DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

miércoles, 6 de febrero de 2019

ISSTH Capítulo 1319: Las Reservas de las Montañas y Mares.

ISSTH Capítulo 1319: Las Reservas de las Montañas y Mares.



La batalla entre el 1er Cielo y el Reino de la Montaña y el Mar ya estaba en marcha. Ya no había un gran campo de estrellas que se extendía sobre las cabezas de los cultivadores del Reino de la Montaña y el Mar.

En cambio, había sido reemplazado por una enorme masa de tierra, que era como un techo de nubes negras que cubrían todo. En algunas áreas, incluso se podía ver a los rayos agitándose, y ocasionales ecos de truenos resonaban en todas direcciones. La masa de tierra se extendió para cubrir todo el Reino de la Montaña y el Mar, ejerciendo una intensa presión sobre ella.

¡Los dragones peleaban!

En el cielo estrellado que separaba el 1er Cielo y el Reino de la Montaña y el Mar, el Paragón del 1er. Cielo estaba luchando en una batalla de vida y muerte que conmocionaba el cielo y destrozaba la Tierra con Paragon Sueño del Mar.

Paragon Sueño del Mar quería llevar la lucha al 1er Cielo, mientras que el Paragon forastero quería que las ondas de choque de su batalla golpearan el Reino de la Montaña y el Mar. La lucha feroz entre ellos rompió el cielo estrellado, y causó que vientos masivos barrieran el vacío.

¡Los Daos fueron destrozados y las leyes naturales destruidas!

En segundo lugar, solo después de la batalla Paragon se encontraban los combates en la Cuarta Montaña y el Mar, donde Ksitigarbha luchaba contra el Señor Imperial Forastero Mandilo. La Cuarta Montaña y el Mar eran como un mar de llamas mientras el retumbar resonaba entre los palacios del Rey Yama y las llamas negras del Forastero. ¡Después de la convergencia ilimitada de la Llama de Joss , Ksitigarbha estaba en pie de igualdad con el Señor Imperial forastero!



De los cuatro cultivadores más poderosos del 1er Cielo, dos ya habían sido atrapados. De los otros dos, los Soberanos de Dao, uno se había dividido en cinco clones en un intento de matar a los grandes Señores de la Montaña y del Mar. Sin embargo, hacerlo resultó ser más fácil decirlo que hacerlo, y también había llegado a encontrarse en una situación difícil.

Eso solo dejó al Soberano de Dao de armadura dorada, cuya batalla con Meng Hao se había convertido en una de las luchas fundamentales en el Reino de la Montaña y el Mar.

Al mismo tiempo, otros expertos del Reino Dao del 1er Cielo estaban luchando contra los patriarcas de las diferentes sectas y clanes del Reino de la Montaña y el Mar. La lucha feroz se desarrollaba en todas partes, y los campos de batalla se extendían sin límite. Además, Elegidos Forasteros también se habían unido a la lucha, con viciosas sonrisas en sus rostros mientras luchaban, y aparentemente nadie era capaz de resistirse a ellos.

Pero luego los Elegidos de las diferentes sectas y clanes del Reino de la Montaña y el Mar se unieron a la refriega para contraatacar.

Las explosiones masivas hicieron eco, y las Montañas y Mares se sacudieron.

En la Primera Montaña y el Mar, las batallas de Reino Dao se peleaban en todas partes. Al mismo tiempo, los forasteros y los cultivadores de la Montaña y el Mar de varios reinos de cultivo estaban involucrados en un amargo combate. En un campo de batalla había un cultivador Forastero con una túnica negra. Su piel estaba cubierta de escamas negras, con una escama blanca visible en su frente. Tenía una base de cultivo en el Reino Antiguo y, sin embargo, su destreza en la batalla lo puso aún más alto.



"¿Reino Inmortal Paragon? Ni siquiera pueden soportar un solo golpe. Si hubiéramos sabido esto, no habríamos necesitado confiar en los 33 Cielos. Solo nuestro 1er Cielo hubiera sido suficiente para dominarlos. ¡Y ahora, el tercero entre los siete linajes de la Tribu Drakewyrm, el linaje más poderoso del Monte Drake, definitivamente acumulará la mayor cantidad de asesinatos en esta batalla! "No importa a dónde haya elegido este Forastero en el campo de batalla, nadie fue capaz de contraatacar contra él, haciendo que su arrogante burla se ensanche. Sin embargo, fue en este punto que un haz de luz blanca se disparó hacia él desde lejos en la distancia.

“¡Seguro que puedes hablar en grande!”, Gritó una voz desde el haz de luz. Un resoplido frío hizo eco cuando un joven de túnica blanca se hizo visible. No era otro que el cultivador del Escalón de la Primera Montaña, Dao-Cielo. A medida que se acercaba, desató un ataque explosivo, causando que la cara del Elegido Forastero parpadee y se vuelva muy serio.

En las Montañas Segunda, Tercera y Cuarta ... de hecho, en todo el Reino de la Montaña y el Mar, se desarrollaban escenas similares.

En la Cuarta Montaña, las ondas de choque que surgieron de la batalla entre Ksitigarbha y el Señor Imperial Forastero llenaron un área amplia. Sin embargo, todavía había Forasteros que luchaban con los cultivadores de la Cuarta Montaña.

Entre el ejército de cultivadores de la Cuarta Montaña y el Mar había una mujer que estaba allí tranquilamente, rodeada por una multitud de guardias, compañeros cultivadores encargados de protegerla. Ella no era espectacularmente hermosa, sino más bien fría y triste. Sin embargo, la luz de las estrellas brillaba en sus ojos mientras enviaba constantemente órdenes a las fuerzas en todos los frentes de batalla en la Cuarta Montaña y el Mar. Ella estaba coordinando por sí sola todo el esfuerzo de guerra, aprovechando el poder de la Cuarta Montaña y el Mar hasta su límite.

Esta mujer que estaba a cargo de todas las estrategias y tácticas no era otra que ... ¡Xu Qing!



Ksitigarbha no solo tenía una base de cultivo profunda, sino que también era un maestro increíble. Después de tomar a Xu Qing como su aprendiz, él la había instruido bien, y su base de cultivo había avanzado a pasos agigantados. Además, ella también había revelado talentos inusuales en estrategia y tácticas.

En la Séptima Montaña, la mayoría de los cultivadores habían seguido las órdenes de Señor Blanco para invadir la Octava Montaña y el Mar. Sin embargo, algunas personas optaron por no pelear, y entre ellas se encontraba el cultivador del Escalón, Yuwen Jian.

Actualmente, Yuwen Jian estaba rugiendo mientras luchaba locamente contra el  Elegido Forastero que había invadido la Séptima Montaña.

En la Novena Montaña y el Mar, el Clan Fang, el Clan Li y varias otras grandes sectas y clanes se movilizaron y se unieron a la lucha. Sun Hai y Fang Yu, junto con todos los demás Elegidos, estaban empapados en sangre mientras luchaban feroces batallas.

A partir de ahora, el poder de estos Elegidos fue lo más espectacular en el Reino de la Montaña y el Mar, junto a los del Reino Dao.

El padre de Meng Hao era el Jefe de Clan del Clan Fang, y sin embargo no podía dejar el Planeta del Cielo Sur . Sin embargo, la formación de hechizos del planeta estaba en pleno funcionamiento, y cualquier Forastero que se atreviera a invadir la zona fue destruido.

La guerra no iba tan mal como mucha gente había predicho que sería para el Reino de la Montaña y el Mar. En este ataque explosivo temprano, las cosas no iban bien para el 1er Cielo. El poder con el que el Reino de la Montaña y el Mar se estaba defendiendo dejó a los Forasteros completamente en shock.



Sin embargo, cualquier optimismo fue temporal en el mejor de los casos. Después de todo ... había 33 Cielos, y esto era simplemente el poder del 1er Cielo. Por supuesto, el 1er Cielo estaba entre los más poderosos de los diversos 33 Cielos. Cuando sumaron todos los Paragones en los 33 Cielos, solo había cinco. Aún así, eso hizo a los 33 Cielos sorprendentemente poderosos.

Lo más importante es que, aunque solo existían cinco Paragones, cuando se trataba de cultivadores de Reino Dao y Reino Antiguo, los 33 Cielos superaban en número al Reino de la Montaña y el Mar varias veces, haciéndolos mucho más poderosos.

Sin embargo, las reservas disponibles para el Reino de la Montaña y el Mar no se limitaban a lo que se podía ver en este momento. Después de todo, la voluntad de las Montañas y Mares, así como Paragon Sueño del Mar, habían sido bien conscientes desde el principio ... que la guerra con los 33 Cielos ... ¡era inevitable!

¿Cómo podrían no hacer preparativos avanzados?

A medida que se desató la lucha, comenzaron a extenderse poderosas ondas de las Tres Grandes Sociedades Daoístas de las Nueve Montañas y Mares a medida que comenzaban a acumular poder.

Además de todo eso, entre los 33 Cielos, había un Reino que estaba protegido y también se veía con importancia ... el Cielo 34 ... ¡el Reino Azotado por el Viento!

Después de escabullirse del Reino de la Montaña y del Mar, y así haber sido liberado del sellado y las restricciones allí, el Señor Imperial Azotado por el Viento, el mismo que había luchado con Sueño del Mar años atrás, definitivamente habría tenido la oportunidad ... de convertirse en un ¡Paragon!




A pesar de que todos estos otros eventos se estaban llevando a cabo, en la Primera, Tercera y Quinta Montañas, había tres áreas que estaban algo separadas de toda la lucha que se desarrollaba a su alrededor. Tres templos antiguos flotaban en el cielo estrellado. Cada uno de esos templos tenía un letrero sobre su puerta principal, sobre el cual se podían ver las palabras, escritas en caligrafía tan audaces como dragones y fénix danzantes.

Templo del Espíritu Sublime!

Templo de la Divinidad de Dao!

Templo de la Separación del Cielo!

¡Dentro de cada uno de los tres templos había un viejo y un joven!

¡Los viejos parecían estatuas, y los jóvenes parecían elegidos!

Dentro de esos tres templos, los tres hombres aparentemente jóvenes comenzaron a postrarse ante los viejos, y luego hablaron.

“Las Montañas y Mares están en caos. ¡Por favor, comienza la lucha!"

“Maestro, como cultivador del Escalón de la primera generación, he estado sellado hasta este momento. Maestro, por favor retire los sellos y permítame luchar! "

“Nuestra rama de Separación del Cielo existe con el propósito expreso de luchar en esta guerra. ¡Doyen, por favor quítame los sellos!"

Los tres viejos no respondieron. Era como si ... estuvieran esperando nuevas órdenes.



Dentro de la Novena Montaña y el Mar, en el Planeta del Cielo Sur, la formación de hechizos del Clan Li envió poderosas ondas en todas direcciones. Al mismo tiempo, en la cima de una montaña distante, un viejo con una túnica blanca permanecía allí en silencio, mirando hacia el cielo la enorme masa de tierra que era el 1er Cielo. Una extraña luz parpadeaba en sus ojos.

"Y así comienza la guerra ..." murmuró. Ese viejo no era otro que Shui Dongliu.

----------




Los sonidos retumbantes resonaron a través de la Octava Montaña y el Mar mientras Meng Hao avanzaba como un rayo. El Caldero de Rayos flotaba sobre su cabeza, bailando con electricidad mientras de repente cambiaba de posición con un Forastero.

Detrás de él estaba el furioso Soberano de Dao Forastero de armadura dorada, cuyos ojos eran de un rojo brillante. Hablando normalmente, él sería lo suficientemente rápido como para poder alcanzar a Meng Hao. Sin embargo, Meng Hao estaba usando la Transposición de Desplazamiento de Forma. Incluso las poderosas ondas que brotaban en el cielo estrellado, lanzando todo al caos, no lo afectaron en absoluto.

En realidad ... ¡un caótico campo de batalla era el lugar perfecto para que Meng Hao se deslizara como un fantasma!

Dondequiera que iba, había cosas vivas con las que podía cambiar de lugar, dejando al Forastero de armadura dorada perseguidor completamente aturdido.

Meng Hao estaba maquinando como siempre. En realidad, podría haberse alejado más del Soberano de Dao Forastero de armadura dorada, pero en cambio, se mantuvo dentro de una distancia bastante establecida. Eso aseguró que la persecución continuara, y el Forastero no desvió su atención a otros lugares en el campo de batalla.

"¿Puedes hacer otra cosa que no sea huir? ¡Bien, veremos cuánto tiempo puedes mantenerlo! ”El lagarto de llamas negras del Soberano de Dao Forastero rugió repentinamente, dispersándose en un mar de llamas que avanzaba a una velocidad increíble.

Dentro de ese mar de llamas había innumerables símbolos mágicos, cuyo parpadeo hizo que las llamas aumentaran dramáticamente su velocidad. Meng Hao se teletransportó rápidamente, evitando apenas el calor abrasador de las llamas.



Una expresión antiestética apareció en su rostro. La destreza en la batalla de un Soberano de Dao lo ayudó a ver de qué carecía él en ciertas áreas.

"Qué pena. Si pudiera hacer un gran avance con mi cuerpo carnal, entonces mi destreza en la batalla definitivamente sería suficiente para luchar contra un Soberano de Dao, incluso si no hubiera extinguido más las Lámparas del Alma". Meng Hao se teletransportó de nuevo, y una risa fría sonó de dentro de las llamas. De repente, el Soberano de Dao forastero apareció en las llamas, su cuerpo creció rápidamente hasta alcanzar los 3.000 metros de altura, un gigante que se alzaba hacia el cielo estrellado.

Puso el pie en las llamas y un rayo negro apareció en sus manos. Las escamas una vez más se extendieron por su cuerpo, y su cola se hizo más larga. Dos cuernos sobresalían de la parte superior de su cabeza, y el vacío a su alrededor se retorcía cuando una intensa presión irradiaba.

"¡Mataste a mi Hermano Tribal, y ahora, te destruiré en cuerpo y espíritu!" El Soberano de Dao de armadura dorada rugió y dio un paso adelante, desatando una habilidad divina desconocida sobre Meng Hao.

Meng Hao cayó en retirada, y los sonidos retumbantes resonaron cuando los dos se dispararon a través del cielo estrellado de la Octava Montaña y el Mar.

"Podría perder a este tipo si realmente quisiera. Pero entonces él simplemente comenzaría a pelear en otro lugar ... "Frunciendo el ceño, Meng Hao suspiró para sus adentros. "Tal vez no pueda matarlo, pero ... podría atraparlo o sellarlo. Y eso no sería imposible, especialmente en el lugar adecuado, en el momento adecuado ...

"Estamos en la Octava Montaña y el Mar, que también es la ubicación de la Alianza Dios Cielo..." ¡Los ojos de Meng Hao parpadearon cuando de repente pensó en el lugar perfecto!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario