DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

domingo, 25 de noviembre de 2018

CSG Capítulo 145: Otra ganancia más

Capítulo 145: Otra ganancia más

"Jian Chen, te daré una última oportunidad; ven con nosotros obedientemente y en silencio, o te llevaremos por la fuerza. Si nos obliga a mostrar nuestra mano, entonces será difícil evitar una paliza”. El líder de los Mercenarios Leopardo Negro le dirigió una mirada de amenaza a Jian Chen, quien no dijo una sola palabra.

Jian Chen se rió entre dientes y reveló una sonrisa llena de desdén mientras hablaba: "Con solo tu fuerza de Maestro Santo Pico, no tienes las calificaciones para hablarme de esas cosas. Hoy veremos si puedes capturarme, o si todos y cada uno de ustedes morirán por mi mano, uno por uno." Mientras hablaba, un brillo nebuloso de Qi de Espada  comenzó a circular alrededor de su Espada de Viento Ligero. Inmediatamente después, la figura de Jian Chen se volvió borrosa mientras se dirigía hacia el grupo mercenario. En un instante, reapareció justo enfrente del mercenario de aspecto más débil, y giró su espada con una velocidad asombrosa.

"¡Estás buscando la muerte!"

"Mocoso, eres demasiado arrogante!"

Justo cuando Jian Chen comenzó a moverse, los otros miembros de los Mercenarios Leopardo Negro gritaron de rabia mientras cargaban contra él.

"Pch! Pch! Pch… .. ”

En el instante en que dieron un paso adelante, Jian Chen apuñaló las gargantas de tres mercenarios a la velocidad de un rayo. Como el ataque de Jian Chen fue tan repentino, los del nivel de Gran Santo Primario no tuvieron tiempo de reaccionar en absoluto. Así, la Espada de Viento Ligero perforó sus gargantas y terminó con sus vidas.

Sin ninguna vacilación, Jian Chen sacó su espada y comenzó a pelear con los Mercenarios Leopardo Negro en una intensa batalla. Aunque tenían la ventaja en números, la cantidad de enemigos que intentaban golpear a Jian Chen consistía en solo 7. El resto rodeaba a Jian Chen para que no tuviera forma de escapar. Al mismo tiempo, podrían saltar en cualquier momento para brindar asistencia si fuera necesario.

Entre los 7 mercenarios que luchaban contra Jian Chen, había 5 Maestros Santos y 2 Grandes Santos. La gente de los Mercenarios Leopardo Negro no era estúpida, sabían que una persona capaz de incurrir en la ira del clan Tianxiong no podría ser débil. Así, los 5 Maestros Santos lo atacaron al mismo tiempo.

Jian Chen, sin embargo, estaba manejando a los 5 Maestros Santos y los 2 Grandes Santos con facilidad. Anteriormente, cuando solo tenía la fuerza de un Gran Santo Medio, ya se había atrevido a enfrentarse a los muchos expertos Maestros Santos del clan Tianxiong. Obviamente, ahora que su fuerza ya había mejorado al nivel de Gran Santo Pico , no tendría ningún problema en combatir a estos mercenarios. Ahora estaba a solo un paso de alcanzar el nivel de Maestro Santo.

Aunque el aumento en el nivel de Medio a Gran Santo Pico fue pequeño, la fuerza de Jian Chen se multiplicó enormemente durante este período. Ahora que tenía los poderes deun Gran Santo Pico, los ataques simultáneos de los 5 Maestros Santos no fueron tan difíciles como su experiencia previa en Ciudad Despertar.

La espada de Jian Chen no tenía paralelo en la velocidad, atacando en todas direcciones como una ofensa y defensa a la increíblemente rápida velocidad de la luz. La Espada de Viento Ligero continuó chocando con las otras Armas Santas, causando que se escucharan sonidos metálicos. Después de cada colisión, la fuerte cantidad de Fuerza Santa de las armas se difundiría a través del área, causando que el polvo y el humo invadieran el aire.

La espada de Jian Chen comenzó a acelerarse aún más, ya que bloqueaba las otras Armas Santas. Luego brilló como un relámpago de plata, perforando las gargantas de los Grandes Santos.

"Charlie!"

"Cheng Buping!"

Al ver a dos personas morir frente a ellos, los Mercenarios Leopardo Negro soltaron gritos de dolor al perder a sus 2 Grandes Santos. Aquellos que tenían una gran relación con los que acababan de morir de inmediato rugieron de ira cuando atacaron a Jian Chen.

Jian Chen salio fuera del círculo que los Maestros Santos habían levantado y comenzó a luchar intensamente con los Grandes Santos. Después de unos pocos destellos de su espada, más mercenarios tuvieron sus gargantas y corazones perforados, y murieron también.

“¿Te atreves a matar a los miembros de nuestros Mercenarios Leopardo Negro? ¡Estás cortejando a la muerte, Jian Chen!” El líder del Leopardo Negro se puso furioso después de ver morir a tanta gente de las manos de Jian Chen, y se apresuró a apuñalar a Jian Chen con su larga lanza.

Casi como si tuviera ojos en la parte posterior de su cabeza, Jian Chen de repente se dio la vuelta y sacó su larga espada.

"¡Ding!"

El sonido del acero y el acero se escucharon cuando la Espada de Viento Ligera plateada y la larga lanza chocaron entre sí en el aire. Cuando los dos entraron en contacto, Jian Chen no dio un solo paso atrás; en cambio, pasó por delante de la lanza hacia el capitán, y con un destello de su espada, la Espada de Viento Ligero se clavó en la garganta del líder de los Mercenarios Leopardo Negro. Con un chapotear de sangre, la punta de la espada ensangrentada apareció en el otro lado de la garganta del hombre.

El líder de los mercenarios leopardo negro se puso rígido mientras miraba la espada en su garganta con incredulidad. Sus pupilas rodaron furiosamente mientras miraba a Jian Chen y hablaba con dificultad, "H ... ¿cómo podría ... yo ... cómo podría ... morir por tu ... mano?"

"¡Capitán!"

"¡Capitán!"

"Capitán Kargil!"

Al ver a su líder apuñalado en su garganta, las expresiones de todos los mercenarios cambiaron. Después de quedarse allí aturdidos por un rato, todos empezaron a gritar alarmados.

"¡Ha matado al capitán Kargil! Mis hermanos, vamos a vengar la muerte del capitán ... "

"Vengamos al capitán Kargil ..."

"¡Todos adelante, maten a este Jian Chen!"

Los mercenarios repentinamente se motivaron una vez más cuando atacaron a Jian Chen.

"¡Qué temerario!" Jian Chen se burló mientras sacaba su espada. La hoja brilló mientras cargaba hacia las personas más importantes, penetrando instantáneamente unas cuantas gargantas más.

La figura de Jian Chen brilló ágilmente a través de la multitud mientras apuñalaba a la gente con un salvaje abandono. Los mercenarios que luchaban contra él cayeron uno por uno mientras se enfrentaban a la espada extraordinariamente rápida de Jian Chen. Los que tenían la fuerza de un Gran Santo no tenían la capacidad de defenderse. Incluso los Maestros Santos no pudieron aguantar mucho tiempo.

En un breve momento, otros 10 mercenarios murieron por la espada de Jian Chen, dejando atrás a 2 Santos Maestros y 4 Grandes Santos.

Las 6 personas ya habían perdido su voluntad de luchar. Intercambiaron miradas mutuas, sabiendo que continuar en este camino terminaría con la muerte. El único camino que quedaba por recorrer era correr. Con este pensamiento, los 6 mercenarios se dispersaron de inmediato en 4 direcciones sin ninguna duda en un esfuerzo por escapar de Jian Chen.

Jian Chen se burló. Su mirada recorrió el área y finalmente aterrizó en un gran mercenario. Su cuerpo parpadeó ligeramente mientras perseguía al Gran Santo a una velocidad extrema. En cuanto a los otros 5 mercenarios, Jian Chen no les prestó atención.

El Gran Santo que había estado tratando de escapar de la persecución de Jian Chen fue bloqueado por él en un abrir y cerrar de ojos.

"¡Tú! ¡¿Qué vas a hacer ?! ”Al ver a Jian Chen aparecer justo frente a él, el rostro del mercenario se puso pálido cuando comenzó a temblar y sacó tímidamente su Arma Santa.

La Espada de Viento Ligero desapareció de la mano de Jian Chen cuando cruzó ambos brazos sobre su pecho. Mirando al mercenario que tenía cerca de su edad, dijo con indiferencia: "¿Deseas vivir?"

“¡Por ​​supuesto!” Respondió ese mercenario casi instantáneamente. Pero la pregunta se registró en su mente y su expresión se volvió esperanzada cuando preguntó con incredulidad: "¿Podría estar dispuesto a dejarme ir?"

"Dejarte ir no me hará mucha diferencia, y matarte tampoco tendrá sentido. Mientras cooperes conmigo y me digas lo que necesito saber, te dejaré ir."

Al escuchar a Jian Chen, el mercenario reveló una expresión alegre. "Está bien, siempre y cuando me dejes ir, definitivamente te contaré todo lo que sé sin ocultar una sola cosa".

Jian Chen asintió con la cabeza y dijo: "Déjame preguntarte, ¿qué método utiliza el clan Tianxiong para tratar conmigo y cómo me reconoció tu grupo?"

Sin dudarlo, el mercenario respondió de inmediato: “El Clan Tianxiong usó la Unión de Mercenarios para otorgar una recompensa de diez mil monedas de color púrpura. Al mismo tiempo, publicaron algunos de tus rasgos. Por eso te reconocimos de inmediato como la persona a la que el clan Tianxiong le había otorgado una gran recompensa en función de tu lucha con la Bestia Tortuga ".

Jian Chen frunció el ceño. El clan Tianxiong otorgando una recompensa tan alta a su captura estaba lejos de sus expectativas.

Después de algunas dudas, los ojos de Jian Chen se iluminaron mientras sonreía sombríamente, "Puedo dejarte ir ahora, pero debes hacer una tarea por mí".

"Que tarea? Mientras yo, Shu Kelin pueda encontrar una manera, definitivamente lo haré ”. Ese mercenario juró en un tono excepcionalmente decidido, muy probablemente con la esperanza de que Jian Chen le creyera.

“Cuando vuelvas a Ciudad Despertar, quiero que difundas la noticia en todas partes de que estoy en la Cordillera de las Bestias Mágicas. Quiero que todos sepan que estoy aquí, ¿entiendes? ”Jian Chen lo miró fijamente.

"Entendido, entiendo", aunque no sabía qué estaba haciendo Jian Chen, este mercenario le respondió de inmediato sin hacer preguntas. Tenía miedo de que si hacía enojar a Jian Chen, perdería su vida.

Jian Chen pensó por un segundo más antes de continuar: "Además, dígales que estoy gravemente herido, ¿entendido?"

"Lo tengo, lo tengo. No te preocupes, definitivamente les diré a todos lo que quieres que diga", respondió el mercenario apresuradamente.

Jian Chen asintió con la cabeza y agitó la mano, "Puedes irte".

Casi como si ese hombre hubiera recibido una amnistía, inmediatamente comenzó a correr tan rápido como pudo alejándose del área. Basado en su apariencia, parecía como si temiera que Jian Chen cambiara de opinión y le quitara la vida al final.

Jian Chen miró las docenas de cadáveres en el suelo y tomó sus cinturones espaciales. Caminando hacia un área limpia, comenzó a hacer un inventario de las cosas en cada Cinturón Espacial. Al final, hubo más de 100 núcleos de monstruos, varias docenas de monedas púrpuras, 300 monedas de oro y algunos otros elementos esenciales.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario