DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

domingo, 12 de agosto de 2018

LDK Capítulo 471 - Aniquilación

LDK Capítulo 471 - Aniquilación



Tang Wulin siseó. Su cuerpo se estremeció sin fin, las extremidades tensas y las articulaciones bloqueadas, los dientes castañetearon. Caos. Su esencia de sangre se revolvió en el caos. Un calor abrasador envolvió su mente, y si él estuviera menos dolorido, más lúcido, se habría preguntado si realmente lo habían incendiado. El Refinamiento del Alma de Fuego Fósforo fue sin duda uno de los métodos de tortura más viles del mundo. Él gritó, el dolor agudo e implacable, global. Él gritó, suplicando que terminara.

Ante el sonido de los gritos miserables de Tang Wulin, el hombre con túnica cenicienta rompió en una sonrisa llena de dientes afilados. Cuanto mayor es el poder espiritual de su víctima, mayor es el resentimiento de su espíritu después del refinamiento. Y mayor su revitalización.


Tang Wulin no pudo soportarlo. Perdió el conocimiento cuando la llama verde invadió su mundo espiritual. Pero justo cuando estaba a punto de sucumbir a ella, su frente brilló con una misteriosa marca dorada, la luz lo suficientemente brillante como para sacar lágrimas. En un instante, su mundo espiritual se deshizo de la llama.


Cuando el hombre puso los ojos en la marca dorada, sus ojos se tiñeron del mismo dorado, el superyó y el ego se rompieron momentáneamente. Luego dejó escapar un grito miserable, retirando sus espinas de Tang Wulin y retirándose como si acabara de encontrar un monstruo.


La sangre de Tang Wulin salpicó de sus heridas abiertas, pero no colapsó. Él se quedó allí, inmóvil. Sus ojos todavía cerrados.





"¡Bastardo! ¿Qué fue eso? ¿Qué diablos hiciste con mi fuego? ", Gritó el hombre.

El fuego fósforo era la fuente de poder para su alma marcial. Todo se agregó a su fuerza. Pasó décadas torturando y refinando las almas de las personas para aumentar las llamas hambrientas, para hacerlas más y más brillantes. Pero para su sorpresa, una décima parte había desaparecido.

"¡Te mataré!" El hombre se elevó en el aire. Las espinas de hueso en su dedo se transformaron en grandes garras y atacó a Tang Wulin.

De repente, los ojos de Tang Wulin se abrieron de golpe.

Una ola de mareo golpeó al hombre cuando miró a los ojos de Tang Wulin, sus movimientos disminuyeron lentamente. ¡Esos ojos! ¿Qué son?

Ya no eran de su obsidiana original, los ojos de Tang Wulin se habían teñido en un brillante dorado. Un matiz de azul bailó en el perímetro exterior. Había desaparecido la inocencia juvenil, en su lugar un aura de omnisciencia.




Su cuerpo se sacudió, inclinándose hacia atrás hasta que estuvo casi paralelo al suelo. Y luego rebotó como un resorte en espiral. Sus miembros se crisparon, sus músculos se espasmaron, el crujido de las articulaciones haciendo eco en todo el carro. Él llevó su mano derecha sobre los agujeros en su pecho. Moviendola una vez. Las heridas sisearon y se cosieron nuevamente, la fuga de sangre obstruida en el proceso. Luego, la marca dorada apareció en su frente otra vez.

Esta vez, el hombre reconoció la marca por lo que era y sintió que el poder de su alma se congelaba. Un tridente dorado de tres puntas.


La persona que estaba frente a él no era el valiente muchacho que se había precipitado de cabeza a los que amaba. No, este era alguien diferente. Alguien completamente diferente.


Levantó su mano derecha, pero no sacó su garra de dragón. En cambio, la luz dorada convergió dentro de su palma, manifestándose como una lanza de dos cabezas de tres metros de largo.


La figura de Tang Wulin parpadeó, reapareciendo justo en frente de la nariz del hombre, su lanza en un ataque.




El hombre aulló. Su presa se había convertido en el depredador. Sus instintos gritaban la perdición cuando la lanza se acercó. Empujó su cuerpo hacia un lado, desesperado por evitar la inminente puñalada. Pero no importa cuánto le gritó a su cuerpo, se negó a moverse.

La lanza lo empaló.

¿Qué? ¡Pero él estuvo allí hace un segundo! El hombre gimió, con incredulidad en los ojos ante la lanza que sobresalía de su pecho. El poder del alma no circularía a pesar de sus intentos desesperados. Luego un frío escalofriante se filtró en su cuerpo, la lanza con avaricia minó su poder del alma y la fuerza vital sacandola. Fuera de su cuerpo y hacia Tang Wulin.

El hombre de túnica cenicienta se estremeció. Podía sentir que envejecía rápidamente, la piel se caía y los huesos se adelgazaban a cada instante. Q-¿qué me está pasando? ¿Cómo está él tomando mi fuerza vital?

¡No solo era un Emperador del Alma que había asesinado a Sabios del Alma en el pasado, también era un maestro de armadura de batalla de una palabra! Estaba completamente conmocionado por ser impotente ante la lanza de Tang Wulin.




Aquellos con la menor consideración por la vida temían más a la muerte, y este hombre no fue la excepción. Con los órganos fallando, el cuerpo marchitándose y la fuerza vital fluyendo, solo podía quedarse quieto y observar como la lanza se hacía más y más brillante hasta que era de un deslumbrante dorado. Dejó escapar un grito silencioso ante la idea de su inevitable e inminente muerte. Él cerró sus ojos con fuerza. Cuando volvió a abrir los ojos, se vio rodeado de verde sofocante. Lamentos tristes llenaron el aire, innumerables espectros verdes llameantes a remolque. Se unieron a él. Lo abrazaron. Se lo tragaron entero en sus llamas.

"¡El mal conduce a la destrucción!" Dijo Tang Wulin con voz tenue pero clara. Lejos de su marca habitual de determinación infantil. Tocó su rostro con su mano izquierda, sintiendo las facciones, y luego sonrió cálidamente.


Él dejó escapar un suspiro. Tang Wulin alzó su lanza con el hombre que todavía colgaba de su extremo, la sacudió para liberar la lanza de la cáscara marchita de un cuerpo.


Un segundo suspiro se deslizó de sus labios. La lanza se desintegró en motas de luz. Volvieron a su mano, desapareciendo entre su piel. Se dejó caer al suelo y se quedó quieto mientras la marca dorada en su frente se atenuaba y desaparecía.




Un minuto después, un resplandor rojo se extendió por los cielos. Pero desapareció tan rápido como había venido. A su paso, una persona vestida con una armadura escarlata descendió al lado de Tang Wulin.

La armadura tenía llamas grabadas en ella, todas y cada una única, todas y cada una un poderoso núcleo de circuito. Las llamas eran numerosas, como si quisieran devorar el mundo. Un visor escarlata oscurecía la identidad del usuario. Grandes alas parecidas a la de murciélagos brotaron de la espalda de la persona, permitiendo el vuelo, y con un solo aleteo de las alas las llamas se encendieron.


"¡Hay alguien allí!" Gritó alguien desde la distancia.


Un silbido atravesó el aire. Momentos después, se acercaron las siluetas de una docena de mechas, la mayoría luciendo modelos purpuras. Estaban guiados por un solo mecha negro con tres pares de alas, llamas que salían de sus propulsores. Cuando el mecha negro se acercó a la persona de la armadura escarlata, desplegó las seis alas. Disminuyó la velocidad hasta detenerse a cien metros de distancia.


"Hola, Su Eminencia. Soy el Capitán Liu An del Primer Regimiento Mecha de Ciudad del Cielo Dou. "Su voz sonó fuerte desde los altavoces. "¿Puedo pedirte que te identifiques?"


(y yo pensando que el wu zankong lo salvaria xD)

No hay comentarios.:

Publicar un comentario