DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

lunes, 3 de diciembre de 2018

ISSTH Capítulo 1227: Sacerdote Daoísta!

ISSTH Capítulo 1227: Sacerdote Daoísta!



"¡El Dao está en mi corazón, la voluntad está en mis ojos, poseeré las montañas y los mares, encantamiento del sello de los cielos!"

Meng Hao acababa de llegar a la Secta Noble Justa. Actualmente era de noche; el sol se estaba poniendo en la distancia, y una brisa fresca soplaba a través de las flores y la vegetación que cubría las montañas. Meng Hao miró fijamente a este Maestro suyo, cuya poca fiabilidad solo podía ser superada por el Patriarca Confianza ...

Escuchó en silencio mientras el sacerdote daoísta comenzaba a explicar lo que se llamaba algo algo encantamiento del sello de los cielos.

“Este encantamiento es increíblemente poderoso. Super poderoso ¡Invenciblemente poderoso!

“Su creador es un súper genio único en la Octava Montaña y el Mar. No, de hecho, ¡nadie más como él ha existido desde la creación del Reino de la Montaña y el Mar!

“El primer requisito del encantamiento es que poseas un aura justa y noble. Entonces, debes tener un corazón intrépido. Debes colocar la Octava Montaña y el Mar dentro de tu corazón, y luego hacer lo mismo con todas las demás Montañas y Mares, hasta que todas las Nueve Montañas y Mares estén dentro de ti. Después de eso, puedes ... forzar al Reino de la Montaña y el Mar a que te reconozca como su Señor.

“Si tienes éxito, habrás completado el primer paso del encantamiento. Después de eso está el segundo paso, el Sellado de los Cielos. Tendrá que sellar cada uno de los 33 Cielos, lo que a su vez hará que su base de cultivo aumente en un factor del 100% con cada sellado.
(Bueno al fin sabemos por que se llama Debo Sellar los Cielos, bueno supongo que es por esto xD)


“Después de sellar los 33 Cielos, teóricamente, ¡tu base de cultivo debería ser 33 veces más poderosa!” Mientras el sacerdote daoísta hablaba, su expresión era de reminiscencia, y parecía profundamente antiguo.

Meng Hao dudó por un momento. Viendo lo fascinado que parecía estar el sacerdote daoísta, no pudo evitar preguntar: "¿Y después de eso ...?"

"¿Después de esto? No hay nada después de eso ", respondió el sacerdote daoísta, "En ese punto, serás invencible. No necesitas nada después de eso. Además, es difícil imaginar algo más. ¡Imposible, de verdad!"

Después de un momento de silencio, Meng Hao preguntó: "Maestro, eh ... señor, usted creó el algo-algo Encantamiento del Sello de los Cielos, ¿verdad?"

"¡Jajaja! Entonces, estás a la altura de mis expectativas como discípulo, incluso si no eres tan inteligente como yo. Excelente deducción. Desde que me encontraste, maestro no ocultará la verdad por más tiempo. Usted es absolutamente, positivamente correcto. Aii. Tu Maestro ha estado guardando este secreto durante dos mil años; por fin puedo hablar abiertamente.

"Justo Haowie, escuche bien. El Dao está en mi corazón. La voluntad está en mis ojos. Poseeré las montañas y los mares. Encantamiento del sello de los cielos fue creado por mí. ¡Es la magia daoísta más poderosa, misteriosa y suprema de la Secta Noble Justa! ”El sacerdote daoísta agitó su manga y levantó su mano derecha dramáticamente en el aire.



Meng Hao se rió con ironía. De repente se dio cuenta de que tenía un dolor de cabeza.

El sacerdote daoísta miró a Meng Hao por el rabillo del ojo, claramente disgustado. "Esto es cuando se supone que tienes que animar!"

Meng Hao se quedó allí en silencio. Sin embargo, el sacerdote daoísta continuó sosteniendo la pose tenazmente. Después de un largo e incómodo momento, Meng Hao pensó en cómo el hombre lo había protegido, y suspiró. Obligándose a sonar emocionado, dijo: "Maestro, ¡eres tan increíble!"

El sacerdote daoísta rió a carcajadas y luego bajó la mano.

"Solo confía en tu Maestro. El Dao está en mi corazón. La voluntad está en mis ojos. Poseeré las montañas y los mares. Encantamiento del Sello de los cielos es increíblemente poderoso. Teniendo en cuenta el nivel de mi base de cultivo, solo puedo usarlo al diez por ciento de su poder total. ¡Pero incluso ese diez por ciento es muy, muy, muy poderoso! ¡Mucho más poderoso que yo, tienes mi palabra en eso! ”El sacerdote daoísta estaba tan presumido que, aunque estaba tratando de parecer alto y poderoso, la saliva salió volando de su boca.

Con eso, agitó la manga, levantó el dedo índice derecho en el aire y señaló hacia el cielo. "Ven, ven, es hora de practicar el encatamiento. Solo mira como lo hago.

"¡El Dao está en mi corazón!" Rugió, haciendo que las palabras se escucharan a través de la secta. Meng Hao no pudo evitar notar que todos los discípulos en el templo del rito daoísta en la base de la montaña rápidamente bajaron sus cabezas avergonzados. Miró de nuevo al sacerdote daoísta, incapaz de evitar que su párpado se moviera incontrolablemente.



El sacerdote daoísta entonces dobló sus piernas para formar un círculo ... luego levantó su mano derecha otra vez, excepto esta vez en su frente ...

"¡Sígueme!", Dijo, mirando a Meng Hao. "¡Venga!"

Meng Hao se aclaró la garganta y pensó una vez más en cómo el sacerdote daoísta lo había tomado personalmente bajo su protección. Suspirando, dobló sus piernas para formar un círculo y luego, con dificultad, levantó su mano verticalmente frente a su frente.

"¡Di las palabras!", Instó el sacerdote daoísta.

Meng Hao apretó los dientes y finalmente decidió simplemente darse por vencido. "El Dao ... ¡El Dao está en Mi Corazón!" Rugió.

Los ojos del sacerdote daoísta brillaron y él se echó a reír. "Bueno muy bueno. Ahora por la segunda postura ".

Luego, levantó su mano izquierda y la sostuvo horizontalmente frente a la otra mano, para hacer el carácter 十.

"¡La Voluntad está en Mis Ojos!" Rugió. No importa cómo lo vieras, la posición horizontal de su mano izquierda hizo que sus ojos estuvieran completamente tapados.

Al no tener otra opción, Meng Hao siguió su ejemplo.



"¡Poseeré las montañas y los mares!", Gritó el sacerdote daoísta. Luego se agachó y saltó en el aire, pareciéndose mucho a una rana ...

Meng Hao se quedó boquiabierto con los ojos muy abiertos, pero finalmente apretó los dientes y siguió, saltando en el aire ...

"¡Encantamiento del ...Sello de ... los Cielos ... !" Al rondar en el aire, el sacerdote daoísta extendió ambas manos, lanzó la cabeza hacia atrás y rugió. Su voz resonó en todas direcciones, haciéndose claramente audible incluso para los cultivadores que habían rodeado la secta. Expresiones extrañas se hicieron visibles en todas sus caras.

En cuanto a Meng Hao, simplemente no tuvo el coraje de gritar las palabras "Encantamiento del Sello de los Cielos" tan fuerte. Sonriendo amargamente, los habló mucho más silenciosamente, y luego extendió los brazos. Toda la zona a su alrededor se llenó de ... nada. No hubo absolutamente ningún cambio.

"¡No está mal!", Dijo el sacerdote daoísta, complacido. "Sigue practicando esta magia durante los próximos dos meses. Confía en mí, es increíblemente poderosa, invencible en el Cielo y la Tierra. ¡Puede barrer cualquier cosa en las montañas y los mares, e incluso puede exterminar a los Paragones!"

Meng Hao no pudo pensar en nada que decir en respuesta.



"Está bien, eso va a servir por ahora. Sigues cultivando eso por tu cuenta, tengo algunas cosas de las que ocuparme ”. Con eso, el sacerdote daoísta agitó la manga y se dirigió hacia la montaña, desapareciendo rápidamente.

Meng Hao suspiró y se sentó con las piernas cruzadas. Frunciendo el ceño, comenzó a considerar qué otras opciones estaban disponibles para escapar de la persecución de la Alianza Dios Cielo, ya que este lugar ... no era una opción a largo plazo. El sacerdote daoísta estaba confundido, pero el Primer Patriarca de la Secta Noble Justa no lo estaba, y claramente no estaba dispuesto a dejarlo quedarse allí permanentemente.

Obviamente, el sacerdote daoísta había exigido enérgicamente tener incluso dos meses de tiempo.

"Bueno, eso está bien", pensó Meng Hao. "¡Eso será suficiente para que yo termine de curarme, y vuelva a mi cima!" Con los ojos brillando con frialdad, respiró hondo y luego comenzó a meditar para tratar sus heridas.

Antes de que pasara demasiado tiempo, se oía retumbar en la distancia, y un pilar de luz se disparó hacia el cielo. Dentro de esa luz estaba la sombra de una persona que aparentemente se teletransportaba a otro lugar. Meng Hao de inmediato abrió los ojos y miró por encima.

Se encontró mirando en dirección al portal de teletransportación de la Secta Noble Justa.

Sus ojos parpadearon por un momento antes de que una vez más comenzara a trabajar en sus heridas.
(Creen que se nos muera Meng hao por esta tecnica jaja, quizas luego revive??  )


Pasó más tiempo. Pronto, habían pasado diez días ... Durante esos diez días, Meng Hao ocasionalmente bajaba la montaña para observar a los discípulos de la Secta Noble Justa practicando la cultivación, donde podía sentir el flujo de qi del Reino de la Montaña y el Mar, como así como el aura noble, justa. Desafortunadamente, solo podía pasar la mitad de cada día trabajando para curar sus heridas. Las otras veces, el sacerdote daoísta lo arrastraba para cultivar algo-algo encatamiento del sello de los cielos.

Al principio, Meng Hao era demasiado educado para negarse. Sin embargo, llegó rápidamente al punto en que sentía que ya no podía soportarlo más. Afortunadamente, sin embargo, nada extraño sucedió como resultado de la práctica; No hay desgracia, no hay rayos, no hay combustión espontánea.

Aunque quería negarse, cada vez que pensaba en cómo el sacerdote daoísta se había enfrentado a todos los cultivadores en el cielo estrellado en su nombre, simplemente no podía decir nada. Así que él siguió adelante, aunque sin entusiasmo.

Pero un día, cuando bajó de la montaña, pasó por un valle cuando escuchó a dos discípulos hablando.

“El abuelo anciano Noble Ran se ha vuelto loco de nuevo ... Durante los últimos diez días, ha estado usando el portal de teletransportación al menos diez veces al día. Todo lo que hace es enviar algunas cosas al azar a lugares al azar. ¡¿Qué diablos está haciendo ?!"

“Cuesta unas cuantas piedras espirituales usar el portal de teletransportación, especialmente para enviar cosas al destino y regresar. Y él va a un lugar diferente cada vez ... "



"Bueno, no hay nada que puedas hacer al respecto ..." Los dos discípulos suspiraron.

Agitado, Meng Hao se apresuró hacia donde se encontraba el portal de teletransportación, donde vio al sacerdote daoísta entregando algunas piedras espirituales al discípulo a cargo. Aparentemente, se estaba preparando para teletransportar a algunas criaturas espirituales que fueron polimorfizadas en formas humanoides.

Sintiendo la presencia de Meng Hao, el sacerdote daoísta se giró. Tan pronto como vio a Meng Hao, se rió con ganas.

"Entonces, ¡es mi pequeño discípulo! Vamos, regresemos y practiquemos un poco más el Encantamiento del Sello de los Cielos." Dio un paso adelante, agarró el brazo de Meng Hao y luego aceleró de regreso hacia la cima de la montaña. Meng Hao no dijo nada en el camino, y cuando llegaron a la cima de la montaña, practicó el Encantamiento del Sello de los Cielos, con inusual seriedad. Realizó cada movimiento meticulosamente, e incluso gritó las palabras tan alto como fue posible.

Después de practicar durante unas horas, Meng Hao preguntó de repente: "Maestro, ¿por qué ha estado utilizando tanto el portal de teletransportación en los últimos días?"

"¿Por qué?", ​​Respondió el sacerdote daoísta, sonando sorprendido. “¡Por ti, por supuesto! Solía ​​decir que eras casi tan inteligente como yo en un buen día, chico, ¿cómo podrías ser tan tonto?



"Después de que hayan transcurrido los dos meses, necesitarás teletransportarte para salir de aquí. Dado que el portal de teletransportación está sellado, es imposible abandonar la Alianza Dios Cielo directamente. Sin embargo, todavía puede teletransportarse a las regiones que están cerca de las salidas. Sin embargo, hay demasiados métodos para interferir con un teletransportador, alguien puede incluso interrumpirlo cuando estás a mitad de camino.

“Por lo tanto, solo para estar seguro, estoy nublando un poco las aguas. Si activo el portal de teletransportación varias veces al día durante dos meses seguidos, las personas que lo buscan perderán gradualmente la paciencia. Luego, eventualmente puedes deslizarte a través."

El corazón de Meng Hao se estremeció cuando miró al sacerdote daoísta. Esta era una persona que nunca había conocido antes en su vida y, sin embargo, lo había conmovido repetidamente en los últimos días.

El mundo de la cultivación era un lugar frío en el que las personas luchaban y se enfrentaban constantemente entre sí; Era un mundo donde el perro comía perro. Sin embargo, cuanto más el mundo era así, más preciosos eran ciertos actos de belleza. Eran cosas inolvidables, cosas para ser grabadas en el corazón y nunca separadas.

Quizás había ciertas cualidades que permanecían en un cultivador sin importar a qué nivel practicaban el cultivo. Después de todo, al final, eran personas y no animales.

Meng Hao miró al sacerdote daoísta por un momento, luego juntó las manos y se inclinó profundamente.


En los días siguientes, ya no practicaba a medias. Él seguiría seriamente junto con el sacerdote daoísta en la práctica del Encantamiento del Sello de los Cielos. Estaba convencido de que no era realmente una magia daoísta, sino algo inventado por el sacerdote daoísta, un producto de su imaginación.

Finalmente, Meng Hao se enteró de que el sacerdote daoísta no siempre había sido así. Una vez, hace mucho tiempo, había dejado la secta solo para regresar gravemente herido, su amado pareja muerta y sus hijos perdidos por los estragos del tiempo. Regresó solo, sosteniendo nada más que un trozo de cuero negro del tamaño de una mano, después de lo cual cayó en coma.

Fue a partir de ese momento que ocasionalmente se volvió confuso. En cuanto a lo que le había pasado a su familia, nunca habló de ello. La secta hizo algunas investigaciones, pero nunca pudo encontrar ninguna pista.

Sin embargo, el sacerdote daoísta comenzó a sentarse solo de vez en cuando en la cima de la estatua en el pico de la montaña, mirando hacia el cielo, riendo con locura, delirante, lágrimas corriendo por su rostro.

A un mes de su tiempo en la secta, Meng Hao incluso vio que sucedía una vez. La luna brillaba en lo alto del cielo cuando el sacerdote daoísta se sentó sobre la estatua, riendo o ... tal vez llorando.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario