerra apenas ha comenzado. ¿Cómo podríamos perder la esperanza ahora?!?! ”

Incluso mientras Meng Hao miraba a los cultivadores de la Séptima Montaña y el Mar, con su corazón lleno de poderosas exhortaciones, una feroz pelea se desataba sobre el Planeta del Cielo Sur en la Novena Montaña y el Mar. La formación de hechizos del clan Li cubrió todo el planeta, asegurando que cualquier Forastero que se acercara fuera destruido antes de que pudieran poner un pie en el Planeta del Cielo Sur.

El cielo llovió con la sangre de los Forasteros. Por supuesto, esa sangre estaba sucia hasta el punto de que podía dañar a los cultivadores e incluso devastar la tierra. Por lo tanto, no se le permitió aterrizar en el suelo, sino que se disipó en una bruma ante los ojos de los cultivadores del Planeta del Cielo Sur .

De pie en lo alto de una montaña distante estaba Shui Dongliu, que estaba mirando hacia el cielo, con una mirada de tristeza perpetua en sus ojos.

En algún momento, un antiguo barco había aparecido a un lado, flotando en el aire. Era un barco que nadie podía ver, casi como si ... no existiera.

Un viejo estaba sentado con las piernas cruzadas en la proa del barco, de espaldas al mundo, como si hubiera abandonado todo el Cielo y la Tierra.

Si Meng Hao estuviera aquí, reconocería al instante a este barco y a este viejo. Había abordado este mismo barco cuando el décimo patriarca del Clan Wang había robado su fundación de Dao, dejándolo al borde de la muerte.



El barco lo había llevado a un viaje de ensueño a través del Reino de la Montaña y el Mar, un viaje que había abierto los ojos de Meng Hao al mundo en general. [1. El momento de Meng Hao en el barco con el viejo comenzó alrededor del capítulo 683. No me di cuenta al principio de la ISSTH, pero parece probable que este viejo en el barco sea un personaje de la otra novela de Er Gen, Beseech the Devil , un chico cuyo nombre es algo parecido a Viejo Exterminio. Tenga en cuenta que dije "probable" porque es solo mi especulación, ni siquiera revisé el internet chino.]

Ya fuera intencional o no, el viejo del barco curó las heridas de Meng Hao y le dio un poco de fuerza de vida que le permitió seguir viviendo por un tiempo.

En este momento, ese mismo barco estaba flotando en el aire frente a Shui Dongliu.

Shui Dongliu se quedó allí en el pico de montaña, y el viejo en el barco se quedó allí de espaldas al mundo. Aunque sus ojos no habían hecho contacto, claramente parecía como si se estuvieran mirando el uno al otro.

De repente, se escuchó una voz antigua mientras hablaba el viejo del barco. "¿Es todo esto necesario ...? Tu esperanza siempre ha estado condenada al fracaso."

Aparentemente, esta era la primera vez que este hombre hablaba realmente, y su voz parecía resonar desde las profundidades del tiempo. Mientras hablaba, el barco en el que estaba sentado parecía aún más ilusorio que antes.

Shui Dongliu no respondió. En cambio, continuó mirando hacia la distancia.

Después de un largo momento, el viejo del barco suspiró. Luego él y el barco se desvanecieron lentamente.


Casi en el mismo momento en que el barco y el viejo desaparecieron, Shui Dongliu de repente giró la cabeza. Alguien se le acercaba silenciosamente por detrás, un joven con una túnica negra. Su expresión era tranquila y sus rasgos extraordinarios, pero tenía un aura asesina asombrosa que se desbordaba de esta. No era otra ... que la persona que le había enseñado a Meng Hao la técnica del caminar en el tiempo ... ¡Matanza! [2. Las veces anteriores en que apareció Matanza incluyen los capítulos 1122, 1142 y 1205]

El miró fríamente a Shui Dongliu, y la intención asesina pasó por sus ojos.

"Reflexioné sobre el asunto durante algún tiempo ... debería haberme dispersado, ¿por qué me trajeron de vuelta? No fue hasta que te vi que lo entendí.

"Una vez. Te ayudaré ... ¡solo una vez! "Con eso, Matanza miró profundamente a Shui Dongliu, luego desapareció en el aire.

Shui Dongliu se quedó allí pensativo. Todo el tiempo, no había pronunciado una sola palabra. Pronto, se puso el sol, cayó la noche y la luna brilló, proyectando una larga sombra detrás de él.

"Liberar a la gente, perder el mundo", murmuró en voz baja. "Perder a la gente, liberar al mundo ... Hace mucho que se hizo la elección". Una extraña luz de anticipación comenzó a brillar lentamente en sus ojos.

"¡El Reino de la Montaña y el Mar está en guerra, y ahora el espíritu de la gente debe elevarse!"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario