DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

domingo, 12 de agosto de 2018

COS Libro 2, Capítulo 147

La madre de la progenie entra en la batalla (3)


Decenas de lobos de viento aún colgaban de la mantícora, chamuscados por el ácido a su lado. El líquido era lo suficientemente fuerte como para corroer incluso el acero, y cuando el pelaje y la piel de los lobos se derritieron, cayeron de la mantícora en rápida sucesión. Rodaron por el suelo un par de veces antes de que dejaran de moverse, convirtiéndose en un desastre negro en un instante.


La mantícora solo se volvió más loca después del roció ácido, matando rápidamente a los pocos lobos que aún se le pegaban mientras intentaba escapar una vez más. Sin embargo, antes de que pudiera darse la vuelta, la madre de la progenie había usado otro desollador mental para atacarlo, paralizándolo hasta que una veintena de lobos de viento saltaron una vez más y lo mantuvieron bajo su peso corporal. Unos segundos más tarde, el denso ácido roció la mantícora una vez más.


La madre de la progenie se calmó, sin moverse más. Había agotado todo su ácido, y los dos ataques mentales habían consumido toda su energía. La piel de la manticora estaba completamente corroída, todo su exterior se derritió. La criatura quedó tirada sin vida en el suelo, y la otra mitad de su aguijón se contrajo involuntariamente.


La batalla en el castillo aún no había terminado, pero se acercaba. Diez extraños y feroces caballeros guardias de oso seguían luchando tercamente sobre las murallas, mientras las élites llevaban a los lobos de viento restantes a luchar abajo.




Al ver la lucha llegando a su fin, la determinación de Richard fue como la cuerda de un instrumento que había llegado a su límite. Estaba a punto de romperse, su visión se nublaba incluso mientras sus pulmones se sentían como si estuvieran en llamas.

Todo el campo de batalla apestaba a sangre, mientras que la niebla ácida y la niebla venenosa de las criaturas continuaban flotando. Algo de esto incluso llego a las paredes del castillo, convirtiendo la piedra blanca ceniza en negra. Los guerreros humanos en la parte superior quedaron jadeando débilmente durante un largo tiempo, mientras que alguien se agarraba la garganta y caía al suelo gritando.


Richard se mordió la lengua con fuerza, obligándose a permanecer despierto mientras daba orden tras orden. Sus valientes guerreros ya obedecían todas sus órdenes por instinto, y una vez que sus órdenes sonaron, sus propios soldados comenzaron una silenciosa retirada mientras los subordinados de élite de Fontaine continuaban atacando a los caballeros guardias de oso con un abandono imprudente.


Los caballeros de Schumpeter sabían en este punto que su misión terminaría en la muerte. Este conocimiento solo los hizo más feroces, derrotando a sus oponentes con abandono. Cada vez que los hombres del barón caían, incluso más surgían para llenar el espacio vacío. Esta táctica empujó a sus enemigos demoníacos hacia su muerte.




Esta guerra de desgaste no era diferente a una picadora de carne. Con la batalla llegando a una conclusión, este era su momento más desesperado. Richard suspiró en su corazón, pero no tuvo más remedio que obligarse a recuperar su calma fría. Su estrategia en este punto fue bastante simple; lo único que quería era que sus propios soldados retrocedieran de la zona de guerra.

Muchos de los guerreros del barón tenían un resplandor deslumbrante en sus cuerpos, la marca de una bendición mágica. Sin embargo, el hechizo de Flowsand había cambiado ligeramente; el aumento de sus habilidades no fue diferente, pero ella había añadido una fuerza motivadora. Cualquiera que fuera bendecido por ella de repente tuvo el coraje de enfrentarse a cualquier enemigo que se les pusiera delante. Incluso frente a diez mil soldados, ¡aún tendrían el coraje de cargar hacia adelante!


Esto fue definitivamente el resultado de la investigación de la clérigo sobre los poderes del Dios del Valor. Sin embargo, su propósito actual era ligeramente diferente; los guerreros bendecidos por ella solo tenían a los caballeros guardias de oso a la vista, sin ningún reparo en dirigirse a su muerte en el frente de batalla. Usaron sus vidas para dejar heridas a estos oponentes demoníacos.




Una vez que el último caballero guardia de oso cayó con un ruido sordo, la guerra amarga finalmente llegó a su fin. Richard barrió lentamente el campo de batalla, viendo sangre, cadáveres y miembros cortados por todas partes. No mucha gente todavía podía mantenerse erguida. En cuanto al número de muertes, incluso sin recuento, temía que fuera casi mil. ¡Y eso incluso excluía a los caballeros y guerreros del barón! A pesar de que Richard había tratado de salvar a parte de su ejército hacia el final de la batalla, solo quedaban unas cien personas.

Finalmente su mente se relajó, pero eso solo lo hizo marearse. Apenas podía permanecer de pie, pero afortunadamente un hechizo de vitalidad evitó que se desmayara.


"¿Cómo está Flor de Agua?", Preguntó Richard ansioso al ver a Flowsand caminar hacia él.


"Sus heridas son estables, está bien". Flowsand parecía que se desmayaría en cualquier momento. Tenía la boca cubierta con un pañuelo, haciendo que su voz pareciera más baja de lo normal. Richard podía sentir su debilidad; sus heridas definitivamente no fueron leves. Ella había usado algún método desconocido para extraer su maná al comienzo de la batalla, aumentando su poder en aproximadamente tres niveles. Esta fue la única razón por la cual la Lente del Tiempo había tenido éxito contra Sinclair, causando que esta peligrosa enemiga sufriera heridas graves, dando vuelta por completo la batalla.


"¿Qué hay de ti?" Continuó Richard.





Todavía cubriendo su boca, Flowsand habló, "Usé mucho de mi maná, estaré bien después de unos días de descanso".

"¿Unos días de descanso?" La mirada brillante de Richard aterrizó en Flowsand. Un salto forzoso en el nivel, y eran tres niveles más encima, definitivamente tendría graves consecuencias. A pesar de que no estaba muy familiarizado con el clero, eso era conocimiento general.

Flowsand impotentemente sonrió débilmente, "Bien, de hecho, pagué un alto precio. Pero no te preocupes, puedo aceptarlo por completo. Incluso puedo hacerlo unas cuantas veces más ".

Richard asintió con la cabeza, eligiendo creer en ella. En ese momento, Olar se puso al lado de Richard y le susurró: "Maestro, Sinclair todavía está viva. ¿Cómo quieres encargarte de esto?"




Un resplandor frío brilló en los ojos de Richard mientras traía a los pocos de su grupo que aún podían caminar por el castillo, llegando al espacio vacío afuera. Caminaron hasta el lado de Sinclair antes de finalmente detenerse.

Gangdor frunció el ceño, avanzó medio paso para utilizar su cuerpo como escudo. Un hábil asesino como Sinclair probablemente intentaría un último ataque en sus momentos de agonía. Sin embargo, Richard negó con la cabeza y extendió la mano para tirar del bruto hacia atrás, "Está bien, ya no puede devolver el golpe".


Cuanto más se acercaba a Sinclair, más vigorosa crecía la sangre élfica. Incluso su línea de sangre Archeron estaba comenzando a moverse. Esta era una calle de doble sentido, pero aseguraba que la asesina no podía ocultar la condición de su cuerpo de sus ojos.


Sinclair ya no era la jovencita bonita, con todo el cuerpo lleno de heridas. La sangre negra que se filtraba era como lava caliente, dejando profundas quemaduras en su piel. Richard podía sentir los efectos restantes del acoplamiento de la fuerza lunar verde con la sangre negra; llevaba una sensación de muerte inminente, siendo la razón del aumento en la temperatura de su cuerpo.


Richard se arrodilló al lado de Sinclair, mirando a esta enemiga digna. A pesar de que su piel había sido quemada, incluso con uno de sus ojos cegados, todavía se podían ver rastros de su belleza original en su rostro. Ella era como una muñeca humana que había sido destruida.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario