DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

jueves, 13 de septiembre de 2018

LDK Capítulo 488 - ¡Bofetada en la Cara!

LDK Capítulo 488 - ¡Bofetada en la Cara!



Tang Wulin negó con la cabeza. "Probablemente, pero no sería bueno para mí, como maestro del alma, tomar un atajo".

Zhuo Shi apretó los labios, su expresión era pétrea. "Bien. Pero Wulin, no muerdas más de lo que puedas masticar. Especialmente cuando se trata de cultivar. No sé quién es tu tío maestro, pero no necesitas tomar sus palabras demasiado en serio. Herrería es la más difícil de las cuatro profesiones principales. La diferencia se vuelve aún más evidente cuando llegas a los rangos posteriores. Es por eso que solo hay un herrero divino en el mundo en este momento. Debe enfocarse en establecer una fundación firme. No pongas demasiada fe en los elogios que otros te dan. ¿Entendido?"


"Sí". Tang Wulin no se atrevió a decir nada más al rostro disgustado de Zhuo Shi.


De repente, sonó una carcajada. "¡Zhuo Shi, viejo tonto! ¡He llegado! "Entró Feng Wuyu.


Tang Wulin no perdió tiempo en ponerse de pie e inclinarse. "Maestro."


Feng Wuyu lo rechazó. "¡Apestoso mocoso! Deberías haberme visitado primero cuando regresaste en lugar de este nido para los viejos locos. ¿Qué puede enseñarte un tonto desorientado como ése?"




Un fuerte golpe. Tang Wulin giró su cabeza hacia la dirección del sonido, sus ojos se agrandaron en la pequeña abolladura en la mesa debajo de la palma de Zhuo Shi. "¡Eres un bastardo loco! ¿Intentas empezar mierda? ¿Cómo estoy desorientado? Es mejor que cuides tu boca frente a mi gran discípulo. ¡No te atrevas a molestarme o te patearé el culo fuera de aquí! "

Feng Wuyu resopló. "No necesitas hacer una mierda conmigo. Dime, ¿sabes quién es el tío maestro de Wulin?"


Zhuo Shi frunció el ceño. "¿Cómo sabría quién es su tío maestro? Probablemente solo uno de tus hermanos mayores. Espera, ¿tienes alguno? "


"No. De hecho, el tío-maestro de Wulin es una generación más joven que nosotros ".


"Entonces, ¿estaba equivocado? Un niño talentoso como Wulin no necesita elogios excesivos. Golpearé el culo de ese tipo si está desviando a Wulin. Ahora basta con esta farsa. Si no tienes nada importante que decir o hacer, entonces vete. Estoy perdiendo mi apetito simplemente mirándote ", dijo Zhuo Shi, con la boca torcida en una mueca.


Feng Wuyu sonrió. "Me iré cuando quiera irme. Justo después de darte una buena bofetada en la cara. Por cierto, Wulin tiene otro maestro también. Su nombre es Mu Chen. Usted lo conoce, ¿verdad?" 

Dio un paso adelante, sin pestañear ante la irritación de Zhuo Shi. "Era el presidente de la rama de la Asociación de Herreros de Mar del Este y un herrero Santo de octavo rango. Él tiene un hermano mayor que es el tío-maestro del que hablaba Wulin. Hmm. Si mal no recuerdo, su nombre era Zhen Hua o algo así. ¿Verdad, Wulin?"



Tang Wulin miró a su maestro, luego a su gran maestro. No se atrevió a pronunciar una palabra.

"¿Y qué hay de este Zhen Hua, él es so-" Los ojos de Zhuo Shi se abrieron de par en par, su respiración irregular. Zhen Hua?  Herrero 
Divino Zhen Hua? Si se trata de Zhen Hua, ¿quién más podría juzgar a un herrero mejor que él?

Feng Wuyu se palmeó las mejillas, sintiendo el tirón hacia arriba de sus labios, los músculos formando sus mejillas. "¡Oh! Ahora eso se siente bien. ¿Qué hay de tu cara, viejo Zhuo? ¿Duele?"


"¡Jódete!", Gritó Zhuo Shi, enviando un puñetazo a Feng Wuyu.


Feng Wuyu se rió entre dientes, atrapando el puño en su mano sin esfuerzo. Los dos comenzaron a pelear en el acto, lanzando golpes de un lado a otro.


Tang Wulin hacía mucho tiempo que había retrocedido a una distancia más segura. Pero un niño ante ellos, no se atrevió a intervenir en una pelea entre Titulados Douluos. Incluso Shen Yi y Wu Zhangkong se habían retirado.


"Aquí vamos otra vez", suspiró Shen Yi. "Juro que no podemos pasar más de una semana sin que peleen".




Wu Zhangkong le hizo señas a Tang Wulin para que lo acompañara. "Terminarán pronto. Haga algo de ejercicio mientras tanto. Da un paseo. Simplemente no vayas demasiado lejos y no ingreses a ninguna zona prohibida ".

Tang Wulin se volvió hacia Wu Zhangkong, con un puchero en los labios y una pizca de sabor lastimoso. "Pero Maestro Wu, todavía no he terminado de comer".


Wu Zhangkong le lanzó una mirada oscura. "Guardaré algo para que comas más tarde esta noche. Isla del Dios del Mar ya está teniendo dificultades para acomodar su estómago ".


Cada artículo de comida en la isla era un manjar elegido a dedo. Incluso Zhen Hua estaría satisfecho con la comida aquí. Pero no Tang Wulin. Su apetito era monstruoso. La isla tenía suministros suficientes para acomodar fácilmente a un residente más, pero agregar un Tang Wulin era una historia completamente diferente. Solo él podía comer por más de diez personas.


Tang Wulin salió de la casa con resignación. El cielo estaba pintado de rojo y anaranjado, el atardecer se estaba asentando. Inhaló profundamente, disfrutando del sabor del aire limpio y fresco. Este lo llenó de vigor. Había comido hasta la mitad, lo suficiente para no sentir el roce del hambre.




Dio un paseo alrededor de la isla, en dirección a las áreas de vegetación más densas y espesas. Cuanto más fuerte era el abrazo de la naturaleza, más a gusto se sentía.

El tío maestro dijo que la forma más eficiente de cultivar era rodearme de todo este verde. Debería haber muchos lugares así en Isla del Dios del Mar.


Hizo una pausa por un segundo. Me gusta este lugar. No está mal. Ah, y allá también está bastante bien.


En medio de su deambular, Tang Wulin se había adentrado en la isla. Aunque la tierra en sí misma no se extendía desde que estaba dentro de un lago, la vegetación espesa y antigua dificultaba su desplazamiento.


Mientras caminaba hacia adelante, Tang Wulin se encontró con varias áreas prohibidas, esquivandolas como un animal corriendo. Él no se atrevió a entrometerse. Esta era la Isla del Dios del Mar


La risa como el tintineo de las campanas. Antes de darse cuenta, sus pies lo llevaron hacia la fuente de la voz familiar. Después de apartar una rama que obstruía su vista, se quedó sin aliento, sorprendido por el acantilado frente a él, de más de veinte metros de altura. Dos gruesas vides colgaban de este, un columpio improvisado en la parte inferior.




En el columpio se sentaba un joven apuesto, con la túnica apretada, su postura impecable. Parecía tener unos veintitantos años, y por lo que Tang Wulin podía discernir, llevó un suave toque a su mirada. Tang Wulin no lo reconoció. Tampoco percibió un atisbo de poder en el hombre, y pensó que podría ser una persona común.

La mirada de Tang Wulin se movió, y parpadeó cuando finalmente registró al otro extraño. Una mujer que se sentó en el regazo del hombre. Ella tenía sus brazos alrededor de su cuello mientras se apoyaba en su hombro, una cálida sonrisa en sus labios. Ella fue la fuente de la risa.


A pesar de la falta de brisa u otra fuerza externa, el columpio se balanceó suavemente de un lado a otro. Una verdadera pareja de cuento de hadas.


Tang Wulin tragó saliva, aturdido. Él no sabía la identidad del hombre, pero la mujer era alguien que nunca olvidaría. La Espíritu Santo Douluo Yali! ¡Una mujer respetada incluso por su tío maestro!


En ese momento, el columpio se detuvo. El hombre le sonrió a Yali. "Parece que tenemos un visitante joven. Él parece sorprendido. Vámonos."



Yali se sonrojó furiosamente mientras miraba a Tang Wulin. Agitó su mano y desapareció con el hombre en un destello de luz.


El columpio se tambaleó desde su abrupta desaparición. Si no fuera por eso, Tang Wulin habría pensado que sus ojos le habían estado jugando una mala pasada. Todavía no podía creer lo que acababa de ver. ¡La ilustre Espíritu Santo Douluo se había sentado en el regazo de un hombre, riendo como una colegiala inocente!


Tang Wulin tragó saliva. Inmediatamente giró sobre sus talones hacia la casa de Zhuo Shi. Sintió que acaba de ver algo que no debería.


Pero justo cuando caminaba, vio el cabello plateado y un cepillo rojo. ¿No es esa la chica de antes?


La hora del crepúsculo no hizo nada para ocultar su belleza. De hecho, ella brillaba más brillantemente que nunca.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario