DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

viernes, 29 de junio de 2018

SOTR Capítulo 1066: Jiang Chen da el Primer Golpe

SOTR Capítulo 1066: Jiang Chen da el Primer Golpe



Al escuchar esas palabras, la mandíbula de Jiang Chen quedo floja. ¿Puede ser esto realmente cierto? ¿Alguien realmente no sabía qué era la Hierba Celestial Radiante? La mayoría de los presentes reaccionaron de la misma manera. Estaban atrapados en un estado incómodo entre lágrimas y risas. Evidentemente, la razón los había conmocionado de la misma manera que lo hizo con Jiang Chen.

El Rey de la Píldora Fénix Azul negó vehementemente con la cabeza. "Vergüenza, vergüenza".


El Maestro Wang Xuetong se rió. "No creo que el vendedor se sienta avergonzado. Tal vez es en realidad un ardid astuto. Él es solo un cultivador del reino origen, ¿verdad? Un tesoro como este no tendría una fracción de su verdadero efecto en sus manos. Pretender que no sabe qué es y subastarlo es mucho mejor a largo plazo. Claro, el Temple del Fuego Purificador consigue algo de ese dinero, pero maximiza su ganancia de todos modos ".


Las palabras del maestro de formación tenían perfecto sentido. Aún así, Jiang Chen prefirió creer que el dueño actual de la Hierba Celestial Radiante simplemente no identificó la planta.


El Emperador Inigualable parecía tener una opinión diferente. "No lo olvides, para que un cultivador del reino origen tenga Hierba Celestial Radiante ... bueno, puede significar un desastre para él. En este caso, tener algo que no puede proteger es bastante indeseable. Poseerla por si mismo es su pecado, por así decirlo ".




El emperador había hablado de verdad. La Hierba Celestial Radiante no estaba necesariamente segura ni en manos de un cultivador del reino sabio, ni mucho menos de un reino origen. Era una hierba espiritual de rango cielo, y medicinas de ese calibre no eran usadas regularmente por gente como el reino emperador, mucho menos los de abajo. Las hierbas del rango cielo se correspondían con los grandes emperadores, después de todo.

Por lo tanto, un cultivador del reino origen que tenga algo valioso como esta hierba espiritual probablemente sea criminal. La elección de venderlo fue bastante inteligente a la luz de eso. El Templo del Fuego Purificador fue una organización justa, con el mantenimiento del secreto de clientela como una prioridad. Un cultivador del reino origen podría hacer mucho peor que vender la hierba por una suma principesca de piedras espirituales santo.


La única preocupación era la posibilidad de que el Templo pudiera vender su información y su paradero. Dada su reputación en Ciudad Fuego de Píldora, sin embargo, algo así era prácticamente inaudito. De hecho, el registro prístino del Templo fue probablemente uno de los factores que contribuyeron a la presencia de la Hierba Celestial Radiante aquí en primer lugar. Sin importar el motivo de su subasta, la hierba espiritual se presentó como uno de los artículos que se venderán hoy.


Todos los ojos lanzaron miradas codiciosas hacia la hierba, sus expresiones traicionaron su entusiasmo por el premio.




"Hah, ¿estás interesado, Hermano Fénix Azul?" El Maestro Wang Xuetong se rió.

El rey de la píldora en cuestión era igual a un emperador de la píldora, el treinta y seis clasificado dentro del Salón de la Fama del milenio. ¿Cómo podría alguien así no tener sed por una hierba espiritual tan rara como la Hierba Celestial Radiante?


"Soy un viejo solitario", sonrió débilmente el Rey de la Píldora Fénix Azul, "sin hijos y sin discípulos. Obtener la hierba tiene poco significado para mí ".


"¿Qué, no estás planeando luchar por eso en la subasta?" Wang Xuetong estaba aturdido.


El rey de la píldora negó con la cabeza. "No tiene sentido. Para aquellos que lo necesitan, la píldora Sonrisa de Sabio es una perla inestimable. No soy uno de esos, y no veo mucho valor en eso ".


La píldora Sonrisa de Sabio fue pensada para cultivadores del reino sabio. Si el Rey de la Píldora Fénix Azul tuviera hijos y sobrinos, o tal vez estudiantes y sus alumnos, definitivamente competiría por la Hierba Celestial Radiante. Pero él no tenía ninguna de esas cosas, y no le importaban las luchas de la juventud. No fue una sorpresa que la Hierba Celestial Radiante no tuviera atractivo para él.




Por otro lado, la mirada de Jiang Chen hacia la hierba espiritual fue muy reflexiva. Madam Man claramente quería despertar el apetito de su audiencia. Ella sostuvo la hierba en su mano, mostrándola a la multitud. Su luz brillante reflejaba el deseo en sus ojos.

"El precio inicial de la Hierba Celestial Radiante es de ochenta millones de piedras espirituales santo. El incremento mínimo de la oferta es de un millón. ¡Magnates  de Fuego de Píldora, ahora es el momento de hacer alarde de su riqueza! "El tono de la Madam animaba a sus oyentes y alegraba la atmósfera.

"¡Ofrezco cien millones!"

"¡Ciento treinta!"

"¡Ciento cincuenta!"

"¡Ciento ochenta!" La multitud comenzó a pujar furiosamente después de que ella terminara de hablar. Parecía que muchos estaban decididos a llevarse la hierba espiritual a casa.




Jiang Chen no hizo ninguna oferta él mismo, sin embargo. Al ver esto, el rey de la Píldora Fénix Azul no pudo evitar su desconcierto. "Hermano Shao, ¿no harás un movimiento por la Hierba Celestial Radiante? Te vi pensando en eso. Es por eso que no lo hice, realmente ".

Parpadeando, Jiang Chen estalló en carcajadas. "Te agradezco, Mayor Fénix Azuñ, pero no hay necesidad de eso. Me gusta más una competencia justa entre los mejores postores ".


"Ah bueno. Para algo así, aquellos que lo aman lo quieren hasta la muerte, mientras que a los que no les importa no les importa. No todos caen en la categoría anterior ". El comentario del rey de la píldora era razonablemente representativo del pensamiento común sobre el tema. Mucha gente había presentado ofertas sobre la hierba espiritual, pero unos pocos más se mostraron completamente indiferentes, lo que indica su total falta de interés.


Después de todo, no todos necesitaban la Píldora Sonrisa de Sabio. Los jefes de las facciones importantes, de hecho, generalmente no estaban dispuestos a ver a los jóvenes que estaban cerca de ellos consumir la píldora. Desde su punto de vista, el aumento del nivel de la píldora Sonrisa de Sabio puso en riesgo los efectos negativos en el futuro. Este fue un error común.


Algunas píldoras eran así, pero la píldora Sonrisa de Sabio y la píldora de Duplicación de Origen no lo eran. Siempre que los cimientos de uno sean sólidos y no haya problemas intrínsecos con el cultivo, de lo contrario, no se experimentarán efectos secundarios como resultado del uso de esas píldoras. Aún así, muchos de los ricos no lo sabían.




Independientemente de su utilidad exacta, la apariencia de la hierba Celestial Radiante calentaba la atmósfera de la subasta. En poco tiempo, la oferta actual superó los trescientos millones.

El Rey de la Píldora Fénix Azul suspiró suavemente. "Estas personas están locas. El verdadero valor de la Hierba Celestial Radiante es de doscientos millones como máximo. ¡Qué desperdicio de piedras espirituales! "

Emperador Inigualable no estuvo de acuerdo, sin embargo. "Como dijiste, los que lo aman la quieren hasta la muerte, mientras que los que no lo hacen, no estarían dispuestos a pagar ni siquiera unas pocas docenas de millones. Mientras el comprador obtenga lo que necesita, está bien ".

De repente, Jiang Chen levantó una mano. "Cuatrocientos millones".

¡Había aumentado la oferta actual en otros cien millones! La oferta marcó el silencio instantáneo de los alrededores. Era como si el tiempo se detuviera.




¿Cuatrocientos millones? ¿El precio aumentó en cien millones? Esta es ... ¿la primera oferta de ese tipo? Los jefes se agitaron en un intento de ver mejor a Jiang Chen. Todos querían saber quién era el loco postor.

Uno de ellos identificó al joven inmediatamente. "Es el Señor de la Arena Shao, el rey de la recompensa de la Arena Recompensa de este año".


"Señor de la Arena Shao? ¿Es ese el señor de la arena que es extremadamente joven, pero estimado por el Emperador Inigualable? Él ... ¿Él ofreció cuatrocientos millones? ¿No es eso un poco ridículo?"


"Aquellos que son ricos pueden darse el lujo de hacer cosas ridículas". ¿Quién querría competir con una oferta así? Incluso si hubiera alguien, dudo que ganarían la guerra de pujas. Ese joven señor de la arena hizo más de dos mil millones de piedras de sus recompensas ".


"Señor de la Arena Shao es verdaderamente sensacional!" Hubo un puñado de murmullos entre la multitud. Los rumores y habladurías circulaban muy rápidamente de un lado a otro. La oferta había encendido la atmósfera.


El Rey de la Píldora Fénix Azul no pudo cerrar la boca. Recordando lo que acababa de decir, sintió un dolor tangible en la piel de la cara. No podía soportar tanta vergüenza. Tan pronto como dijo que trescientos millones eran una pérdida de dinero, el Señor de la Arena Shao ofreció cuatrocientos. Parecía sospechosamente grosero en contexto.




"Intencionadamente estás haciendo lo contrario de lo que Fénix Azul dice, ¿no?", Dijo el Emperador Inigualable, medio en broma, riéndose de las payasadas de Jiang Chen.

El Maestro Wang Xuetong se rió entre dientes también. "Qué desastre, hermano Fénix Azul".


La cara del rey de la píldora se enrojeció, su expresión dudosa. "Hermano Shao, la Hierba Celestial Radiante realmente no vale cuatrocientos millones. No vale la pena solo por unos pocos calderos de Píldoras Sonrisa de Sabio ".


Incluso si un par de docenas de esas píldoras pudieran ser refinadas para beneficiar a la misma cantidad de cultivadores del reino sabio, ¿entonces qué? Cuatrocientos millones de piedras espirituales podrían ayudar a cientos a alcanzar el mismo objetivo, y no había ningún riesgo involucrado al hacerlo. Cuatrocientos millones no fueron solo unas monedas de bolsillo.
(monedas de bolsillo: lo que uno lleva en los bolsillos, nadie va con millones en los bolsillos )


Era lo suficientemente grande como para que todas las facciones menos poderosas de Ciudad Fuego de Píldora tuvieran reservas. Solo lo mejor de lo mejor, las facciones de primer nivel y algunos de sus iguales, tuvieron la influencia financiera necesaria para tirar todo eso por capricho. Las facciones de segunda categoría tenían el dinero, pero no necesariamente la libertad de gastarlo.




Sin embargo, este Señor de la Arena Shao había puesto las piedras sin pestañear. Este gesto expansivo envió a todos sus competidores tambaleándose. Sus oponentes eran en su mayoría jóvenes nobles de la ciudad, cada uno con su propio poder adquisitivo. Pero en las últimas etapas de la guerra de ofertas, solo habían aumentado el precio en unos pocos millones cada vez.

La abrumadora determinación de Jiang Chen mostrada en el incremento de cien millones aplastó las voluntades de los demás para luchar. Todos sabían que el Señor de la Arena Shao era fabulosamente rico. No valía la pena intentar hacerle a un lado con las finanzas. No importa cuán agradable sea la Hierba Celestial Radiante, ¿para qué gastar cuatrocientos o quinientos millones de piedras espirituales santo?


Además, existía la posibilidad omnipresente de que el señor de la arena estuviera en secreto, contratado para inflar artificialmente el precio. Si es así, competir con él no era absolutamente bueno. Ninguna cantidad de dinero llenaría un vacío sin fin.


Al ver la voluntad de los postores en la competencia aplastada, Madame Man intentó incitar su fervor nuevamente. "Nuestros magnates locales nos visitan todos los años, pero hoy veo un número excepcionalmente grande de ustedes aquí con nosotros. Un amigo de aquí ha pujado cuatrocientos millones de piedras espirituales santo. ¿Nadie de Ciudad Fuego de Píldora puede competir con ese número? ¿Es ese el alcance de sus fortunas? Cuatrocientos millones de piedras espirituales santo. Seguramente hay alguien que dirá un precio más alto, ¿no?"




Fue un discurso muy efectivo, pero el peso natural de la oferta actual requiere que todos lo consideren cuidadosamente antes de nombrar una nueva oferta competitiva. Cualquier nueva oferta podría terminar siendo una venta. No valía la pena gastar tantas piedras espirituales santo por un espécimen de Hierba Celestial Radiante.

Por el momento, todos los demás competidores dejaron de hacer una oferta y regresaron a sus respectivos asientos. La resignación y el abatimiento eran evidentes en sus rostros, y maldecían la aparente estupidez de Jiang Chen una y otra vez. Sin embargo, no era realista esperar que continúen la guerra de ofertas.


No importa cómo la Madame Man intentaba provocarlos, no podía invocar su espíritu de lucha. Jiang Chen había llevado la subasta de la Hierba Celestial Radiante a un frenazo chirriante. De hecho, fue el primer comprador ganador de la subasta.


"Jaja, Hermano Shao, felicidades. Es un buen augurio que hayas liderado esta subasta. Confío en lo que sea que planees hacer aquí. "Wang Xuetong le dio al joven un gran pulgar hacia arriba.




El Rey de la Píldora Fénix Azul lanzó una sonrisa irónica. "Una vez más, mi villanía intencional se ha desperdiciado. Aún así, hermano Shao ... estas son cuatrocientos millones de piedras espirituales santo que estás gastando ".

El joven sabía que el rey de la píldora no tenía mala voluntad. Él también respondió con una sonrisa. "Me gusta mucho esta hierba espiritual. Para mí es más valioso que cuatrocientos millones de piedras espirituales ".

El rey de la píldora balbuceó cuando escuchó eso. "Si hacemos las matemáticas y decimos que puedes refinar cincuenta Píldoras Sonrisa de Sabio con una Hierba Celestial Radiante, ¿por cuánto puedes venderlas? Diez millones cada una? Un genio del reino sabio promedio no puede permitirse pagar eso. Los cultivadores de familias adineradas que pueden, pueden no estar dispuestos a hacerlo. Por lo general, prefieren llegar allí cultivándose o utilizando rutas más beneficiosas ".

La matemática lo comprobó. La Hierba Celestial Radiante no parecía valer cuatrocientos millones en absoluto.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario