DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

lunes, 6 de agosto de 2018

COS Libro 2, Capítulo 111

Persuasión (2)


Cuando Sharon finalmente apareció, solo la mitad de su cuerpo se movió fuera del portal. Sus dos manos todavía estaban atrapadas en el otro lado, aparentemente arrastrando un objeto pesado. Le costó un estallido de fuerza atravesarla, revelando un brazo cortado, negro como el acero, que tenía más de diez metros de largo y tres de grosor. El brazo cayó al suelo de cristal azul con un ruido sordo en el momento en que entró, hundiéndose profundamente en el suelo. La porción expuesta goteó sangre espesa, de color negro como la tinta, que creó una niebla corrosiva en el momento en que aterrizó. Si no fuera por las propiedades mágicas de los cristales azules que los hacen resistentes a la corrosión, se habría formado un agujero profundo en el suelo.


Sharon finalmente saltó del portal, aterrizando en el brazo. Ella agitó el suyo, y la sangre que se filtraba del brazo del diablo comenzó a flotar y converger en un orbe giratorio que crecía constantemente.


"Al mirar la sangre convergente, la maga legendaria suspiró. Miró a Gaton, preguntando impotente: "¿Quieres algo de esto?"


La cara de Gaton se volvió sombría mientras negaba con la cabeza, "No me sirve eso".




Ella inmediatamente dejó escapar un suspiro de alivio, guardando la sangre en algún lugar escondido mientras hablaba: "¡Bueno, de todas maneras no vale mucho! Tch, ese tipo se escapó y solo logré agarrar su brazo, qué lástima. No es suficiente para compensar la pérdida con las coordenadas. Parece que regresaste sin mucha recompensa también, pequeño Gaton ".

Gaton dejó escapar un largo suspiro, "Ser capaz de matar a más de mil demonios es recompensa suficiente. Además, esto te hará creíble con el archidiablo, ¡y esa será una gran manera de enseñarles a los Schumpeters una lección inolvidable! Si no reaccionan lo suficientemente rápido, ¡incluso pueden ser destruidos!"


Una capa de escarcha cubrió la pequeña cara de Sharon en el momento en que los Schumpeters fueron mencionados, "¡Hmph, estos tipos tienen un poco de coraje, jugando con mi pequeño Richard! Creen que no puedo tratar directamente con las grandes familias de la Alianza Sagrada, ¡así que prueban estos pequeños trucos! He estado ocupada haciéndome rica los últimos años, pasando poco tiempo en Norland. ¡Parece que estos tipos olvidaron la lección que les enseñé hace tantos años! ¡Puedo ser tímida para actuar, pero siempre puedo obligar a otros a actuar en mi nombre!




"¡Espera, de ninguna manera! Perdí a mi pequeño Richard, ¡no hay forma de que los deje ir tan fácilmente! No puedo confiar solo en los diablos ... Hay algunas personas con las que estoy ... umm ... "familiarizada" en el Abismo. Pequeño Gaton, el portal está justo allí, recupera tus tropas. Tengo que hacer un viaje al abismo, ¡tengo que visitar a uno de los viejos compañeros de allí! "La maga legendaria se enojó aún más mientras hablaba, incluso blandía su puño. Ignoró la fatiga y las heridas, inmediatamente abrió un portal y corrió sin pausa.

Viendo el fuego y la lava disparando desde el portal, Gaton tenía una expresión de desconcierto en su rostro. La reacción de Sharon ante la pérdida de Richard en el curso del tiempo fue mucho peor que la suya; él era el padre del chico!

(claro, pero richard es la mascota querida de mi amor sharon)


-----------



En las profundidades de uno de los infiernos había un palacio de hierro que tenía unos cientos de metros de altura. Era de color negro, procedente de la saliva de los muchos diablillos encargados de construirlo. El bautismo de saliva de diablo hizo que el metal sea resistente a la atmósfera corrosiva del infierno, por lo que es extremadamente valioso en otros planos. Incluso una pequeña pieza de este metal podría alcanzar un precio elevado en otros planos; algo que podía resistir la corrosión del infierno era virtualmente indestructible en casi todos lados.

Miles de soldados diablo se reunieron en la plaza frente al palacio. Sus cuerpos eran naturalmente fuertes, comparables a la armadura que la humanidad usó en la batalla.


Todos estaban armados con diferentes armas. Los infiernos eran ricos en varios minerales, y la artesanía de estas armas no era inferior a las fabricadas por los enanos. A pesar de que las armas de estos soldados no estaban enriquecidas con magia, la calidad innata del metal las hizo bastante efectivas, y les dio muchos otros atributos. Aquí había todo tipo de armas: picas, hachas, espadas dentadas, jabalinas, incluso arcos. El ejército era casi de diez mil, las diversas ramas divididas meticulosamente. El solo hecho de observar la precisión de sus formaciones militares le haría saber que esta tropa era un oponente formidable.


La coordinación en una formación podría elevar en gran medida el poder de incluso los humanos ordinarios que tenían una fuerza corporal limitada, así que ¿qué decir de los diablos cuyos cuerpos eran naturalmente mucho más fuertes?




En ese momento, una neblina oscura se agitaba en el cielo nublado, y un diablo extremadamente grande cayó desde arriba. La mitad inferior de su cuerpo se parecía a la de un dragón grande, su mitad superior tenía la forma de un humano. El diablo tenía una expresión solemne; ignorando el color de su piel y los finos y afilados cuernos en su cabeza, se lo consideraría frío y apuesto desde una perspectiva humana. Sin embargo, su cuerpo estaba lleno de cicatrices, algunas de hasta unos pocos metros de largo y un metro de profundidad. Estas heridas se negaron a sanar, llamas abisales quemando continuamente las heridas. Uno de sus seis brazos también había sido arrancado en la raíz, su paradero desconocido.

El diablo aterrizó en la plaza y comenzó a caminar hacia el palacio. La entrada tenía decenas de metros de alto, pero parecía sofocante cuando se paró frente a ella. Tuvo que inclinar la cabeza para cruzar las puertas.


Justo después de la entrada estaba el salón principal del palacio. El lugar era grande, más de un kilómetro de ancho y cien metros de alto. Al final había un trono, con una fila de extraños diablos de pie a cada lado. Un diablo que no medía más de cuatro metros de altura estaba sentado en el trono, sosteniéndose la mandíbula inferior y parecía absorto en sus pensamientos. Basándose únicamente en el tamaño, el más pequeño de sus subordinados era de tres a cuatro veces más grande, pero todos permanecieron en silencio sin las agallas de interrumpir su línea de pensamiento.




Este era el gobernante de esta capa del infierno, Archidiablo Abaddon.

El gran diablo que había perdido un brazo estaba de pie en el centro del salón, arrodillándose sobre sus cuatro piernas mientras hablaba solemnemente: "Perdóname, mi Señor, soy inútil. ¡No pudimos vencer a los enemigos, nuestras tropas sufrieron una derrota absoluta!"

Los líderes de menor rango en el palacio se sorprendieron. Cardis era un general poderoso en el ejército de Abaddon, a cargo de una de las dos legiones más poderosas del ejército. Además de eso, sus propias capacidades de batalla lo colocaron entre los tres primeros subordinados de Abaddon. Habían sido menos de cincuenta invasores, y sin embargo había regresado en abyecta derrota. Su legión había sido aniquilada, y él había perdido un brazo. Si los humanos hubiesen salido y lo hubieran perseguido, es posible que ni siquiera hubiera podido escapar.

Por supuesto, si los invasores se atrevían a pisar el palacio, estarían cortejando la muerte. Todos aquí pensaron de la misma manera.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario