DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

domingo, 30 de septiembre de 2018

ATG Capítulo 1197: Resultado

ATG Capítulo 1197: Resultado

Disfruten y compartan :)
Siganos en facebook https://www.facebook.com/ATG-Against-the-gods-espa%C3%B1ol-1766848850293014/
--------------

La Furia del Cielo de los Nueve Soles fue la llama definitiva en el Registro del Mundo Ardiente del Cuervo Dorado. Incluso podría llamarse la llama más fuerte y destructiva en todo el reino de Dios.

Conocer las leyes de llamas de nivel extremadamente alto y tener un control perfecto sobre las llamas del cuervo dorado fue solo el comienzo. El cultivador en cuestión también debe ser extremadamente inteligente y afortunado de tener la oportunidad de aprender la Furia del Cielo de los Nueve Soles.


Ni siquiera Huo Rulie, el cultivador número uno de la Secta del Cuervo Dorado, pudo aprender esta técnica.


Pero Yun Che ...


Había vencido a los cultivadores del Espíritu Divino en el Reino de la Tribulación Divina, poseía tanto la sangre divina del 
fénix de hielo como la sangre divina del cuervo dorado, conocía la técnica de la Manifestación de Dios del Mango Profundo, incluso tenía dos Dioses Manifestados de hielo y fuego ... en comparación, era sorprendentemente nada sorprendente que él tuviera la capacidad de desatar esta llama definitiva.

El cielo estaba dorado. Todo el mundo, incluido Lu Lengchuan, estaba observando la legendaria llama divina más fuerte y se había distraído durante mucho tiempo.


Dicho eso, su Barrera Sagrada del Dragón Brillante estaba volviendo lentamente a la normalidad.




Huo Rulie no estaba exagerando. La Furia del Cielo de los Nueve Soles era el poder más fuerte del cuervo dorado, así que, por supuesto, los requisitos para desatarlo eran estrictos. El cultivador no solo debe concentrarse completamente en la tarea, sino que deben reunir sus poderes de llama durante mucho tiempo ... cuando Huo Poyun usó la Furia del Cielo de los Nueve Soles en el Reino de la Canción de Nieve, le había costado quince respiraciones cargar su poder.

Huo Poyun podría desatar su Furia del Cielo de los Nueve Soles porque esa era la regla de la apuesta. No necesitaba preocuparse de ser interrumpido.


Sin embargo, en una pelea real, un oponente poderoso nunca permitiría que un instante de apertura quedara impune ... ¡mucho menos uno que durara quince respiraciones!


La Furia del Cielo de os Nueve Soles era poderosa, pero, lógicamente hablando, no había forma de que se permitiera su ejecución con éxito en el Escenario del Dios Conferido.


Esa fue la razón por la cual la decisión de Yun Che pareció una decisión imprudente tomada bajo el impulso de la desesperación.


El fuego que rodeaba a Yun Che se hizo más y más intenso. Pronto, todo su cuerpo estaba envuelto en llamas doradas. Aunque no se pudo ver ningún cambio visible desde el sol dorado en el cielo, su poder se estaba disparando a un ritmo increíble y aparentemente sin fin.




El Rey del Reino del Cielo Cubierto rugió. "¡Interrumpelo ahora, Lengchuan!"


El Honorable Qu Hui se volteó abruptamente y disparó una mirada feroz y de advertencia al Rey del Reino del Cielo Cubierto.

Lu Lengchuan ya estaba volando hacia Yun Che. La advertencia fue completamente innecesaria porque él era la persona más cercana a Yun Che, y no estaba aislado por la barrera del Escenario del Dios Conferido. Él sabía mejor que nadie presente cuán aterradoras eran esas llamas.


En el momento en que se movió, el fénix de hielo rompió su largo silencio con un grito y se abalanzó sobre Lu Lengchuan. Disparó un rayo de hielo que se veía tan hermoso como los rayos del amanecer en el polo norte magnético.

Ka ka ka ka ka ka ...

Alrededor de una docena de gruesas paredes de hielo se levantaron del suelo y bloquearon el sendero de Lu Lengchuan. Al mismo tiempo, una niebla helada apareció y selló la visión y la percepción espiritual de Lu Lengchuan. En el instante en que Lu Lengchuan se sumergió en la niebla, perdió completamente la pista de Yun Che.



Una profunda frialdad penetró en el alma de Lu Lengchuan, pero por alguna razón no lo aisló del creciente calor. Se suponía que estos dos poderes se cancelaban mutuamente, pero de alguna manera se sentía como si estuviera sumergido en la lava y atrapado en un infierno helado al mismo tiempo.

Fue una experiencia increíblemente extraña e incómoda por decir lo menos.


A pesar de su alarma, Lu Lengchuan no dejó de reaccionar a primera vista. Él destruyó fácilmente las paredes de hielo con un barrido horizontal, pero aún más obstáculos de hielo ya se estaban formando y bloqueaban su camino. Pronto, se volvieron tan grandes y numerosos que fue capaz de describirlos como una fortaleza de hielo. Mientras tanto, la neblina helada continuaba extendiéndose y cerrando todas las posibilidades de que Lu Lengchuan detectara y avanzara hacia Yun Che.


"Yun Che está tomando prestado el poder del fénix de hielo para detener a Lu Lengchuan", dijo Mu Bingyun.


"¡Este ... este es el poder del Canon de la Investidura del Dios Fénix de Hielo!", Murmuró para sí mismo Mu Huanzhi. "La imagen del cuervo dorado podría usar el Registro del Mundo Ardiente del Cuervo Dorado, la imagen del fénix de hielo podría usar el Canon de la Investidura del Dios Fénix de Hielo ... ¿Cómo no estoy comprendiendo este poder a pesar de haber vivido más de diez mil años?"


"¡Te lo dije, es un Dios Manifestado, no una mera imagen!", Enfatizó Huo Rulie por tercera vez.


Huo Rulie había heredado la más pura línea de sangre del cuervo dorado, por lo que era absolutamente posible para él cultivar el Arte de la Manifestación del Dios Cuervo Dorado, "Descenso del Cuervo Dorado" si alcanza el Reino Maestro 
Divino . Era el poder que esperaba obtener incluso en sus sueños, razón por la cual no soportaba que los demás llamaran al Dios Manifestado "imagen" una y otra vez.



Mu Bingyun tenía razón. Yun Che había desatado el Dios Manifestado del Fénix de Hielo para obstaculizar a Lu Lengchuan.

¡Diez respiraciones era todo lo que necesitaba!


Era cierto que el fénix de hielo era incomparable al cuervo dorado en términos de poder destructivo. Sin embargo, lo opuesto también fue cierto. ¡La habilidad del fénix de hielo para defender y controlar al enemigo excedió en mucho al cuervo dorado!


Aunque el fénix de hielo solo tenía el sesenta por ciento del poder de Yun Che, y no había manera de que pudiera obstaculizar a Lu Lengchuan por mucho tiempo ... ¡retrasarlo por diez respiraciones estaba absolutamente dentro del reino de la posibilidad!


Para completar la Furia del Cielo de los Nueve Soles en el menor tiempo posible, Yun Che fue tan lejos como para sellar sus seis sentidos para enfocarse en su tarea. Significaba que no podía sentir a Lu Lengchuan, incluso si el último estaba solo a tres pasos de él ... Fue una decisión impulsada por su confianza en el poder de su Dios Manifetado y la falta de otra opción.


La conciencia y el instinto de combate del Dios Manifestado del Mango Profundo vino del alma divina, no de Yun Che. Por lo tanto, no necesitaba prestarle ninguna atención.




El alma de dios de Yun Che era el fragmento de alma de un  dios verdadero. Por lo tanto, ¡su instinto de combate solo podría ser mucho mayor que el de Yun Che!

Las cadenas de obstáculos de hielo se convirtieron en una formación de barrera de hielo gigante en tan solo unas pocas respiraciones. Lu Lengchuan no pudo escapar de las barreras de hielo a pesar de atacar una y otra vez.


Sin embargo, no fue atacado en absoluto durante este período ... obviamente, el fénix de hielo había decidido concentrar todos sus esfuerzos en la defensa.


Lu Lengchuan alzó las cejas antes de concentrar su poder en su lanza. Una imagen de dragón apareció de repente alrededor de la lanza y dejó escapar un rugido.


"¡Golpe de Aplastamiento de Dragón!"


Un rugido draconico sacudió los cielos, y la luz amarilla envolvió el cielo por un instante. La explosión de poder eliminó casi el setenta por ciento de la niebla helada y las barreras de hielo. 

Finalmente, la formación de la barrera de hielo se derrumbó, y Lu Lengchuan pudo salir de la niebla helada. Miró hacia el frente pero no pudo encontrar a Yun Che. Cuando se dio la vuelta, se sorprendió al encontrar a su oponente a más de cincuenta kilómetros de distancia de él.

¡Realmente perdió su dirección mientras destruía las barreras dentro de la barrera de hielo!




Lu Lengchuan se enredó con Yun Che una vez más, pero no intentó acercarse esta vez. En cambio, sostuvo su lanza horizontalmente frente a él y envolvió el espacio a ciento cincuenta kilómetros a su alrededor con un aura.

"¡No es bueno!" Huo Rulie y los demás sintieron que sus corazones se apretaban.


"¡Formación del Dragón de Piedra!"


Después de pasar dos respiraciones para reunir su fuerza, una explosión de poder de dragón de piedra estalló en la imagen del dragón.


Fue una explosión que envolvió a todo el Escenario del Dios Conferido, por lo que Yun Che no pudo evadir a ningún lugar, especialmente porque estaba completamente concentrado en su tarea. Si la explosión lo afectara de alguna manera, la canalización de Furia del Cielo de los Nueve Soles definitivamente sería truncada.


El fénix de hielo brilló una vez en el aire. Alrededor de una docena de barreras de hielo surgieron alrededor de Yun Che mientras giraba sobre su cabeza.


El poder de un ataque se extendería si se aplicara en un área grande. Las barreras de hielo se derrumbaron una tras otra mientras la luz amarilla se acercaba a Yun Che, pero para cuando la undécima capa se vino abajo también lo hizo el poder de dragón de piedra detrás del ataque de Lu Lengchuan. No solo estaba Yun Che completamente ileso, el ataque ni siquiera había sacudido sus mangas.




De repente, en lugar de crear más barreras de hielo alrededor de Yun Che, el fénix de hielo cambió de dirección y engulló a Lu Lengchuan en una ráfaga de nieve y hielo durante el corto período en que fue vaciado por su ataque.

El espacio aéreo sobre Lu Lengchuan se puso blanco instantáneamente.


A medida que la tormenta de nieve rugió, un anillo azul gigante apareció silenciosamente donde se encontraba Lu Lengchuan. Entonces, el anillo se contrajo y transformó el espacio en el que Lu Lengchuan se encontraba en una concha de hielo.


"Formación del Sellado del Cielo del Fin Congelado!!" Cada discípulo del Reino de la Canción de Nieve gritaba al unísono.


"Formación de Dragón de Piedra" fue un ataque tan grande como agotador, por lo que Lu Lengchuan tuvo que esperar un momento para recuperar su fuerza. El fénix de hielo se había apoderado de esta abertura al instante para conjurar la Formación de Sellado del Cielo del Fin Congelado y enterrarlo bajo una devastadora tormenta de nieve apocalíptica.


Ka ka ka ka ka ka ...


El hielo se hinchó exponencialmente donde estaba Lu Lengchuan. Para cuando la tormenta de nieve se había detenido, un iceberg de más de trescientos metros de altura se había engendrado en el Escenario del Dios Conferido, reflejando la luz dorada de las llamas doradas. Sorprendentemente, su frialdad no se vio afectada por el calor ardiente de la llama del cuervo dorado en lo más mínimo.




"¡¡¡Él ... ¡está sellado!". Todos los discípulos del Reino de la Canción de Nieve que miraban desde el estrado del espectador o la tableta estelar rugieron de emoción.

"¿Cómo fue que una imagen de fénix de hielo activó tal Formación del Sellado del Cielo del Fin Congelado en un instante ...", dijo Mu Huanzhi distraídamente.


"¡Es un Dios Manifestado! ¡¡UN DIOS MANIFESTADO !! "Huo Rulie le gritó. Se hubiera sentado en la cabeza del hombre si hubiera podido.


"Ahora Lu Lenhchuan no podrá escapar de la Formación del Sellado del Cielo del Fin Congelado de la Secta Divino Fénix de Hielo en un corto tiempo. Pensar que este fénix de hielo sabría cómo atrapar a Lu Lengchuan en el momento en que expuso una gran apertura ... este Dios Manifestado no solo tiene una conciencia independiente, obviamente también posee un alto nivel de intelecto ". Yan Juehai elogió.


"Pero Lu Lengchuan todavía tiene tres capas de la Barrera Sagrada del Dragón Brillante. ¿Es el 
más débil primer sol lo suficiente como para romper sus defensas? "Yan Juehai expresó sus preocupaciones.

"Mira más de cerca", dijo Huo Rulie mientras miraba al cielo.Las pupilas de Yan Juehai se encogieron abruptamente cuando levantó la vista nuevamente.




La luz dorada era tan brillante que se extendió hasta el horizonte. Incluso podría afirmarse que el sol dorado se había convertido en el centro del mundo, ardiendo con un calor que no podía ser tocado directamente.

Estaba cerca del borde de la luz ardiente. Yan Juehai vio un contorno flotante.

"¡Hay ... hay dos soles!"

¡No era un solo sol, dos soles se superpone el uno al otro!

En otra esquina del Reino del Cielo Eterno.

El cielo donde estaba Huo Poyun también estaba teñido de rojo dorado. Debajo de un grueso tronco de árbol, el joven cultivador miró a los dos soles y sintió su increíble calor rozar contra su piel, incluso desde esta distancia. Se volvió distraído durante mucho, mucho tiempo.

Una respiración ... dos respiraciones ... tres respiraciones ... cuatro respiraciones ... cinco respiraciones ...

Ka !!




Una larga grieta apareció en el iceberg, seguida de una explosión repentina. Todavía cubierto de hielo, Lu Lengchuan finalmente escapó del iceberg. Había marcas claras de congelación en su cuerpo.

Le tomó cinco respiraciones escapar de la Formación del Sellado del Cielo del Fin Congelado. En el momento en que apareció, inmediatamente sintió un aura aterradora presionando desde arriba.

Oh no ... Sorprendido, Lu Lengchuan inmediatamente se enganchó a la posición actual de Yun Che y reunió cada onza de energía en la lanza Divisora del Cielo lo más rápido posible. Los rugidos de los dragones reverberaron en el aire mientras el arma brillaba amarilla. El fénix de hielo fue expulsado de su mente por completo.

"¡Asesinato de la Caza del Dragón!"

¡¡Shred!!

El espacio en sí parecía desgarrado cuando un grito increíblemente agudo perforó el aire. Entonces, Lu Lengchuan lanzó la rugiente Lanza Divisora del Cielo directamente a Yun Che. El arma viajó a la velocidad del meteoro.

¡¡Swoosh!!




El grito de un fénix reprimió por completo el rugido del dragón. El Dios Manifestado del Fénix de Hielo lanzó barreras de hielo y tormentas de nieve a la lanza Divisora del Cielo una y otra vez.

Bang bang bang bang bang ...


Las barreras de hielo debilitaron el poder detrás de la lanza sin parar, y las tormentas de nieve siguieron distorsionando su trayectoria de vuelo. Sin embargo, el Dios Manifestado solo ejerció el sesenta por ciento de la fuerza de Yun Che. Simplemente no era lo suficientemente fuerte como para bloquear por completo el poder concentrado de Lu Lengchuan. A pesar de todo, la Lanza Divisora del Cielo atravesó todas las barreras de hielo y estaba a punto de chocar con Yun Che.


Otro grito de fénix sonó, y el fénix de hielo apareció de repente justo en frente de Yun Che.


"¡¡Cascada ... ¡Cascada de División Lunar !?" Mu Huanzhi estaba tan conmocionado que su mandíbula casi golpea el suelo.


¡¡¡¡Bang!!!!


La Lanza Divisora del Cielo atravesó el fénix de hielo. El Dios Manifestado se disipó en la nada después de un grito de muerte.



Gracias a los esfuerzos del fénix de hielo, la potencia y la velocidad de vuelo de la Lanza Divisora del Cielo disminuyeron enormemente. Incluso su trayectoria estaba tan distorsionada que pasó por Yun Che inofensivamente al menos a doscientos cincuenta metros a la derecha.




Yun Che lentamente abrió sus ojos.

Dos soles brillaban dorados en el aire.

Lu Lengchuan se detuvo y cesó todos los ataques. No tenía sentido continuar porque la Furia del Cielo de los Nueve Soles ya se había completado ... Ahora, todo lo que Yun Che tenía que hacer era soltarle los soles con un solo pensamiento. Él no tenía forma de interrumpir eso.

Gracias al fénix de hielo, el no pudo tocar ni siquiera las mangas de Yun Che durante diez respiraciones.

El Escenario del Dios Conferido estaba completamente silencioso. Todo el mundo estaba mirando los soles en el cielo. Los discípulos de la Secta del Cuervo Dorado especialmente temblaban como si estuvieran mirando a dios.

En antiguas leyendas, se decía que el fuego del cuervo dorado provenía del propio sol. Por lo tanto, la Furia del Cielo de los Nueve Soles estaba literalmente hecha de la llama del sol.

"Lo hizo ... en realidad lo hizo ... en realidad creó dos soles en solo ... ¡diez respiraciones !?" Huo Rulie susurró como si estuviera en un sueño.




A pesar de estar en el Escenario del Dios Conferido y enfrentar a uno de los cuatro Hijos Divinos de la Región del Este, ¡Yun Che logró completar la Furia del Cielo de los Nueve Soles!

"Chico Yun Che ... nunca puedes juzgarlo por el sentido común", elogió Yan Juehai.

Normalmente, toda la Secta del Cuervo Dorado debe alarmarse porque un extraño estaba empuñando su línea de sangre única y su arte profundo. En este momento, Yan Juehai solo podía sentir envidia por la Secta del Cuervo Dorado.

¿Qué tan gratificante y glorioso sería si el poder que brillaba en el escenario del Dios Conferido en este momento fuera el Loto Rojo Iluminador del Mundo de la Secta Fénix?


Los ojos de Yun Che estaban en calma, pero su respiración era pesada y su rostro temblaba constantemente de dolor.

Literalmente había vertido cada gramo de fuerza en esta Furia del Cielo de los Nueve Soles. No había conservado ni siquiera el más mínimo poder para sí mismo.

Si todavía no podía vencer a Lu Lengchuan con este ataque, entonces no tenía más remedio que someterse al destino.




Aunque Yun Che estuvo a punto de perder el control, no arrojó la Furia del Cielo de los Nueve Soles a Lu Lengchuan inmediatamente. Los dos combatientes no dijeron nada mientras se miraban el uno al otro. Cuando caiga la Furia del Cielo de los Nueve Soles, lo que suceda estará completamente fuera de mi control, eso fue lo que los ojos de Yun Che le dijeron a Lu Lengchuan en este momento.

"..." Lu Lengchuan estiró su brazo y convocó a la Lanza Divisora del Cielo de regreso a él. Luego, levantó el arma hacia el cielo y se cubrió con luz amarilla. Una densa aura defensiva lo rodeaba. "¡Adelante!"


Yun Che jadeó una vez, y el fuego estalló de repente en su piel. El cielo dorado sobre las cabezas de todos se derrumbó de repente cuando los dos soles superpuestos se hundieron hacia el suelo, alejándose el uno del otro en el proceso. Los espectadores gritaron en voz alta.


"¡Aaaaaaahhh!"


El Escenario del Dios Conferido estaba aislado por una poderosa barrera, por lo que era imposible que los poderes que ocurrían dentro de la barrera afectaran a alguien afuera. Sin embargo, más de la mitad de los cultivadores profundos observando la batalla aún perdieron el control sobre sus propias bocas cuando el cielo colapsó, y los soles se hincharon abruptamente ante sus propios ojos.

Lu Lengchuan levantó la vista cuando el aura aterradora se le acercó. Podía escuchar a su padre rugir junto a sus oídos, pero aún así decidió quedarse en lugar de escapar del Escenario del Dios Conferido. Él rugió. "¡¡¡HAH !!!!"




BOOM

Hubo una explosión sorda, y los soles explotaron tan brillantemente que todo el cielo estaba completamente rojo y dorado. Todos sintieron que acababan de presenciar la explosión de dos soles reales.


La figura de Lu Lengchuan fue completamente devorada por los dos soles. Todo el Escenario del Dios Conferido se había transformado en un mundo dorado donde solo se podían ver llamas doradas que terminaban el mundo. La gran fuerza de presencia que brotaba de la arena era tan aterradora que incluso los cultivadores del Rey Divino estaban asombrados más allá de las palabras.


"Maestro de secta, el joven maestro, él ... está a salvo, ¿verdad?"


"..." El Rey del Reino del Cielo Cubierto estaba de pie. Tenía las manos tan apretadas que temblaban ligeramente.


"¡Este ... es el poder de la Secta del Cuervo Dorado!". Cada miembro de la Secta del Cuervo Dorado, desde los ancianos hasta los discípulos, miraba piadosamente el escenario del Dios Conferido como si estuvieran presenciando un milagro divino.


Yun Che cayó de un cielo de llamas doradas. Estaba tan agotado que ni siquiera podía levantarse. Desatar la Furia del Cielo de los Nueve Soles había empeorado sus heridas y le dolía mucho, pero finalmente, podía tener un momento de respiro.




Eso fue lo que pensó ... hasta que de repente se sentó y miró en una dirección particular. Su mirada lentamente se enfocó.

Las terroríficas llamas doradas ardieron durante mucho, mucho tiempo. Si este no era el Esce
nario del Dios Conferido, nadie tenía ninguna duda de que toda esta área se incendiaría hasta la nada literal.

Mucho tiempo después, las llamas doradas se fueron diluyendo gradualmente. Las dos figuras que fueron tragadas por las llamas durante mucho tiempo lentamente aparecieron a la vista.


Yun Che estaba sentado en el suelo con una cara blanca pálida y esquinas de labios ensangrentados. El aura que estaba exudando era increíblemente débil.


Delante de él, Lu Lengchuan se aferraba a su lanza medio agachado. Su cabeza estaba inclinada, y él no se movía en lo más mínimo. La Barrera Sagrada del Dragón Brillante de tres capas en su cuerpo había desaparecido hacía tiempo, y su ropa hasta la piel expuesta estaba completamente quemada. 

Algunas de las marcas de quemaduras en su cuerpo eran tan profundas que los espectadores literalmente podían ver los huesos dentro.

Su aura también se había vuelto muy débil.


Débil, pero era una pesadilla para Yun Che de todos modos.




Lu Lengchuan finalmente se movió cuando las llamas a su alrededor disminuyeron gradualmente. Lentamente se levantó mientras sostenía la Lanza Divisora del Cielo.

Lu Lengchuan sufrió quemaduras tan graves que literalmente se volvió irreconocible, pero logró mantenerse erguido como una flecha.


Su aura era tan débil que era menos de una décima parte de la décima parte, pero todavía le estaba yendo mucho mejor que Yun Che.


El largo silencio se hizo añicos por una ovación del Reino del Cielo Cubierto. El Rey del Reino del Cielo Cubierto dejó escapar un gran suspiro de alivio y se derrumbó en su asiento. Estaba literalmente empapado de sudor frío de pies a cabeza.


Todos los miembros del Reino de la Canción de Nieve y el Reino Dios de la Llama se quedaron callados y sombríos. Esos espectadores que esperaban un milagro estaban igual de tranquilos. Al final ... Yun Che finalmente perdió la batalla.


"Ai, estaba tan cerca. Estaba tan, tan cerca. "Huo Rulie cerró los ojos y dejó escapar un largo y amargo suspiro.


La Furia del Cielo de los Nueve Soles de Yun Che se desencadenó en un estado de lesiones graves y casi agotamiento. Lu Lengchuan no podría haber soportado el ataque de otra manera.




"El pudo haber ganado esto. Debería haber usado el Dios Manifestado desde el principio ", dijo Yan Juehai mientras miraba hacia arriba. Al principio, no creía que Yun Che pudiera derrotar a Lu Lengchuan en absoluto. Pero ahora, simplemente no podía encontrarlo en sí mismo para aceptar este resultado.

Yun Che empujó el suelo con sus manos y lentamente, muy lentamente se puso de pie.

En este momento, él estaba literalmente tan débil como un niño. Simplemente pararse sobre sus dos pies había tomado todo lo que tenía. Lu Lengchuan podría parecer tan débil como él, pero en realidad solo le tomaría un instante a su oponente derrotarlo.

El resultado estaba establecido. Había vertido todo el poder en la lucha sin guardar nada, y este fue el resultado final. La aceptación era el único camino que le quedaba a él ... sin importar lo renuente que se sintiera.

Lu Lengchuan lo miró directamente, pero por alguna razón no envió a Yun Che fuera del escenario. En cambio, su mirada vaciló como si estuviera luchando con algo.




De repente, los ojos de Lu Lengchuan se volvieron pacíficos mientras le sonreía a Yun Che.

La lanza Divisora del Cielo desapareció de sus manos, y se dio la vuelta para enfrentar al Honorable Qu Hui. "Me rindo."

Las dos palabras habladas con indiferencia sorprendieron tanto a todos que casi pensaron que sus oídos habían estado mal.

Yun Che: "... ??"

"Qué dijiste…? ¿Acabas de pedir rendirte? "El Honorable Qu Hui frunció el ceño. "Tienes la ventaja absoluta en este momento, entonces ¿por qué has pedido rendirte?"

Lu Lengchuan echó un vistazo a Yun Che antes de decir seriamente: "Soy Lu Lengchuan, un hijo del Cielo Cubierto, y he vivido toda mi vida con orgullo y dignidad. Pero de esta pelea ... no me merezco la victoria ".

(en la ultima frase decia la victoria no me merece a mi pero la cambie porque sonaba mal, al menos para mi)

Como ya deben saber ya tenemos patreon por lo que pueden donar directamente alli.
Como un modo de que los que donan tengan algo de beneficio los caps se publicaran primero alli, y despues aca, con una donacion se tendra acceso a los caps adelantados primero por todo el mes obviamanete siempre y cuando al final del mes se llegue a la meta.
Bueno ademas si hay una donacion se publicara aca inmediatamente el cap que no se ha publicado.
Al llegar a la meta se publicaran todos los caps directamente aca.

https://www.patreon.com/devilnovels



Ahora a por el atg 1198

No hay comentarios.:

Publicar un comentario