DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

sábado, 7 de julio de 2018

MOE Capitulo 4: Bienvenidos al infierno

El tiempo voló, y rapidamente había pasado un mes.

La camioneta se precipitó hacia la entrada del valle y de repente puso los frenos. Su cuerpo gigantesco y bestial se sacudió violentamente y se desvió hacia un lado, creando un rastro en forma de media luna antes de finalmente parar. En el compartimiento del motor del vehículo, se oía una cacofonía de ruidos, y mientras los grandes tubos de escape dejaban de lanzar humo negro, las válvulas arrojaban una gran nube de vapor.

Cuando se abrió la puerta del lado del conductor, se vio un hombre de treinta años, y luego, con un solo impulso, saltó del asiento de dos metros de altura, colocando al niño que había estado en sus brazos en el suelo.

El niño tenía los ojos claros y hermosos, y su cabello negro y suave estaba pegado a su frente debido al sudor. Tenía la cara pálida y llevaba una expresión que parecía estar reteniendo el contenido de su estómago, esto era evidentemente después de haber sido golpeado por la maniática conducción. Estremeciéndose se acurrucó el mismo y se envolvió más suavemente en su capa negra, bloqueando los vientos silbantes y frígidos.

A la entrada del valle había un hombre con un solo ojo.

En ese penetrante y frígido viento, su pecho esta descubierto con las manos cuidadosamente puestas detrás de la espalda, las piernas separadas al ancho de sus hombros. Esto era una de las cosas que el ejército enseñaba primero, y el cual hizo que este hombre se vea particularmente imponente.

Sólo él bloqueó la totalidad del camino hacia el valle.

El soldado de mediana llevo a Qianye, deteniéndose a sólo unos metros delante del hombre de un solo ojo. Luego dijo, “Long Hai, no has cambiado nada.”

Long Hai sonrió, revelando una boca llena de dientes de plata y oro. “Shi Yan, llegas tres minutos tarde.”

“Nos topamos con un grupo de las razas oscuras en el camino, y por el bien de exterminarlos, nos retrasamos un poco.” Respondió Shi Yan.

Long Hai se rio fríamente. “¿Un solo grupo de la raza oscura puede hacerte llegar tarde? ¡Parece que tu fuerza no ha mejorado en todos estos años! ¿Has sido el perro de la Casa Lin por tanto tiempo que ya has echado a perder tu capacidad?”

Estas palabras no enojaron a Shi Yan en lo más mínimo, y sólo dijo débilmente, “El Mariscal Lin es una de las piedras angulares de nuestro Imperio. Ser su asistente personal ya me satisface mucho. Cosas como estas, no hay manera de que entiendas.”

Long Hai resopló y no discutió más con Shi Yan. Giro los ojos hacia Qianye, diciendo, “¿Entonces este es el chico del que han hablado los superiores? ¡Parece una niña! ¿Si quiera va a ser útil?”

Shi Yan se echó a reír. “Puesto que va a estar bajo tu tutela, si no te gusta, ¿Quién puede sacarlo?”

Long Hai dio otro resoplido. “Tú debes saber que aquí, independientemente de su identidad o antecedentes, todos son tratados por igual.”

“En ese punto, soy naturalmente consciente.”

“Entonces deja de perder el tiempo, ¡Déjalo que venga!”

Shi Yan se agachó frente a Qianye, y su rostro pedregoso exhaló un susurro de sonrisa mientras palmeaba la cabeza de Qianye. “Sigue al Instructor Long. Recuerda, número uno, no importa lo que te ordenen, ¡Hazlo inmediatamente! Número dos, espero que después de unos años pueda verte salir vivo.”

Aunque Qianye estaba un poco desconcertado, oyó la gravedad de las palabras del hombre y asintió con la cabeza gravemente.

Shi Yan sonrió. En el viaje, ya se había encariñado mucho con este pequeño.

Qianye era un niño callado la mayor parte del tiempo, pero poseía una increíble arenilla hasta el punto de terquedad; una vez que prometía algo, definitivamente lo lograría.

Viendo esto, un toque de sorpresa surgió en el rostro de Long Hai. “¡Por los veinte años que te conozco, nunca te he visto sonreír tantas veces!”

Cuando volvió a levantarse, el rostro de Shi Yan había reanudado su mirada fría e insensible, y dijo, “¿Cómo podría sonreír cuando te miro?”

Inmediatamente después de esas palabras, algunas de las venas por encima de la frente de Long Hai se hincharon momentáneamente.

Poco después, la gran camioneta de transporte rugió y Qianye siguió a Long Hai, caminando hacia el valle. Los caminos de la montaña eran rocosos y sinuosos, y después de casi dos horas, todavía sentía que no había un final a la vista.

Qianye miró a ambos lados y repentinamente vio una fila de palabras grandes escritas con sangre: ¡BIENVENIDOS AL INFIERNO!

Qianye no podía leer todas las palabras, pero sus ojos parecían atraídos hacia ellas, incapaces de apartar la vista. Siguió adelante, volteando la cabeza hasta que no pudo ver más esa línea. Aunque ya no podía verlo, ¡Lo que impresionó profundamente a su joven corazón era la imagen de cada trazo y letra hecha con sangre!

El tiempo pasó, y el cielo se oscureció gradualmente. El valle era como la boca de una bestia gigantesca que esperaba a Qianye.

Fue sólo después de un tiempo, en las primeras horas de la noche que Qianye se dio cuenta de que había llegado a un lugar que era peor que el infierno, el Campamento de Entrenamiento del Manantial Amarillo.

Las manecillas del reloj se movieron hacia la medianoche. Normalmente, a esta hora de la noche, muchos estarían entrando en la tierra de los sueños, pero para los niños del Campamento de Entrenamiento del Manantial Amarillo, este era simplemente su primer día en el infierno.

En un amargo y frío gran salón, Qianye y un centenar de niños de edad similar a él fueron reunidos, escuchando cuidadosamente la conferencia de Long Hai.

Long Hai se paseaba de un lado a otro delante de estos niños, deteniéndose ocasionalmente; Su mirada aterrorizante barría a través de ellos. “Aquí, solo necesitan recordar tres cosas. Uno, es la obediencia absoluta. Dos, es la obediencia absoluta, y tres, ¡Sigue siendo la obediencia absoluta! Aquí, las órdenes sólo se darán una vez, ¡Y también lo hará sus posibilidades de obedecer! Ahora, todos alinéense con la espalda contra la pared, ¡Y no deben moverse ni hablar hasta que les den nuevas órdenes!”

La muchedumbre de niños pasó desordenadamente unos tras otros, y todos se alinearon contra la pared, sin esperar la siguiente orden.

Long Hai juntó las manos detrás de él, salió del gran salón y, con un fuerte golpe, cerró con llave la puerta de acero.

En los primeros diez minutos, todo el mundo en el gran salón estaba tranquilo. Pero después de otros diez minutos, algunos de los niños más activos no podían aguantar más.

Un niño al lado de Qianye lo miró y le susurró, “Soy Liu Kai, y mi familia dirige un negocio en la provincia de Jianzhang. He oído que este lugar es muy aterrador, ¡Así que seamos amigos! Mi padre dice que unirse hace más fácil sobrevivir que estando solo.”

Pero en ese momento, todo lo que Qianye estaba pensando era el mensaje de despedida de Shi Yan: Debía obedecer a Long Hai.

Y Long Hai acababa de decir que no debían moverse ni hablar.

Al ver que Qianye no respondía, Liu Kai junto a él se negó a renunciar, “¡Oi! ¡Nadie nos mira! ¿Al menos dime tu nombre?”

Al ver a Qianye de pie allí como una estatua, ni siquiera moviendo los dedos, Liu Kai murmuró algo y otras cosas bajo su respiración impotente.

Media hora pasó, y algunos de los niños comenzaron a susurrar a otros mientras que algunos se balanceaban a la izquierda ya la derecha, estirando sus adoloridas piernas.

De repente, un rincón del gran salón se hizo ruidoso. Algunos de los niños habían comenzado a discutir por alguna razón, que luego rápidamente se convirtió en una lucha entre sí, ruidosamente discutían sin descanso.

La perturbación ya se había vuelto tan enorme, y sin embargo, ningún instructor había salido a detenerlos. Por lo tanto, los niños se volvieron aún más relajados. Habiendo peleado una ronda, varios de los niños combatientes se separaron y regresaron a sus posiciones originales. En este punto, más de los niños comenzaron a charlar y a moverse, y el gran salón gradualmente se volvió ruidoso.

Cuando el reloj dio la una, la puerta de acero se abrió repentinamente con Long Hai entrando. Detrás de él había un equipo de hombres viciosos y de apariencia feroz, cada uno de los cuales sostenía un látigo.

La temperatura en el salón se desplomó de inmediato, y los rostros de todos aquellos niños que antes se habían divertido y estaban alegres se pusieron pálidos, incluso empezaron a temblar.

El ojo de Long Hai barrió a través de todos ellos mientras asentía. “¡Bueno! ¡Muy bien! Algunos de ustedes estaban peleando, otros estaban hablando. Al principio estaba preocupado de no haber dejado una impresión suficientemente profunda en todos ustedes, ¡Pero ahora que lo veo, mis preocupaciones fueron extrañas!”

El rostro de Long Hai se oscureció de repente y señaló a los niños que habían estado peleando. “¡Tómenlos, y demuestren al resto lo que sucede cuando desobedecen las órdenes!”

Esto sonaba un poco extraño, y muchos de los niños estaban confundidos, pero algunos de los niños más inteligentes inmediatamente entendieron lo que estaba pasando y estaban casi paralizados en el suelo por el terror aún mayor que ahora estaba brotando dentro de ellos.

Los seis niños que pelearon fueron arrojados al centro del salón como pollitos, alineados en fila.

Long Hai rápidamente reveló una sonrisa feroz. “Aquí, desobedecer las órdenes sólo resultará en una cosa… ¡La muerte!”

Uno de los hombres detrás de él apuntó un extraño objeto como un rifle y lo apuntó directamente a uno de los niños. ¡El cañón de la pistola era tan grande que cabía el puño de un niño dentro de él!

El rifle de repente disparó un amplio rayo de luz roja, y el sonido resonó en todo el gran salón, ¡Casi ensordeciendo a todos!

Cuando la luz roja destelló, la parte superior del cuerpo de ese muchacho había desaparecido por completo; ¡Sólo quedaban sus piernas en el suelo! La sangre fresca brotaba por todas partes a más de diez metros, incluso salpicó en la pared opuesta.

El hombre reveló una sonrisa sanguinaria y cruel, y moviendo el cañón, apuntó al siguiente niño.

Aquel niño cuyo rostro era inicialmente rebelde ahora estaba lleno de pánico mientras gritaba, “¡No! ¡No quiero morir, mi tío es uno de los Generales del Imperio! Él…”

El arma explotó una vez más y cortó el resto de su frase.

“¿General del Imperio? ¡Hehe, aunque fuese el hijo del Mariscal del Imperio, mientras él entre aquí, las consecuencias de no obedecer las órdenes sería la misma!” Exclamó el hombre fríamente.

Los cañones continuaron con el fuego y, después de seis disparos, el centro del gran salón ya estaba pintado de rojo con sangre y carne eviscerada.

En este punto, Long Hai dijo, “Ahora, todos ustedes que abrieron sus bocas justo ahora, salgan ahora, quítense su ropa, ¡Y luego vengan adelante! Hoy es su día de suerte, sólo recibirán tres azotes como la totalidad de su castigo. Sin embargo, si alguien quiere seguir mintiéndome, ¡Acabaran como esos seis bastardos!”

Los niños se miraron unos a otros, y muchos de ellos temblaron mientras caminaban hacia el centro del gran salón, desnudos y luego obedientemente boca abajo. Los que habían quedado de pie en la pared no eran más de veinte.

“¿Realmente no hay nadie más?” Preguntó Long Hai de nuevo.

Dos de los niños originalmente de pie junto a la pared salieron temblando.

Long Hai asintió con la cabeza. “¡Los dos, cinco azotes cada uno!”

El rostro de los dos niños se puso pálido, pero ya era demasiado tarde para arrepentirse.

Long Hai de repente extendió las manos y señaló a cuatro niños que estaban de pie junto a la pared, con su voz fría, “Ustedes cuatro realmente se atrevieron a mentirme, ahora irán al infierno.”

Los cuatro niños que lloraban fueron arrojados al centro del gran salón, y luego cuatro tiros resonaron una vez más.

Así, en la primera noche que pasaron en el Campamento de Entrenamiento del Manantial Amarillo, Qianye ya entendía claramente cuáles serían las consecuencias de violar las órdenes. En esa misma noche, este nuevo lote de estudiantes ya había sido recortado por un décimo.

A las tres de la mañana, Qianye y los otros niños estaban juntos, ellos fueron llevados a una habitación grande.

En él había hileras de literas, y cada niño tomaba en silencio una cama en la que se acostarían, sobre el cual inmediatamente se durmieron. Nadie dijo una sola palabra, y nadie lloró.

Qianye habitualmente se acostó como siempre lo hizo, pero el dolor repentinamente vino desde su espalda.

En la oscuridad, los gritos de dolor de los niños podían ser escuchados constantemente, pero evidentemente, todo el mundo estaba tratando de mantenerse lo más silencioso posible.

Qianye se dio la vuelta y se subió a la cama con cuidado, tratando de evitar tocarse la fresca herida de su espalda.

Qianye también había sido azotado una vez.

Y los quince, como él, que habían seguido estrictamente las órdenes, recibieron un trato especial: Sólo fueron azotados una vez cada uno.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario