DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

miércoles, 29 de agosto de 2018

ISSTH Capítulo 1068: ¿Quién se Atreve a Salvarlo?

ISSTH Capítulo 1068: ¿Quién se Atreve a Salvarlo?



Los sonidos explosivos resonaron en todas las direcciones desde dentro de la región de llamas abrasadoras mientras el intenso dolor sacudía al anciano Hai Sheng. Pronto, sus órganos internos comenzaron a arder, intensificando tanto el dolor como la sensación de crisis.

La sombra de la muerte se cernía sobre él, y él podía sentir que si esto duraba mucho más tiempo, él ... ¡moriría!


¡Estaba rodeado por un mar de llamas que rápidamente lo estaba quemando hasta convertirlo en cenizas!


Nunca había considerado la posibilidad de perder esta batalla o de que realmente podría morir. No había supuesto arrogantemente que podía ganar con solo cinco lámparas del alma extinguidas. En cambio, inmediatamente había atacado con su carta de triunfo, un Jade del Alma que le había dado un experto en el Reino 
Antiguo final de la Horda Cultivadora Demoníaca.

El hecho de que aún se encontraba en un estado de peligro crítico, incluso después de que su base de cultivo se hubiera elevado al nivel de nueve lámparas del alma extinguidas ... hizo temblar el corazón del anciano  Hai Sheng.


"¿Qué buena fortuna ha encontrado este tipo para ser tan poderoso? Lo más importante, no es solo una cuestión de poder crudo; ¡es cruel y despiadado, además de extremadamente intrigante! 

"Mientras el anciano Hai Sheng miraba a Meng Hao, sintió un intenso temor y terror elevándose en él.



Meng Hao era una persona importante en la secta, por lo que la Horda Cultivadora Demoníaca había hecho todo lo posible para garantizar que nadie del Reino Dao pudiese interferir. Además, incluso los cultivadores del pico del reino antiguo estaban obstruidos. Debido a eso, solo dos de los Ancianos de la Horda Cultivadora Demoníaca habían sido enviados como parte del plan. Ese era su límite.

Ese fue más que suficiente poder para asesinar a un cultivador del Reino Inmortal. Además, el anciano Hai Sheng tenía el Jade del Alma como su carta de triunfo. Para la Horda Cultivadora Demoníaca, el poder de nueve lámparas del alma extinguidas que él manejaba era más que suficiente para obtener una victoria. Supusieron que no sucedería nada inesperado que pudiera alterar el equilibrio.


Sin embargo, ellos ... ¡todavía subestimaron a Meng Hao!


Explosiones sonaron. Los ojos de Meng Hao estaban inyectados de sangre mientras imponía ataques impactantes contra el anciano Hai Sheng, una y otra vez. El anciano Hai Sheng no pudo escapar, y se vio obligado a permanecer dentro del mar de llamas, acercándose cada vez más a la muerte.


Cada vez que usaba el Octavo Hechizo del Sellado del Demonio, Meng Hao tenía que pagar un alto precio, y la sangre manaba de su boca. Y, sin embargo, atacó implacablemente y sin parar. Por muy mal que tratara a los demás, el se trató con más saña. ¡Esa era la carta de triunfo que podría usar para asegurar la victoria contra un oponente más poderoso!




"¡¡¡Maldición !!" La piel del anciano Hai Sheng estaba en llamas, y estaba atormentado por un intenso dolor. Estaba a punto de volverse loco, y el rostro de color negro superpuesto al suyo comenzaba a parpadear. Pareciendo completamente extraño, rápidamente realizó un gesto de encantamiento a dos manos. Cuando levantó la vista, la cara negra como boca de lobo dejó escapar un rugido silencioso. El anciano Hai Sheng respiró hondo, levantó ambas manos y luego las empujó hacia Meng Hao.

"Meng Hao ... ¡MUERE!"

Cuando sus manos se levantaron, una niebla negra salió de su cuerpo, extendiéndose para llenar toda el área con un mar de niebla negra.

De repente, el anciano Hai Sheng fue reemplazado por un corazón gigantesco. El corazón era completamente negro e irradiaba maldad y misterio. Además, un aura arcaica surgió de él.

Al unísono con la erupción del aura, se escucho un estallido de truenos tan fuerte como un latido proveniente del corazón.

Ba-bump.

Ba-bump!

BA-BUMP!




El eco hizo que la cara de Meng Hao parpadeara. ¡Cada movimiento del extraño corazón hizo que el sonido resonara, junto con un poder masivo que se estrelló contra Meng Hao como una montaña!

Al mismo tiempo, el propio corazón de Meng Hao fue apuñalado por el dolor. ¡Cada latido del extraño corazón de tono negro provocaba un extraño poder apuñalandolo como cuchillas invisibles!


¡El corazón de Meng Hao se sentía como si estuviera a punto de ser partido en dos!


Su base de cultivo, su cuerpo, todo sentía dolor punzante. La sangre salió a chorros mientras el corazón negro colgaba en el aire, golpeando contra el mar de llamas.


Esta extraña técnica mágica provocó que Meng Hao comenzara a jadear ansiosamente. Su cara era blanca pálida, y su corazón se sentía como si estuviera a punto de salir de su pecho. Apretó los dientes y levantó la mano, ignorando el intenso dolor.


Cuando agitó su mano ... once vainas negras volaron.


"¡Soldados de Vainas Mágicas!", Gritó. Se escucharon sonidos de estallidos cuando las once vainas negras se transformaron inmediatamente en once diablillos negros. Eran sin ojos, con bocas viciosas y abiertas. Se oyeron gritos penetrantes mientras corrían hacia el corazón negro.




El anciano Hai Sheng se sorprendió al instante por lo que estaba sucediendo. No solo era Meng Hao poco familiar con su propia habilidad divina, esta magia de convertir pequeñas vainas negras en soldados era algo de lo que el anciano Hai Sheng nunca había oído hablar antes. La investigación de la Horda Cultivadora Demoníaca no había mencionado nada al respecto.

Aún más impactante para el anciano Hai Sheng fue que, mientras los diablillos  de Vaina Negra avanzaban, sus gritos se unieron en un sonido impactante que hizo que el corazón negro materializado comenzara a temblar. Luego, comenzó a desvanecerse, y la niebla negra que cubría el mar comenzó a retraerse.


Lo más increíble de todo era que la cara negra que había aparecido después de aplastar el deslizamiento de jade antes ... ¡soltó un grito de alarma!


En ese punto, los diablillos de vaina negra descendieron sobre el corazón de color negro, fundiéndose en él como si lo poseyeran.


"¡Imposible!", Exclamó el anciano Hai Sheng, asombrado.


Esto era lo más peligroso de los diablillos de vaina negra; tan pronto como aparecieron, lo primero que hicieron fue seleccionar un objetivo para poseer. Era solo por el Hechizo de Vida y muerte de Meng Hao que pudo subyugarlos. Además, los había puesto bajo control de uno en uno. Si los once hubieran venido contra él simultáneamente, también se habría visto obligado a huir.



El corazón negro temblaba en lucha, y la niebla negra se movía hacia atrás. En un abrir y cerrar de ojos, se escucharon ruidos masivos cuando el corazón se rompió. El anciano Hai Sheng apareció una vez más a la intemperie, dejando escapar un chillido miserable que resonó en todas direcciones.

No se veían los diablillos de vaina negra en su persona. Los once estaban dentro de él, causando que la cara negra sobrepuesta se superpusiera sobre la suya y se torciera como si estuviera luchando.


"¿¡Qué son estas cosas !?" Dijo él, con voz temblorosa de miedo. De repente, su base de cultivo cambió, pasando rápidamente de nueve lámparas de alma extinguidas a las cinco originales.


Los ojos de Meng Hao parpadearon con intenciones asesinas mientras se aprovechaba de la situación para acercarse. Su mano derecha ondeaba, materializando una habilidad divina, empujando al anciano Hai Sheng hacia el mar de llamas.


Su inestable base de cultivo hizo difícil para el anciano Hai Sheng luchar contra el poder del mar de llamas. Además, debido al gran cambio en su base de cultivo, las llamas envolvieron su cuerpo y sus órganos se quemaron aún más rápido.




"¡JOOOOOOOODEEEETEEEE!" El anciano Hai Sheng rugió locamente. La sensación de muerte inminente era intensa, y mientras él rugía, su cuerpo se hizo más grande. La escama de su frente se extendió instantáneamente para cubrirlo, y sus dos cuernos se hicieron más largos. Con solo unas pocas respiraciones, ¡se había transformado en un Dragón de Mar!

¡Ahora era un enorme Dragón de Mar de 300 metros de largo!


¡Esta era su verdadera forma!


Era un Dragón de Mar de tono negro y, tan pronto como apareció, echó la cabeza hacia atrás y aulló, utilizando una técnica desconocida para distorsionar todo su cuerpo. Se escucharon sonidos de estallidos cuando los diablillos de vaina negra fueron repentinamente expulsados ​​de él.


Sin embargo ... a medida que su cuerpo se hizo más grande, se volvió más expuesto, y las llamas lo cubrieron, quemándolo. En un abrir y cerrar de ojos, muchas de sus escamas se derritieron, revelando huesos debajo.


"¡Meng Hao, te voy a comer!" Rugió. Enfurecido, su cuerpo se retorció y su enorme cabeza disparó locamente hacia Meng Hao. Sus ojos eran carmesí, y un viento pútrido salió disparado cuando abrió la boca para consumir a Meng Hao.




La expresión de Meng Hao era la misma de siempre. Su rostro estaba un poco pálido, pero cuando el dragón se acercó a él, respiró hondo, luego apretó el puño ... ¡y golpeó!

Un golpe. No es el Puño de Exterminación de la Vida, sino más bien ... ¡el Puño de Auto-inmolación!

Un aura diabólica cubría todas las otras auras cuando el golpe avanzaba. ¡Este fue un golpe que estuvo dispuesto a pagar cualquier precio para tener éxito, como si este puñetazo pudiera ponerlo en el sendero de ser un Diablo!

Los colores destellaron en el cielo y el viento chilló. Las paredes del mar de la trampa mortal temblaron. ¡El Dragón de Mar atacante se encogió, dejando escapar un rugido desafiante cuando el golpe aterrizó!

¡BOOOOMMMMMM!

Se oyó un estallido enorme y ensordecedor.  El anciano Hai Sheng Dragón de Mar dejó escapar un grito espeluznante. Dejó de atacar e intentó volver a sumergirse en el mar de llamas. Meng Hao tosió ocho bocanadas consecutivas de sangre, y su visión nadó. Luego mordió cruelmente su lengua, forzándose a sí mismo a recuperar la claridad.




El terror brilló en los ojos del Dragón de Mar mientras se hundía en el mar de llamas. No hizo más intentos de huir, sino que se dirigió hacia la pared de trampa de muerte situada bajo el agua. Sorprendentemente, él estaba dispuesto a ser golpeado con la reacción que resultaría de tratar de salir.

El anciano Hai Sheng tenía que escapar, de lo contrario, ¡¡moriría !!


Se escucharon sonidos de estruendos mientras el anciano Hai Sheng 
dragón de mar enloquecía. Golpeó la pared nueve veces antes de que apareciera un gran agujero. Su cuerpo de Dragón de Mar tembló cuando una fuerza de reacción masiva se estrelló contra él.

Él estaba cubierto de laceraciones al instante. Escamas volaron en todas direcciones, y su carne estaba destrozada. La reacción fue intensa, incluso dejando a Meng Hao conmocionado.


En un abrir y cerrar de ojos, el cuerpo del Dragón de Mar estaba a punto de romperse en pedazos. El anciano Hai Sheng dejó escapar un gran rugido, y enormes cantidades de niebla negra comenzaron a derramarse de él, que soportaron la mayor parte de la reacción. Ese era el poder del Jade del Alma. Después de un momento, el poder de la reacción se desvaneció, y el anciano Hai Sheng se abrió camino hacia el Noveno Mar.




Su forma de Dragón de Mar estaba gravemente herida, y estaba a punto de perder el conocimiento. Usó todo el poder que pudo reunir para nadar hacia el Noveno Mar.

"¡Madre Noveno Mar, sálvame!", Imploró mientras corría. Había nacido en el Noveno Mar, y crecido allí, así que para él, ¡el Noveno Mar era su madre!

Casi tan pronto como su voz sonó, el poder nutritivo del Noveno Mar se vertió en su cuerpo, lo sanó y lo restauró.

Meng Hao no estaba demasiado lejos detrás de él, sus ojos parpadeaban con intenciones asesinas. Cuando vio que el cuerpo del Dragón de Mar se recuperaba, su mirada se volvió tan afilada como dagas, y soltó un grito cruel:

"Noveno mar, si te atreves a salvarlo, entonces te lo garantizo, cuando logre el Dao, ¡la Novena Montaña NO TENDRÁ MAR!"

No hay comentarios.:

Publicar un comentario