DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

viernes, 26 de octubre de 2018

PT Capítulo 1 - Prólogo



Traductor: Hokarou

Buenas a todos, de hoy en adelante les voy a traer esta novela del universo de Er Gen, la cual en mi opinión es la mejor que he leído hasta el momento; por su complejidad y por su historia. Espero que la disfruten. Intentare sacar más de 7 capítulos semanalmente.
  
  "Kacha…" 

  "Kacha… Kacha…" 

  Nadie podía no saber lo que ese sonido era. Era como si el sonido pudiera penetrar el cuerpo y atravesar el alma, haciendo que el cuerpo temblara en el frío ocasionado por la tormenta de nieve esa noche.

  El frío viento del norte chillaba a través de la nieve que bailaba con el viento, ocasionando que la línea que separaba la tierra del cielo de rompiera en un millón de pedazos, regándose en la tierra haciendo que la tierra y el cielo se volvieran uno mismo. Viéndolo desde la distancia, era como si el mundo fuera un lugar blanco y desolado.

  No era media noche, solo el crepúsculo, pero el cielo ya estaba oscuro como si fuera de noche. Daba un sentimiento pesado, como si estuviera aplastando contra tu pecho, cortando tu respiración. En esa llanura, una silueta gigante se podía ver. Era la silueta de una ciudad muy grande, como una bestia merodeando las llanuras.

  En el centro de la ciudad había un altar en forma de torre. Estaba construido en la forma de un heptágono, completamente negro, y era tan alto que llegaba a las nubes. Se mantenía silencioso e inmóvil incluso en medio de la tormenta de nieve. Cuando el viento pasaba por el altar, se escuchaba un sonido de quebraduras entre los sollozos del viento que viajaban a la distancia. Los sonidos cargaban el desenfreno de los antiguos, creando una armonía única.

  "¿Aún hay esperanza? ... ¿Aún la hay?" 

  Mascullados ásperos podían escucharse desde el altar, como si fuera uno con el viento, pero apenas era distinguible.

 “Si aún hay esperanza, ¿entonces donde esta? Y si ya no hay esperanza, ¿entonces por qué me dejas verla?” Como vuelto loco, el dueño de la voz rugió hacia el cielo como si estuviera vertiendo su corazón y su alma a ese grito.

 De pie, debajo del altar había un sin número de personas vistiendo con ropa hecha de paja. Se paraban silenciosamente, y si mirabas un poco más a la distancia, podías ver que el número de personas era mayor a varias decenas de miles. Hombres y mujeres reunidos densamente alrededor del altar. Podían estar inmóviles, pero se podía sentir el fanatismo que tenían hacia el altar, como si cualquiera de ellos pudiera sacrificar todo porque la persona en el altar hablara.

  La tormenta de hielo se volvió más intensa.

 “Si me has dejado verlo, entonces debe haber esperanza, ¿pero donde esta!?” Había una presencia de angustia y tristeza en la áspera voz en el altar, la voz duraba un largo tiempo.

 “Hoy es el día en el que el emperador regresa, el día en el que las puertas a Las Tres Tierras se abren, el día en que la tormenta de hielo llega, el día en el que todo fue creado. ¡Predigo el Día del Berserker una vez mas!” La intensidad de la voz era mas fuerte a causa de una habilidad desconocida, el color de las nubes en el cielo cambió. Un sin numero de copos de nieve se detuvieron en el aire e inmediatamente se regresaron por donde vinieron. Exclamaciones se amontonaban en un solo lugar, hacienda que el cielo y la tierra retumbaran.

  Ya no había nieve cayendo del cielo. Toda la nieve se junto para formar un dragón gigante. El dragón inmediatamente levanto su cabeza y soltó un rugido perforante en el momento que fue formado. Aquellos que lo escucharon sintieron su corazón temblando, como si el sonido los fuera a hacer pedazos.

  El dragón de nieve fue cubierto rápidamente por su propia sangre, convirtiéndose en un dragón sangriento. Soltó un chillido triste y voló hacia los cielos como una estrella fugaz como si quisiera atravesar el cielo y crear esperanza.

  Llego a las fronteras infinitas rápidamente y en medio de sus propios rugidos, el dragón se estrello contra una barrera invisible y sin forma. El cielo y la tierra temblaron, y los sonidos se esparcieron por todos lados. El dragón sangriento chillo una vez más y su cuerpo se hizo pedazos frente a todos.

  En el momento que casi se hacia pedazos completamente, decenas de miles de personas parándose en silencio bajo el altar hicieron sellos con las manos y mordieron sus lenguas, escupiendo bocanadas de sangre fresca.

  Como si guiada por algún tipo de energía, la sangre salió disparada como un océano de sangre hacia el dragón que se hacia pedazos para combinarse con él, dándole la oportunidad de recuperarse un poco de su antiguo estado, colando una vez más hacia el horizonte.

  Todos vieron al dragón volar de nuevo y mas alto, pero en ese mismo momento, el dragón tembló y soltó un rugido que viajo a través de decenas de miles de kilómetros, sin poder evitar hacerse pedazos esta vez. Se transformó en un sin número de copos de nieve sangrientos y cayo, creando un reino rojo en las llanuras.

  Pero, en el momento que el dragón se cayo a pedazos, hablo un sonido totalmente distinto a sus rugidos.

  "Muerte…" 

  "Muerte…" 

  En el centro de la cima del altar había un anciano vestido con una túnica morada sentado con las piernas cruzadas. La cara del anciano estaba cubierta de arrugas y puntos cafés. Mascullando, abrió los ojos, pero estos no tenían brillo; una clara señal de que él estaba ciego.

  Frente a el había una columna vertebral emitiendo un horripilante brillo blanco. En su mano derecha había una losa de piedra, la cual sostenía sobre la décimo tercera vertebra.

  Con su mirada vacía, miraba silenciosamente hacia el cielo. Después de un largo tiempo, dejo salir un largo suspiro.

  "Dile al Rey de Yu… que hice todo lo que pude…" 

  Mientras hablabasu mano derecha de movía encima de la extraña espalda de nuevo. Acariciaba la columna vertebral del animal con una losa de piedracreando sonidos chillantes que viajaban a través de la distancia. Miro hacia lo desolado y, junto con los sonidoshacía que uno sintiera la triste soledad y la debilidad del mismo. 

  "Como el anciano de la Gran Dinastía Yu, tú no puedes ver el mundo que yo veo…" 

  "Tú… no puedes ver…" 

  "Esperanza…" 


No hay comentarios.:

Publicar un comentario