DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

jueves, 31 de enero de 2019

ISSTH Capítulo 1312: Señor Blanco se Convierte en Forastero!

ISSTH Capítulo 1312: Señor Blanco se Convierte en Forastero!



"¡Los mares tienen tres magias, la Magia del Común, la Magia del Ministro y la Magia del Emperador!" Rugió Señor Blanco. Tres leyes naturales descendieron que parecían sustituir a todas las demás leyes naturales, afectando a todas las mentes mientras aplastaban contra Meng Hao.

Una extraña luz brillaba en los ojos de Meng Hao mientras agitaba su mano, invocando el Puente Paragon. Este puente Paragon era diferente a los puentes que había convocado antes; la imponente voluntad de un Paragon se arremolinó a su alrededor mientras luchaba contra las tres magias del Mar, que posteriormente se hicieron añicos.

La cara de Meng Hao palideció un poco, pero casi de inmediato se recuperó. Luego frunció el ceño.

"Parece que mi mayor debilidad ahora es este cuerpo mío", murmuró internamente. Aunque su cuerpo carnal había experimentado un crecimiento cuando apagó sus lámparas del alma, ese crecimiento no fue increíblemente significativo. Su cuerpo carnal ya casi había alcanzado su límite total, y realmente no podía avanzar más sin un avance completo.

Teniendo en cuenta la cantidad de energía que había acumulado en preparación para el avance, una vez que ocurriera, su cuerpo carnal aumentaría rápidamente su poder después.

Sin embargo, antes del avance, toda esa energía era esencialmente inútil.

"El cuerpo carnal del Reino Dao requiere ... la sangre de los Dioses antiguos". Luego pensó en esa prueba de fuego en el Mundo de Dios de los Nueve Mares, y las palabras que le había dicho el viejo que le había pasado las tres técnicas de puño de exterminio.



"La sangre de Dios antiguo..." Luego recordó que, de vuelta en el Reino Azotado por el Viento, Yuwen Jian de la Séptima Montaña y el Mar le había dicho que había Dioses antiguos de donde el venía.

Incluso cuando estas cosas pasaron por su mente, la sangre salía de la boca de Señor Blanco por la reacción de su ataque. Su cabello se volvió blanco, y su cuerpo se marchitó. Su aura entera se debilitó en un abrir y cerrar de ojos, y el Encantamiento Eterno del Emperador Verde inmediatamente explotó en acción.

Sin embargo, él estaba amargamente consciente de que no tenía a dónde huir, ningún sendero de escape. La única pequeña posibilidad que tenía para sobrevivir era salir y luchar hasta la muerte.

Señor Blanco echó la cabeza hacia atrás y se echó a reír maniáticamente, realizando un gesto de encantamiento con dos manos y, al mismo tiempo, escupió un poco de sangre. No usó su Magia de la Maldición de la Muerte, que Meng Hao ya había vencido en su última batalla. El sentido divino de Meng Hao era ahora tan poderoso como un Paragon, por lo que usar la Magia de la Maldición de la Muerte en su contra no haría ningún bien.

Apretando los dientes, Señor Blanco agitó los dedos índices de ambas manos hacia Meng Hao. Al instante, el sable y la espada que giraban a su alrededor se encendieron con luz roja y humo negro, que parecía conectarse con los 33 Cielos más allá de los límites del cielo estrellado. Era como una llama diabólica que causaba que el Reino de la Montaña y el Mar retumbara, y que se levantara un poder de expulsión.

Sin embargo, incluso cuando apareció ese poder de expulsión, Señor Blanco echó hacia atrás la cabeza y rugió. De repente, un objeto parecido a una corona apareció sobre su cabeza, parpadeando con una luz deslumbrante que instantáneamente hizo que el poder de la Montaña y el Mar se calmara.



Esa corona era el símbolo que lo marcó como un Señor de la Montaña y el Mar. ¡Con esta, fue capaz de sofocar el poder de expulsión del Reino de la Montaña y del Mar, y así permitirle tomar temporalmente el poder directamente de los 33 Cielos!

"¡MUERE!" Aulló él. ¡El sable y la espada zumbaron al unísono, irradiando intensa intención asesina mientras disparaban hacia Meng Hao!

Señor Blanco sabía que, aunque el sable y la espada eran poderosos, no eran suficientes para matar a Meng Hao. Riéndose amargamente, con los ojos en llamas de locura, decidió hacer todo lo posible en un ataque final. ¡Este fue un ataque que terminaría con la muerte de Meng Hao, o él mismo!

Levantó su mano derecha en alto, y el tatuaje del tótem del espíritu maligno parecía cobrar vida. Sus ojos parpadearon abiertos, causando un aura intensa y vil llenando el cielo estrellado.

¡Apenas audible fue el sonido del rugido proveniente de los 33 Cielos más allá de los límites del cielo estrellado, que atravesó las barreras para instalarse en el campo de batalla donde Meng Hao y Señor Blanco estaban luchando!

¡Ese rugido no vino de Dao Fang, que había aparecido durante su última batalla!

¡Vino de algún otro espíritu!

La expresión de Meng Hao parpadeó, y una extraña luz apareció en sus ojos. Después de un momento de pensamiento, se giró sombríamente hacia el sable y la espada, y luego extendió la mano e hizo un gesto de agarre. Al instante, el sable y la espada comenzaron a vibrar.



El sable corto comenzó a brillar con una luz deslumbrante, y luego se disolvió repentinamente en un líquido que se extendió para evitar el agarre de Meng Hao. Luego se transformó en el contorno de una bestia gigantesca.

Era un lagarto vicioso, cubierto de innumerables espinas que brillaban con luz fría. El lagarto rugió mientras atacaba a Meng Hao.

En cuanto a la espada corta, también se disolvió, convirtiéndose en un Dragón Plateado, que aulló mientras cargaba hacia adelante.

Meng Hao resopló fríamente, apartando la mirada de Señor Blanco al lagarto y al Dragón Plateado entrante . En el mismo momento, su sentido divino explotó, convirtiéndose en un poder aplastante que pesaba sobre el cielo estrellado.

Todo se distorsionó mientras una gran grieta se abrió. El gigantesco lagarto tembló y luego soltó un grito espeluznante mientras se rompía en pedazos.

En cuanto al Dragón Plateado, exactamente lo mismo le sucedió. Ni siquiera calificó para defenderse, y fue destrozado instantáneamente.

¡El sable fue destruido y la espada aplastada!

Eran tesoros preciosos que Señor Blanco había preparado específicamente para usar contra Meng Hao. Pero ahora, Meng Hao tenía un sentido divino que era un ochenta por ciento tan poderoso como el de un Paragon, lo que causó que el vacío se distorsionara y que el cielo estrellado se derrumbara.

Meng Hao agitó su manga, barriendo los fragmentos del sable y la espada, dispersándolos.



En ese mismo instante, Señor Blanco aulló, un sonido que podría sacudir el Cielo y la Tierra. Simultáneamente, el rugido proveniente de los 33 Cielos más allá del cielo estrellado causó que todo temblara.

El espíritu vicioso en el dorso de la mano de Señor Blanco sonrió ferozmente. Incluso cuando Meng Hao dirigió su atención a eso, se materializó en un fantasma maligno , que no atacó a Meng Hao, sino que se convirtió y se hundió en el cuerpo de Señor Blanco.

Señor Blanco sufrió un espasmo, luego echó la cabeza hacia atrás y rugió.

ROOOAARRRR !!

Su cuerpo comenzó a crecer, y en un abrir y cerrar de ojos, tenía 30 metros de altura, luego 300 metros. Sus ojos eran carmesí, e irradiaban locura. Aparentemente, sus facultades mentales fueron aplastadas en ese instante, y se volvió completamente loco.

Numerosas espinas surgieron de las pupilas de sus ojos, y las escamas se extendieron rápidamente sobre su piel, dándole una apariencia completamente impactante. Su rostro se contrajo de dolor mientras golpeaba su pecho con sus puños. Al mismo tiempo, su columna vertebral se extendía, causando que apareciera una enorme cola, que estaba cubierta con un fluido corporal viscoso.

Dos cuernos brutales brotaron de su cabeza, y su aura explotó en un grado que hizo temblar al Cielo y sacudir la Tierra.

¡Esa aura definitivamente no era el aura del Reino de la Montaña y el Mar, sino el aura de los Forasteros de los 33 Cielos!



Esta no fue la primera vez que Meng Hao había visto suceder algo así. Cuando había luchado contra el Marqués Lu, había ocurrido algo similar. Sin embargo, la energía que Señor Blanco estaba emitiendo ahora era incomparable a lo que había visto antes.

Y sin embargo ... no había poder de expulsión de las montañas y los mares. Esa corona aún brillaba en su cabeza, lo que aparentemente causó una fuerza de voluntad peculiar llenando el área, aislándolo del Reino de la Montaña y el Mar, ¡de modo que esta ni siquiera podía sentirlo!

¡Claramente, el estatus de Señor Blanco tuvo algo que ver con por qué sucedió esto!

"¡Muere, muere, muere!" Señor Blanco rugió. Aparentemente, Señor Blanco tenía alguna conexión extraña con los 33 Cielos, una conexión que Meng Hao podía sentir. Aunque esto le hizo fruncir el ceño ligeramente, no fue un gran shock.

Después de su pelea con el Marqués Lu, fue fácil para Meng Hao llegar a la conclusión de que Señor Blanco debe tener una magia similar a su disposición. Por supuesto, el precio involucrado era incomprensible, tanto que Señor Blanco no lo usaría a menos que fuera su única oportunidad de supervivencia. De hecho, ese precio tan alto fue también el motivo por el que había elegido huir durante su última batalla.

Pero ahora, la grieta se había ido, y el poder de Meng Hao lo dejó en completa desesperación. Sabía que hoy ... ¡tenía una probabilidad de 0/100 de sobrevivir a menos que fuera con todo!

ROOOAARRRR !!

Señor Blanco se convirtió en un haz negro que disparó hacia Meng Hao a una velocidad increíble, atravesando el cielo estrellado. En un abrir y cerrar de ojos, estaba frente a Meng Hao, extendiendo sus manos como garras hacia él.



¡RUMBLE!

Sus garras destrozaron el cielo estrellado con poder destructivo. Aunque ese poder explosivo no era igual al nivel de 6-Esencias, estaba inmensamente cerca.

Cuando las garras se acercaron, los ojos de Meng Hao parpadearon, y su sentido divino salió. El poder del ochenta por ciento del sentido divino de un Paragon se aplastó contra Señor Blanco, lo que instantáneamente lo hizo detenerse, temblando.

En ese instante, la mano derecha de Meng Hao se levantó y apareció el espejo de cobre, que se transformó instantáneamente en el Arma de Batalla. Esta versión del Arma de Batalla era mucho más afilada que antes, y también se veía diferente. El aura asesina que la rodeaba era mayor, y el brillo de la cuchilla que parpadeaba empujó a Señor Blanco de regreso a treinta metros, aullando.

Una herida abierta apareció en su pecho, pero extrañamente, no brotó sangre de ella. Rugiendo enloquecido, volvió a atacar, con lo cual Meng Hao resopló fríamente y envió su sentido divino aplastando abajo una vez más.

Se escuchó un estallido cuando Señor Blanco fue nuevamente detenido en su lugar por la aterradora presión de Meng Hao. Intentó poder defenderse, era inútil, y se quedó temblando.

Los ojos de Meng Hao brillaron, y dio un paso adelante. La Arma de Batalla atravesó el cielo estrellado, enviando una luz deslumbrante que parecía desgarrar el cielo estrellado.



El poder masivo cayó sobre Señor Blanco, cortándolo limpiamente en dos pedazos. Una vez más, no se derramó sangre, aunque dejó escapar un grito espeluznante.

Sin embargo, lo que era verdaderamente extraño era que las dos mitades de su cuerpo se retorcían y se transformaban en dos versiones de Señor Blanco, que luego cargaba con locura hacia Meng Hao desde dos direcciones diferentes.

Meng Hao frunció el ceño, enviando el sentido divino y atacando de nuevo con el Arma de Batalla. ¡Sin embargo, el único resultado de su ataque cortante fue que ahora había cuatro Señor Blanco!

"¿No morirás y no podrás ser asesinado?" Los ojos de Meng Hao brillaron con frialdad cuando guardó el Arma de Batalla y luego realizó un gesto de encantamiento y señaló. Inmediatamente, el Puente Paragon retumbó, emanando el poder del nivel 6-Esencias, que destrozó completamente a los cuatro Señores Blanco en una pulpa.

RUUUUUUMMMMBLLLLE ....

Sin embargo, incluso cuando se rompieron, el ceño de Meng Hao se profundizó. Allí, frente a él, los innumerables fragmentos de polvo se formaron de nuevo juntos, y esta vez, no había cuatro Señores Blanco, sino más bien ... ¡docenas!

"¡Muere, muere, MUERE!" Todos los Señores Blanco gritaron y cargaron contra Meng Hao desde todas las direcciones.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario