DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

martes, 25 de diciembre de 2018

RGE Capítulo 57 - Entrando al Escenario (7)


Todos los discípulos de la Secta Xuan Dao se pusieron furiosos. Todos maldicieron en secreto a Wang Lin por ser demasiado arrogante, pero ninguno de ellos se atrevía a subir. El anciano Ouyang y los otros dos ancianos también fruncían el ceño y miraban a Wang Lin un miradas hostiles.

Wang Lin levantó la cabeza y soltó una carcajada. Su actual comportamiento era exactamente igual al que Zhou Peng tenía antes. Preguntó, “Secta Xuan Dao, ¿estás demasiado asustada como para que todos vengan a la vez?”.

Todos los discípulos de la Secta Heng Yue se emocionaron mucho y empezaron a animar en voz alta.

“¿La basura de la Secta Xuan Dao está demasiado asustada para salir? ¿A dónde se fue toda esa arrogancia? ¡Salgan!”.

“¡El hermano mayor Wang Lin es invencible! ¡Golpea a la Secta Xuan Dao! ¡Patea a la Secta Xuan Dao! ¡Incluso su saliva puede ahora a la Secta Xuan Dao!”.

“¡Vuestro hermano mayor no era lo suficientemente bueno! ¡Vuestro segundo hermano mayor tampoco lo fue! ¿Ustedes tienen un tercer hermano mayor? ¡Todos, salgan juntos!”.

“¡Liu Feng, sal y muere!”.

Los discípulos de la secta Heng Yue se volvieron aún más escandalosos y la sonrisa de Huang Long se hizo cada vez más amplia, hasta que uno de los discípulos de la Secta Xuan Dao que no podía soportarlo más finalmente gritó:

“¡Wang Lin, eres demasiado arrogante! ¡Eres tu quien quiere que todos subamos! ¡Compañeros hermanos marciales, vamos a darle una paliza!”.

“¡Está bien! Esta es su petición, por lo que no está en contra de las reglas. Ancianos, ¡vamos a subir!”.

Los discípulos de la Secta Xuan Dao pidieron subir uno por uno. El anciano Ouyang apretó los dientes y dijo, “Ya que la Secta Heng Yue lo pidió, entonces, quien quiera ir, ¡que suba!”.

En el momento en que terminó de hablar, tres discípulos saltaron inmediatamente al escenario. Pronto, 8 discípulos más subieron al escenario. Incluso había algunas discípulas entre ellos. Con el grito de alguien, todos sacaron sus tesoros mágicos y atacaron a Wang Lin.

Wang Lin no le importó. Activó la técnica de atracción. Creó unas cuantas manos gigantes y las arrastró a la multitud. De pronto, varias personas fueron enviadas a volar. Luego, retrocedió unos pasos y las manos gigantes agarraron a los discípulos de la Secta Xuan Dao como si fueran moscas y las arrojaron a la distancia.

Los gritos vinieron de la multitud. Los discípulos de la Secta Xuan Dao fueron expulsados del escenario uno por uno y no pudieron levantarse después de aterrizar.
Cuanto más peleaba Wang Lin, más se acostumbraba. Su control de la técnica de atracción se volvía aún más refinado y, después de un tiempo, solo quedaban tres personas. Uno de ellos era Liu Feng.

Wang Lin dejó salir una risa y sacó la última bomba fétida.

La expresión de Liu Feng cambió repentinamente. Ya no le importaban los otros dos. Gritó, “¡Hermano Wang, ten piedad! ¡Me rindo, me rindo!” Mientras hablaba, rápidamente retrocedió y salió del escenario. Ya había visto lo que le sucedió a Zhou Peng y a Yang Yi, por lo que no quería que le sucediera lo mismo.

Las dos últimas personas eran Xu Mu y Li Shan.

Xu Mu vio que las cosas no iban bien. Se rindió rápidamente y torpemente salió del escenario.

La cara de Li Shan estaba llena de dolor. Gritó a Wang Lin, “Wang Lin, ven. ¡Usa tu última bomba fétida contra mí!”. Con su fuerza, normalmente no sería la última persona que quedaría, pero, cuando subió al escenario, inmediatamente jugó muerto. Aunque fue pisoteado varias veces, valió la pena por su futuro en la secta.

Li Shan planeó esto bien. Si también era golpeado por la bomba fétida, como el primer y segundo hermano mayor, entonces podría sentir su compasión y su golpiza podría no ser tan mala.

Wang Lin le sonrió levemente. Guardó la bomba fétida y dijo, “Esto es un tesoro, por lo que no debe usarse de manera descuidada. Puedes salir del escenario”.

Con su técnica de atracción, agarró a Li Shan como a un bebé y lo tiró fuera del escenario.

El anciano Ouyang y los otros dos ancianos estaban furiosos. Desearon que hubiera una grieta en el suelo que los enterraran en este momento.

El rostro de Huang Long estaba lleno de alegría cuando dijo, “Hermano Ouyang, ¿quién es el ganador entre la competencia de nuestras dos sectas?”.

El anciano resopló y dijo, “Tu Secta Heng Yue tiene la fortuna de tener un buen discípulo. ¡Esta victoria es vuestra! Pero, lo que dije antes es verdad. ¡Todos sus ancestros del Alma Naciente de la Secta Heng Yue están muertos! Las cosas que quieres están en esta bolsa. ¡Adios!”.

Con eso, agitó su manga y una bolsa salió volando. Huang Lon atrapó la bolsa con una expresión pensativa.

El anciano Ouyang dejó escapar un grito y, pronto, una nube negra llegó a su ubicación.

Wang Lin miró más de cerca y descubrió que era el centípedo de mil pies.

Sin una palabra, el anciano Ouyang dio un paso y saltó sobre el ciempiés. Todos los discípulos de la Secta Xuan Dao volaron sobre el ciempiés con una expresión de vergüenza, ira, y muchas otras expresiones.

Al ver al otro a punto de irse, los ojos se Wang Lin se iluminaron y tomó una decisión. Gritó, “Compañeros y ancianos de la Secta Xuan Dao, ¡tengo una demanda irrazonable!”.

Con eso, su cuerpo voló hacia adelante con la técnica de atracción y se detuvo ante el ciempiés.

La expresión del anciano Ouyang permaneció inquebrantable. Si fuera cualquier otro discípulo de la Secta Heng Yue, no se molestaría, pero este poder de Wang Lin era demasiado asombroso, así que reprimió el descontento en su corazón y dijo, “¡Habla!”.

Wang Lin miró el ciempiés y dijo honestamente, “Me gustaría pedir prestado un poco de veneno del ciempiés. ¡Espero que el anciano Ouyang esté de acuerdo!”.

Antes de que el anciano Ouyang pudiera hablar, todos los discípulos de la Secta Xuan Dao se pusieron furiosos. Uno de ellos gritó, “¡Wang Lin, no nos presiones demasiado!”.

“¡Wang Lin, este ciempiés es una de las guardianes bestias espirituales de nuestra Secta Xuan Dao! ¿¡Cómo podría prestarte su veneno solo porque lo pides!?”.

“¡Eres demasiado arrogante! ¡Anciano, esta persona es demasiado irrespetuosa con nuestra Secta Xuan Dao! ¡Solicito al anciano que le enseñe una lección!”.

Los otros dos ancianos no podían dejar de burlarse.

El anciano Ouyang miró a Wang Lin con una sonrisa inquietante. “Joven, largo. ¡No puedo molestarme contigo!”.

Huang Long y los otros ancianos de la Secta Heng Yue pisaron sus espadas voladores y volaron junto a Wang Lin. Huang Long dijo, con una voz clara. “Amigo Ouyang, tu Secta Xuan Dao es muy tacaña. Es solo el veneno del ciempiés. ¡No es como si estuviera pidiendo su vida!”.

La expresión del anciano Ouyang se oscureció. Miró a su alrededor y su mirada cayó en Huang Long. Dijo, “Amigo Huang Long, tomar un poco del veneno no es un gran problema, ¡pero un joven que se atreva a ser tan arrogante es demasiado irrespetuoso hacia nuestra Secta Xuan Dao!”.

Huang Long titubeó por un momento. Realmente no quería avergonzar demasiado a la Secta Xuan Dao, debido a que la noticia que trajeron era muy impactante. Si las noticias eran ciertas, entonces el equilibro de poder en el país de cultivo de Zhao iba a ser barajado.

Wang Lin dudó por un rato. Definitivamente iba a obtener el veneno de este ciempiés. Le dijo al anciano Ouyang, “Anciano Ouyang, solo quiero un poco de veneno del ciempiés. Prometo que no le haré daño. Si estás de acuerdo, estoy dispuesto a intercambiar algo por él”.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario