DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

jueves, 27 de septiembre de 2018

ISSTH Capítulo 1124: ¡Por el Verdadero Dao!

ISSTH Capítulo 1124: ¡Por el Verdadero Dao!



Casi al mismo tiempo que Meng Hao ingresó a la Tercera Nación, el hombre de mediana edad con túnica imperial que estaba sentado con las piernas cruzadas en la Montaña del Aura Nacional de la Tercera Nación estaba mirando una bola de cristal que flotaba frente a él.

La luz se arremolinaba dentro de la bola de cristal, y aparentemente, todo un mundo existía aislado en ella. Si miras detenidamente, serás capaz de decir que dentro de ese mundo aislado hay tres personas. Estaban gritando, y aparentemente deseaban poder salir del mundo, pero no pudieron.

Si Meng Hao estuviera allí para verlos, se sorprendería increíblemente, tal vez incluso sentiría su cuero cabelludo entumecido. Eso fue porque ... él conocía a dos de ellos!

Uno era el difunto Hong Bin, y el otro ... ¡era el décimo cultivador del Escalón Hai Dongqing!

En cuanto a la tercera persona, era fácil imaginar quién podría ser. Como era de esperar, fue el cultivador del Escalón de la Segunda Nación, que había muerto por las manos de Dao-Cielo.




Aunque esas tres personas ya estaban muertas, sus almas parecían estar selladas dentro de esa bola de cristal. ¡Qué situación tan extraña!

De repente, el hombre de la túnica imperial abrió los ojos, y una misteriosa luz se podía ver brillando dentro de ellos. Lentamente se volvió para mirar en la dirección de la frontera entre la Tercera y la Cuarta Naciones. En el mismo momento, Meng Hao ingresó a la Tercera Nación.


La base de cultivo de este hombre no era increíblemente alta, y él ni siquiera estaba en el Reino Inmortal. Sin embargo, tenía una extraña aura flotando a su alrededor que lo hacía parecer completamente misterioso y enigmático.


Al mismo tiempo que abrió los ojos, numerosas figuras aparecieron a su alrededor, ya sea de pie en el pico de montaña o flotando sobre él. Todos ellos vestían túnicas negras, con capuchas que cubrían sus cabezas, lo que les impedía ver sus rostros. Sin embargo, todas esas figuras emanaron las ondas del Reino Antiguo.


Por supuesto, los cultivadores del Reino Azotado por el Viento eran incapaces de abrirse paso hasta el Reino Inmortal, y mucho menos el Reino Antiguo. Y, sin embargo, aquí había varios poderosos expertos del Reino Antiguo. Además, entre los expertos con túnicas negras había dos o tres cuyas ondas de base de cultivo eran más fuertes que las otras, lo que indica que eran comparables a los Ancianos de varias sectas y clanes del Reino de la Montaña y el Mar, con diez o más lámparas del alma extinguidas.




Todos ellos se quedaron allí silenciosamente, esperando las órdenes del hombre de las túnicas imperiales.

En cuanto a ese mismo hombre, su expresión era la misma de siempre mientras agitaba su mano derecha, causando que numerosas imágenes parpadeantes aparecieran frente a él. Una de esas imágenes representa a Meng Hao ingresando a la Tercera Nación.

Miró pensativamente mientras Meng Hao tosía sangre, su cuerpo se marchitaba. Los ojos del hombre parpadearon.

"¿Se ocuparon de la chica?", Preguntó de repente.

"Enviamos gente a matarla", dijo uno de los cultivadores con túnica negra, su voz ronca, como la de un viejo. "Desafortunadamente, ella es muy astuta, y ha logrado evadirlos hasta ahora. Sigue viva."

"Ella es una variable peligrosa", dijo el hombre de la túnica imperial. "Ve y encárgate tú mismo, solo para estar seguro. El tiempo se está consumiendo, ¡así que haz que suceda rápidamente! "

"¡Por el verdadero Dao!", Dijo el hombre vestido de negro con seriedad, tomando las manos y haciendo una reverencia.




"¡Por el verdadero Dao!", Respondió el hombre con túnica imperial.

"¡Por el verdadero Dao!", El resto de los hombres vestidos de negro cantaron fervientemente al unísono, bajando la cabeza.


"En cuanto a Meng Hao ... no cuenta para nada, más o menos lo mismo que Dao-Cielo. Son hormigas en un laberinto, nada más. Ignórenlos. Si el se atreven a venir a la Montaña  del Aura 
Nacional, entonces, como Dao-Cielo, huirá asustado y nunca se atreverá a volver a poner un pie en la Tercera Nación. Deberíamos enredarnos con el Escalón solo si es necesario, así que déjalos en paz. Nos serán útiles más tarde. Pronto, cuando dejemos esta montaña, entonces ... ¡lograremos nuestro gran plan! "El hombre sonrió, miró la bola de cristal por un largo momento, y luego cerró los ojos.

Los hombres vestidos de negro guardaron silencio. Después de tomarse de las manos y hacer una reverencia, se dispersaron lentamente, cada uno dirigiéndose en una dirección diferente.


En la cueva del Inmortal en la Tercera Nación, el corazón de Meng Hao tembló mientras miraba la máscara de color sangre. Luego miró hacia el suelo. Con los ojos parpadeando, envió un poco de sentido divino a la tierra. Después de un momento, frunció el ceño. Su sentido divino no fue capaz de localizar nada inusual.


Sin embargo, por la forma en que el mastín luchaba por despertar, podía decir que su sed intensa estaba aumentando. Meng Hao nunca antes había percibido algo así del mastín.




Era como si, para saciar esa sed, el mastín no solo despertara, sino que lo hiciera en un estado transfigurado. Sería diferente que antes, después de haber sufrido una transformación drástica.

"¿Qué está exactamente oculto allí abajo?", Pensó. En lugar de hacer algo precipitado, quitó la máscara de color sangre, cerró los ojos y continuó meditando para sanar sus heridas.


Con píldoras medicinales y su estrato Eterno, se recuperó rápidamente. Después de solo tres días, abrió los ojos y brilló con una luz brillante.


"Estoy un sesenta por ciento recuperado ..." murmuró. "A partir de ahora, mi recuperación se ralentizará de forma natural". Durante los tres días que pasó recuperándose, la sed del mastín se hizo más fuerte.


Dio una palmada a su bolsa de tenencia, y el loro y la jalea de carne volaron. Miraron a su alrededor nerviosos por un momento pero, al no ver ningún peligro, soltaron suspiros de alivio.


"No se preocupen, Dao-Cielo no nos está persiguiendo", dijo Meng Hao con un bufido frío. A veces, el loro y la jalea de carne actuaban sin miedo frente a la muerte. En otras ocasiones, parecían unos cobardes increíbles. Todo fue un gran dolor de cabeza para Meng Hao. Simplemente no podía creer que no estaban conscientes de la batalla que había tenido lugar con Dao-Cielo. Incluso había considerado invocarlos directamente.




Sin embargo, durante el fragor de la batalla, ambos habían estado jugando al muerto.

"Oye, no puedes culpar a Lord Quinto por esto", dijo el loro con una sonrisa de risa. "Teniendo en cuenta el nivel de habilidad de Lord Quinto, una sola mirada y unas pocas respiraciones de tiempo serían todo lo que necesitó para borrar a Dao-Cielo miles de veces. El problema fue que realmente estaba en la siesta en ese momento. Jajaja."


"Lord Tercero no está de acuerdo," dijo la jalea de carne solemnemente. "¡Lord Tercero cree que necesitas práctica! Para ser verdaderamente fuerte, ¡necesitas más y más experiencia! ¡Lord Tercero nunca te ayudará a menos que sea total y absolutamente necesario!"


Escuchar la jalea de carne decir algo como esto hizo que Meng Hao lo mirara conmocionado. 

Históricamente, la jalea de carne siempre copiaba el loro. No fue solo Meng Hao quien se sorprendió; el loro también estaba aturdido.

"¿Ustedes dos tuvieron una discusión?" Preguntó Meng Hao con curiosidad.


El loro se aclaró la garganta, luego miró amenazante a la jalea de carne.





"Viejo Tercero esta realmente en lo correcto", dijo, poniendo un aire de superioridad. "Parece que no hay necesidad de que Lord Quinto te oculte la verdad. Es verdad. A menos que haya una crisis extremadamente mortal, no haremos nada para ayudarte ".

"¡Así es!", Gritó la jalea de carne. "Lord Tercero y este pájaro malvado se metieron en una discusión. Maldita paloma. ¡De aquí en adelante, nuestras diferencias son irreconciliables!"


"¡Que acabas de decir! ¡TE RETO a que lo vuelvas a decir! ", Graznó el loro, con las plumas 

erizadas.

"Lo diré de nuevo", rugió la jalea de carne, mirando al loro. "¡Incluso lo diré tres veces!"


Meng Hao sintió un dolor de cabeza al instante. Al ver que los dos estaban a punto de comenzar a discutir, él espetó, "¡Basta! Si quieren discutir, puedes hacerlo dentro de la bolsa de tenencia. Loro, mire a su alrededor y vea si puede ver algo extraño sobre este lugar. Jalea de carne, también puedes ver. Hay algo aquí, hay ... algunos matones! "


Al principio, la jalea de carne parecía desdeñosa, pero tan pronto como escuchó hablar de los matones, sus ojos brillaron intensamente. Miró de cerca al suelo, y de repente se quedó sin aliento.




"¡Realmente hay matones! Muchos matones !! "

El loro miró por encima, y ​​su expresión parpadeó con incredulidad.


"Formación de Partida Celestial Impulsada de Sangre Desolada !!
(puto nombre más largo xD)


"Esa es una antigua formación de hechizo malvado, y sin embargo la gente hoy en día aún puede usarla. Opera con sacrificios, pero ofrecer sacrificios aquí ... ¡esto es imposible!"


Los ojos de Meng Hao brillaron, y envió su sentido divino para fundirse con el loro y la jalea de carne. En ese instante, su mente tembló, y de repente vio numerosas imágenes. En el fondo de la tierra, muy, muy abajo, ¡se extendía una necrópolis!


La necrópolis era enorme, y presentaba noventa y nueve pozos gigantes de sangre hirviendo. La sangre hirviendo desprendía una neblina de color sangre que se arremolinaba en el aire.


Sentados con las piernas cruzadas al lado de cada uno de los noventa y nueve pozos de sangre había innumerables cultivadores. Sus bases de cultivo no eran muy avanzadas, y tan flacos que parecían bolsas de huesos. Estaban parados al lado de los fosos, expresiones fanáticas en sus caras mientras cortaban sus brazos con cuchillos y vertían la sangre en los pozos.




Poco a poco, el sonido del canto se escuchó, llenando la necrópolis.

Más profundamente en la necrópolis había docenas de figuras vestidas de negro, sentadas con las piernas cruzadas en meditación. Parecían estar de guardia. Debido a que estaban protegidos por lo que parecía ser una formación de hechizo, Meng Hao no podía distinguir el nivel de sus bases de cultivo.


Lo más sorprendente de todo fue que en el fondo de cada uno de los noventa y nueve pozos de sangre había un cultivador, sentado allí con las piernas cruzadas. Había noventa y nueve de ellos, uno para cada pozo, y considerando que estaban sumergidos en sangre, si no fuera por el hecho de que Meng Hao estaba usando una técnica de visión especial, él no podría verlos.


Meng Hao reconoció a uno de esos cultivadores. ¡No era otro que ... el viejo de la Novena Nación, Jian Daozi!


Meng Hao comenzó a jadear. Con la ayuda del loro y la jalea de carne, su visión penetró en los pozos de sangre. Lo que vio fue que los pozos en realidad tenían forma de embudo, y si mirabas de cerca, había agujeros en la parte inferior.


Debajo de esos agujeros, y debajo de los noventa y nueve pozos de sangre, había un túnel que conducía a otra parte de la necrópolis.


Era mucho más pequeño que la necrópolis principal, casi como una cámara secreta conectada a la estructura más grande de arriba. ¡Ambas estructuras juntas casi parecían una botella de calabaza invertida!




Dentro de esa cámara secreta había varias estatuas que se asemejaban a criaturas espirituales, incluyendo una tortuga, una grulla e incluso un murciélago.

Las estatuas estaban conectadas por un rayo de luz que las unía, formando un círculo. En el centro de ese gran círculo, en el centro mismo de la cámara secreta, había un bloque de hielo de color sangre.


Ese bloque de hielo color sangre contenía algo sellado dentro de él ... ¡un murciélago de color sangre!


¡Ese murciélago se veía igual en todos los aspectos que la estatua del murciélago entre el grupo de estatuas que los rodeaban!


Actualmente, el bloque de hielo se estaba derritiendo, y mientras lo hizo, un Qi de sangre se elevó hacia el túnel de arriba, ¡para ser absorbido por los noventa y nueve agujeros!


"¿Qué es todo esto?", Pensó Meng Hao, con el rostro parpadeando. Cuando miró el bloque de hielo de color sangre, inmediatamente sintió un aura maligna golpeando sin límites contra él. Aunque solo lo estaba mirando con sentido divino, y estaba separado de él por el loro y la jalea de carne, aún podía sentirlo. Era una maldad lleno de locura y poder aterrador.


Definitivamente fue ... algo que los cultivadores no pudieron controlar. Era como algo que excedía las leyes naturales del Cielo y la Tierra, e incluso la de la Esencia.


"Eso es ... un espíritu renegado ..." el loro murmuró.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario