DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

miércoles, 26 de septiembre de 2018

ISSTH Capítulo 1116: ¡Una Reunión en la Sexta Nación!

ISSTH Capítulo 1116: ¡Una Reunión en la Sexta Nación!



"Dao Fang ...", pensó. "¡Una vez que abandone el Reino azotado por el viento y regrese a casa, definitivamente voy a regresar a los antiguos lagos del Dao!" Los ojos de Meng Hao brillaron pensativamente, y luego el brillo intimidante en sus ojos desapareció. Volvió a mirar a Yuwen Jian y sonrió enigmáticamente.

¿Cómo no haberse dado cuenta de que Yuwen Jian podría haber alcanzado la iluminación mucho antes y haber arrastrado las cosas intencionalmente? Claramente, él había estado planeando algo. Aunque el uso del hacha por parte de Meng Hao parecía completamente espontáneo, en realidad fue diseñado como una advertencia para Yuwen Jian.


Al ver la sonrisa de Meng Hao, Yuwen Jian se sintió aún más culpable. Aclarándose la garganta, golpeó heroicamente su pecho y dijo: "Hermano Meng Hao, usted es verdaderamente valiente y extraordinario. Jajaja. Los tres matones contratados de Dao-Cielo eran increíblemente poderosos. Pero frente a ti, eran como payasos contratados. ¡Los aplastó como hierbas! ¡Definitivamente estás destinado a ser el número uno en el Escalón del Reino de la Montaña y el Mar! ". Aunque las palabras de Yuwen Jian eran descaradamente graciosas, su expresión era muy sincera, como si cada palabra se dijera desde lo más profundo de su corazón. [1. Hay algo de juego de palabras en este pasaje que no se traduce bien. Literalmente él dice, "esas tres patas de perro (matones contratados / secuaces) de Dao-Cielo eran todas poderosas, pero para ti eran como perros de tierra (perros callejeros / grillos mole)"]


"Bien dicho, bien dicho", respondió Meng Hao, riendo entre dientes. Luego miró fijamente a Yuwen Jian. "Sin embargo, compañera Daoista Yuwen Jian, todavía necesitas devolver el Sello del Mundo que te presté".




La sonrisa de Yuwen Jian se puso rígida, y su mente dio vueltas con cientos de ideas. Sin embargo, cuando vio la mirada en los ojos de Meng Hao, su corazón comenzó a latir con fuerza, y una vez más pensó en las implicaciones de que Meng Hao fuera recompensado por matar a un cultivador del Escalón.

"¡Maldición!", Pensó. "Las recompensas del Reino Azotado por el Viento esta vez nos están animando a masacrarnos ... No puedo provocar este gafe, de lo contrario me encontraré en una crisis mortal". Habiendo llegado a este punto en su línea de pensamiento, Yuwen Jian produjo sin vacilaciones el Sello del Mundo y lo envió de vuelta a Meng Hao.


Meng Hao lo agarró y lo guardó. Sonriendo tan ampliamente como siempre, no dijo una sola palabra sobre el Sello del Mundo de la Séptima Nación. Yuwen Jian se había retirado intencionalmente de la pelea y había estado tramando todo el tiempo. Si, en cambio, se hubiese unido para luchar contra Hai Qingdong y los demás, entonces Meng Hao naturalmente se habría abstenido de mantener codiciosamente el Sello del Mundo.


Sin embargo, como Yuwen Jian había planeado algo claramente, Meng Hao no se sentía culpable por haber volteado las tablas.


Yuwen Jian sonrió con ironía. Aunque era un cultivador del cuerpo, el hecho de que no solo era miembro del Escalón, sino que también había logrado mantener su lugar en él durante tanto tiempo, y al mismo tiempo logró alcanzar un nivel tan alto de cultivo del cuerpo, demostró que no era tonto. Podría no ser considerado un genio, era bastante hábil en maquinar.




Era obvio incluso para él que Meng Hao había visto a través de su plan, y había usado el hacha como advertencia. No devolver el Sello del Mundo de la Séptima Nación fue un castigo adicional.

"Bueno, está bien", pensó. "Dado que el Reino Azotado por el Viento parece alentarnos a los cultivadores del Escalón a acabarse entre sí, esos Sellos del Mundo son como bengalas de señales. 

Mientras más tenga, más probabilidades habrá de que lo maten y lo roben. Como no tengo Sello del Mundo, siempre que tenga cuidado, en realidad estaré mucho más seguro ".

Yuwen Jian ahora se sentía mucho más seguro, así que se tomó de las manos y se inclinó ante Meng Hao. Retrocediendo unos pasos al mismo tiempo, sonrió y dijo: "Hermano Meng Hao, se está haciendo tarde. Mi lugar es un desastre en este momento, así que no te retendré más. Cuídate a ti mismo en tu camino de regreso, hermano, y cuando tengas la oportunidad ven a visitar de nuevo ".


Meng Hao lo miró, y Yuwen Jian al instante se preparó para que algo malo sucediera. Sin embargo, después de un momento, Meng Hao se limitó a sonreír, agitó su manga, y se giró para partir.


Fue en este momento, sin embargo, que un haz de luz surgió repentinamente del templo central. Se estaba expandiendo rápidamente, extendiéndose para llenar todo el Reino Azotado por el Viento.




Sorprendentemente, esta luz era como la luz de momentos antes ... ¡tenía 30,000 metros de ancho!

El enorme pilar de luz se disparó hacia los Cielos, causando sonidos de retumbar sin parar. El cielo se sacudió e innumerables ondas se expandieron, llenando todo el cielo. Los ojos de Meng Hao se abrieron de par en par, y la cara de Yuwen Jian cayó.


Cuando el haz de luz irrumpió en el mundo de montañas y estatuas, la más alta de las montañas, la que ahora era una estatua de Meng Hao, se nubló repentinamente cuando una imagen fantasma apareció junto a ella. ¡La imagen se solidificó en una segunda estatua!



Esa segunda estatua representaba a un joven con intenciones asesinas. Emitió una presión increíble que causó que Meng Hao jadeara. Sorprendentemente, ¡esa estatua tenía una cabeza en la mano!


Esa cabeza irradiaba helada frialdad, a pesar de estar muerta.


"¡Dao-Cielo!" Exclamó Yuwen Jian. "¡Ese es el cultivador del Escalón de la Primera Montaña! ¡¡La cabeza en la mano ... es la cabeza del cultivador del Escalón de la Segunda Montaña !! "Su rostro estaba agotado de sangre. Sabía muy bien que Dao-Cielo había tomado el sello del mundo de la Segunda Nación de ese cultivador, que había logrado huir.




Había llegado previamente a la conclusión de que la falta de un sello del mundo lo pondría en mucho menos peligro. Él nunca había imaginado que después de que pasaran unas pocas respiraciones, su línea de razonamiento sería volcada. ¡El cultivador del Escalón de la Segunda Montaña ya había muerto, anunciando el comienzo de lo que sin duda sería una serie de batallas sangrientas y caóticas!

No importaba si tenía o no un Sello del Mundo, ¡todavía estaba en un peligro increíble!

Luego, esa voz fría y despiadada hizo eco a través del Reino Azotado por el Viento.

"¡La recompensa ... es un tesoro antiguo! ! Mayal Inmortal de la Montaña Elevada! "

Todos los cultivadores del Escalón se sacudieron al instante. Los eventos se desarrollaban muy rápido. ¡Primero Hai Qingdong fue asesinado, y luego, momentos después, Dao-Cielo cazó y mató a otra persona!

¡Además, la recompensa era otro tesoro Antiguo!




Meng Hao miró el mundo de arriba, y la estatua de Dao-Cielo. Sus ojos comenzaron a brillar con una luz intimidante. A pesar de que no estaba seguro de cuán fuerte era Dao-Cielo comparado con Hai Qingdong, por lo que podía sentir, era increíblemente poderoso.

"Dao-Cielo ...", pensó, con los ojos brillantes.



Justo cuando estaba a punto de irse, Yuwen Jian de repente voló por los aires y gritó: "¡Hermano Meng Hao! ¡Jajaja! Mira, se está haciendo bastante tarde, no hay necesidad de apresurarse. ¡¿Por qué no te quedas unos días ?! "


Yuwen Jian estaba asustado, ¿cómo podría permitir que Meng Hao se fuera tan fácilmente? Si Meng Hao se quedaba atrás, entonces habría dos de ellos para luchar contra Dao-Cielo si venía a buscarlos.


Meng Hao lo ignoró y estaba a punto de correr hacia la distancia cuando Yuwen Jian, con sus pensamientos acelerados, apretó los dientes y luego soltó: "Meng Hao, sé de una manera de que obtengas el Sello del Mundo de la Sexta Nación sin siquiera levantar tu dedo meñique!"


Meng Hao se detuvo y miró a Yuwen Jian.




Al ver que Meng Hao se había detenido, Yuwen Jian rápidamente explicó: "Escucha, Meng Hao. De los nueve Sellos del Mundo, Dao-Cielo ahora tiene tres, y usted tiene cuatro. Los otros dos son los pertenecientes a la Tercera Nación y la Sexta Nación, respectivamente. El cultivador del Escalón en la Sexta Nación es ese chico Hong Bin. Pasamos por situaciones peligrosas juntos y nos hicimos amigos. ¿Qué tal si te llevo a la Sexta Nación y lo convenzo de que te dé el Sello del Mundo? [2. El nombre de Hong Bin en chino es 洪斌 hóng bīn. Hong es un apellido que también significa "grande" o "grandioso". Bin significa "refinado"] "declaró, palmeando su pecho.

"De esta forma, tendrás cinco Sellos del Mundo, ¡y definitivamente tendrás la ventaja!


"¡Mientras no tengas miedo de Dao-Cielo, entonces el Sello del Mundo de la Sexta Nación es tuyo!"


Meng Hao lo miró fríamente. No confiaba mucho en Yuwen Jian; aunque no se habían conocido por mucho tiempo, tuvo la sensación de que Yuwen Jian era tan poco confiable como el Patriarca Confianza.


"No confío en ti", dijo Meng Hao lentamente.




Pareciendo insultado y un poco enojado, Yuwen Jian dijo: "Hermano Meng Hao, realmente me duele oírte decir eso. ¿Sabes qué tipo de persona soy? Soy como el carácter de 'jian 坚' en mi nombre. ¡Soy firme en conducta, firme en palabra, firme en acción, firme en todo! "

Inmóvil, Meng Hao respondió fríamente, "Me dijiste que mataste a Hai Qingdong una vez".


Yuwen Jian no pareció avergonzarse por eso. Riendo de todo corazón, dijo, "Hermano Meng Hao, he estado queriendo reformar algunos de mis malos hábitos por un tiempo. Me las arreglé para parecer un tonto frente a ti, hermano. ¡Definitivamente voy a hacer algunos cambios!"


"Tu iluminación antes fue demasiado lenta", dijo Meng Hao.


"¡Jajaja! Hermano Meng Hao, no hay necesidad de salir de su camino para darme la cara. No fui lento, solo estaba distraído. Por eso, debo disculparme. A partir de ahora, ¡definitivamente ya no voy a soñar despierto! "


Meng Hao no estaba seguro de si reír o llorar. Miró detenidamente a Yuwen Jian por un momento, y se dio cuenta de que sus palabras no solo no eran confiables, sino que también era extremadamente desvergonzado. En términos de hacer caras, nadie más podría igualarlo.




La expresión de Yuwen Jian fue extremadamente sincera. Golpeando su pecho, declaró: "Hermano Meng Hao, esta vez, solo tiene que confiar en mí. Realmente soy amigo de Hong Bin. ¡Le salvé la vida una vez!"

Después de un momento de silencio, Meng Hao miró a Yuwen Jian y dijo con calma: "Si no me obtienes ese sello del mundo, entonces verás lo que sucede cuando realmente me vuelvo loco".


No fue una amenaza. Sus palabras calmadas hicieron que Yuwen Jian se pusiera nervioso de inmediato, y él asintió.


No se intercambiaron más palabras. Yuwen Jian abrió el camino, y los dos se convirtieron en brillantes haces de luz que se dispararon a través de la Séptima Nación hacia la Sexta Nación. Se movieron con una velocidad increíble, así que no pasó mucho tiempo antes de que llegaran.


Tan pronto como entraron a la Sexta Nación, una intensa presión los oprimió, una especie de advertencia. El chico Hong Bin, actualmente estaba sentado con las piernas cruzadas en la Montaña  del Aura 
Nacional de la Sexta Nación, y tan pronto como los sintió, su cara parpadeó. El escudo de la Montaña del Aura Nacional surgió, y Hong Bin fue inmediatamente rodeado por varios seguidores, quienes formaron una formación de hechizo defensivo.

"Maldición", dijo en voz alta. "¿Es Dao-Cielo? ¿O solo pasa alguien? De cualquier manera, mantenga lista la formación de hechizos. ¡Si es Dao-Cielo, podemos teletransportarnos de aquí! "Hong Bin estaba extremadamente nervioso. Actualmente, las dos personas que más temía eran Dao-Cielo y Meng Hao.




Ambos habían matado a otros cultivadores del Escalón y habían sido recompensados ​​con tesoros antiguos. ¿Cómo podría no tener miedo? No quería que su propia vida fuera el precio pagado para que ninguno de los dos tuviera otro tesoro antiguo.

Mientras estaba sentado allí vigilante, dos haces de luz atravesaron el aire fuera de la Montaña  del Aura 
Nacional. Yuwen Jian estaba en la posición principal, y tan pronto como se acercó lo suficiente, gritó con urgencia: "¡Hong Bin, viejo amigo, es Yuwen Jian, ven a presentar tus respetos!"

Casi tan pronto como las palabras salieron de su boca, Hong Bin vio a Yuwen Jian. Al instante, sus ojos brillaron de ira, y se puso de pie.


"¡Maldición, Yuwen Jian, maldito bastardo! Me engañaste en ese entonces y nunca te di caza por eso, pero ahora tienes el descaro de venir a buscarme?


"Oye, ¿quién es ese detrás de ti? Ese es ... maldición! ¡No puedo creer que lo hayas traído aquí! ¡No descansaré hasta que estés muerto, Yuwen Jian! "


Tan pronto como la voz chillona de Hong Bin hizo eco, Yuwen Jian miró avergonzado a Meng Hao. Lo que vio fue a Meng Hao mirándolo con una sonrisa gélida.


"Hermano Meng Hao", dijo efusivamente, "solo dame el tiempo que se necesita para quemar medio palo de incienso. ¡No te preocupes, definitivamente voy a tener éxito! "¡En un instante, aceleró hacia la Montaña  del Aura 
Nacional!

No hay comentarios.:

Publicar un comentario