DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

domingo, 12 de agosto de 2018

COS Libro 2, Capítulo 141

Una batalla sangrienta (2)

Las cuchillas de Sinclair se enredaron con la espada de Fontaine, girándola hacia un lado antes de usar la daga en su mano izquierda para intentar una puñalada en su garganta. Sin embargo, el aura de Fontaine repentinamente se elevó en poder; aunque no era feroz, esta aura era de resiliencia. Unas sacudidas de la muñeca le permitieron al hombre liberarse del enredo, empujando su arma hacia su pecho casi desnudo.


Sinclair ligeramente frunció el ceño; la presión que sentía en sus manos era un claro indicador de la fuerza de su oponente. Comenzó a moverse hacia un lado sin dejar rastro, mientras pudiera construir cierta distancia, podría desaparecer inmediatamente y lanzar un golpe mortal desde un ángulo inconcebible.


Sin embargo, el manejo de la espada y el poder del Barón fueron inesperados. Se pegó a ella como una sombra, sin darle espacio para usar su habilidad. El par luchó de un lado a otro, la espada y las dagas chocando innumerables veces. A pesar de que Fontaine estaba en desventaja, todavía se las arregló para reservar la fuerza para devolver el golpe, sus habilidades con la espada a toda prueba. Durante un corto período de tiempo, Sinclair fue atrapada por él.


No muy lejos, Richard estaba mirando en silencio la batalla desde un costado. Ya había tomado el mando de la defensa, y continuamente estaba lanzando hechizos que le permitían al Barón mantener su agilidad. También había dirigido a los dos magos de nivel 8 bajo el Barón para maldecir a Sinclair lo mejor que podían. A pesar de que eran débiles, los hechizos disipadores no se vieron afectados por la resistencia del objetivo. Los tres magos juntos habían logrado dispersar la defensa de Sinclair.




En solo un minuto, Richard ya había dado siete órdenes. Los guardias en las murallas se habían puesto en movimiento, las formaciones originalmente ordenadas se estaban volviendo confusas. Sin embargo, estos comandos no eran de la oscuridad; su parte contratada y los lobos de viento cargaban de un lado a otro, congregando a los soldados en sus posiciones.

En este punto, los caballeros guardias de oso ya se encontraban a menos de diez metros del castillo, mientras que la mantícora se paseaba de un lado a otro cerca, mientras buscaba el momento perfecto para atacar. Las murallas del Castillo Crepúsculo no eran muy altas, y definitivamente podría llegar allí con un solo salto. Incluso los torpes y pesados ​​caballeros guardias de oso serían capaces de hacerlo si encontraran un punto de apoyo para impulsarse en el punto medio.


Una vez que la situación comenzó a desarrollarse según sus planes, fuera de la confusión que él había explicado, Richard de repente tuvo la ilusión de que todo en el mundo estaba bajo control. Él se elevaba por encima de todo el campo de batalla, mirando a todos hacia abajo.


El impacto del ataque del ejército de Sinclair, los caballeros guardias de oso y el gran mago que acababa de escapar del alcance de las balistas comenzaba a desvanecerse lentamente. El caos en las murallas no era más que una fachada; en solo un minuto, todos sus guerreros alcanzarían sus estaciones. Esos caballeros que lograron escalar las murallas terminarían enfrentando una tremenda presión, siendo lesionados por todas partes, ya que la resistencia a la que se enfrentarían solo se volvería más feroz.




La mayoría de la gente no notaría la diferencia en el campo de batalla. Sin embargo, Richard sabía que la clave de la victoria estaba en desgastar a su enemigo poco a poco.

Sinclair también había sentido el cambio en el impulso. Los implacables ataques de Fontaine la dejaron incapacitada para juzgar claramente el campo de batalla como Richard, pero su aguda intuición de años de batalla le permitió sentir un aura de peligro. Con una rápida mirada a su entorno, supo que algunas personas se apresuraban en un evidente intento de rodearla.


Ella no pudo evitar reír fríamente ante la idea. ¿Cómo podría una persona común tratar de interferir en esta pelea? Incluso el barón de nivel 14 no era más que basura en sus ojos, dejando aparte a esos perdedores que estaban simplemente en el nivel 11 o 12. La única pregunta era si valía la pena arriesgar pequeñas heridas para deshacerse de estos insectos irritantes, o si ella esperaría para que la oposición muestre signos de debilidad o cometa errores.


Richard ... Ese era su verdadero objetivo en esta expedición.




La oportunidad llegó pronto. Un movimiento repentino y contundente de sus dagas obligó al Barón a retirarse, y aprovechó la oportunidad para atacar. Los guerreros de los alrededores que no habían encontrado la oportunidad de atacar encontraron sus pechos y gargantas chorreando sangre. Se tambalearon, pero no se cayeron.

En ese momento, el asesino avanzó con sus ojos encantadores fijos en Richard. La daga más larga en su mano derecha estaba sujetada en reversa, su mano levantada mientras apuñaló. No había nada cerca, pero esta era la mayor ventaja de Sinclair en la batalla: movimientos impredecibles y ataques misteriosos.


Su visión periférica comenzó a difuminarse, ya que una línea entre ella y Richard ya se había formado en su mente. Cualquiera que intentara bloquearla sería esquivado instantáneamente o asesinado. Cualquiera que fuera el caso, para cuando la cuchilla en su mano derecha cayera, definitivamente golpearía a Richard en la garganta.


A los ojos de Sinclair, cualquier mago era un objetivo fácil. Si ella lo hiciera cerca, incluso un gran mago no podría escapar de su destino. En el peor de los casos, podrían sobrevivir algunos cortes más. Las dagas en sus manos tenían la capacidad de repeler la magia, eran armas divinas incluso en Norland.



Su pie derecho tocó el suelo, todo su cuerpo temblaba de ira. Sin embargo, justo cuando estaba a punto de explotar de rabia, Richard gritó de repente: "¡FLOWSAND!"

El grito fue demasiado rápido y ansioso. La cara de Richard ya estaba distorsionada en el campo de visión de Sinclair, pero aun así estaba ligeramente sorprendida. Flowsand? Este era un nombre familiar, pero no podía recordar en absoluto dónde lo había oído antes. Ella solo hizo una pausa por un momento, antes de continuar corriendo en su dirección.


De repente, comenzó a darse cuenta de que su entorno había cambiado. Se sentía como si estuviera dentro del agua, la cara contorsionada de Richard se extendía a su alrededor. Era como si las olas la estuvieran empujando hacia atrás, y todos los demás de repente se habían acelerado. Los sonidos se volvieron nítidos y fragmentados, como si dos piezas de hierro oxidado se frotaran juntas. No había manera de que pudiera descifrar el contenido, ¡pero estaba casi segura de que sus enemigos estaban animando!


En el momento siguiente, finalmente entendió. De hecho, había escuchado voces humanas, era solo que eran mucho más rápidas que parecían punzantes para la oreja.




Ella continuó con su golpe, sus pies disparándose del suelo uniformemente mientras cargaba. Su habilidad distorsionaba la luz en su vecindad, y la ráfaga explosiva de velocidad daría a otros la ilusión de que se había teletransportado. Sin embargo, con todos los demás moviéndose mucho más rápido ahora, ella se había convertido en la más lenta del grupo.

Algo debe haber sucedido! Un temor sin precedentes comenzó a crecer en el corazón de Sinclair, pero sus acciones y pensamientos seguían siendo lentos. Incluso ahora, no podía comprender la situación. Lo único que le dio consuelo fueron las miradas confundidas de muchos soldados mientras recorrían la zona tratando de encontrarla. Al menos ahora estaba en su estado medio invisible.


En ese momento, comenzó a sentir un dolor en todo su cuerpo. Ella miró hacia abajo, horrorizada al descubrir que las llamas doradas habían cubierto a toda su persona. Este era un fuego puro y divino, algo que solo los sacerdotes y los grandes magos podían disipar. El hecho de que causarían un daño constante era secundario; El mayor temor de Sinclair era que las llamas que la rodeaban hicieran que su invisibilidad se desvaneciera. Había otro gran problema: ¡el poder que impulsaba estas llamas era el poder divino del Dragón 
Eterno !

No hay comentarios.:

Publicar un comentario