DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

martes, 5 de junio de 2018

ISSTH Capítulo 817: ¡Aquí tienes, Inky!

ISSTH Capítulo 817: ¡Aquí tienes, Inky!
(Inky es Tinta como le puse en cap anterior, que es así como nombra meng hao a esa cosa de pelo negro del pozo, bueno solo para que sepan que tinta se refiere a esa cosa, creo que le viene mejor Inky que Tinta como nombre)



La magia de recolectar estrellas de repente cobró vida, y Meng Hao arrebató a Fan Dong'er antes de que pudiera escapar del patio. Una mirada de odio vicioso se podía ver en su rostro, y rápidamente realizó un encantamiento a dos manos, ¡haciendo que la concha apareciera de nuevo!

Justo cuando estaba a punto de soplar, Meng Hao la arrojó con fuerza hacia el pozo en el patio."¿Por qué no te metes en ese pozo y soplas tu concha para mi Inky?", Dijo.


El rostro de Fan Dong'er se llenó de sorpresa ya que, antes de que pudiera soplar la c
oncha, ella descendió al pozo, su cuerpo completamente fuera de su control.

Al mismo tiempo, Meng Hao realizó un encantamiento, convocando a la Novena Montaña y enviándola hacia el pozo.


Un grito miserable resonó desde el interior del pozo mientras la Novena Montaña se cerraba de golpe y sellaba la entrada del pozo, seguida de retumbantes ruidos. Meng Hao revoloteó hasta la cima de la montaña, donde se sentó con las piernas cruzadas, su rostro algo pálido. El brillo asesino en su ojo derecho se desvaneció, y la niebla negra ilimitada surgió de su interior, que luego se transformó una vez más en su segundo verdadero yo.




La sangre brotó de los lados de la boca de Meng Hao, y los ojos de su segundo verdadero yo fueron un poco más oscuros de lo habitual.

Esto fue el resultado de la reacción de forzar una separación antes de fusionarse por completo.

Todo el mundo fuera del patio estaba completamente conmocionado, y miraba a Meng Hao con asombro.

"Él ... él en realidad selló la Diosa del Mundo de Dios de los Nueve Mares dentro de un pozo?"

"Si mal no recuerdo ... ¡esa cabeza que parece haber estado sumergida en el agua durante millones de años ... salió de ese pozo!"

"¡Maldición, debería matarlo por tratar a la Diosa así!"

Mientras el zumbido de la conversación llenaba el aire, los ojos de Zhao Yifan parpadearon. Miró a Meng Hao, su deseo de combatir cada vez más fuerte. ¡Después de todo, él vivió para pelear!




"Si eres lo suficientemente bueno para suprimir a Fan Dong'er", pensó, "entonces ... ¡no puedo esperar a que amanezca para poder luchar!"

Song Luodan no pudo evitar jadear en respuesta a lo que había sucedido, al igual que Wang Mu, Li Ling'er, Fang Donghan y muchos otros. Cuando vieron a Meng Hao luchar contra Fan Dong'er y luego sellarla, instantáneamente dejó una impresión indeleble en sus mentes.


La cara de Taiyang Zi parpadeó, pero, no deseando ser eclipsado, resopló con frialdad y dijo: "Conseguiste tu camino hacia la victoria. Si sales al exterior, fusionaré tus huesos y tu sangre, te quemare el alma y luego te mataré ".


Los Elegidos de las otras Tierras Santas y sectas ahora tenían una comprensión mucho más clara de quién era Meng Hao, al igual que los Protectores de Dao, cuyos ojos brillaban intensamente.


La noche se hizo más profunda. Meng Hao se sentó en la cima de la montaña, escuchando los gritos de Fan Dong'er que resonaban desde abajo.


Ella estaba dentro del pozo, medio sumergida en agua. Su cuero cabelludo estaba entumecido por el terror mientras el negro cabello como la tinta se arremolinaba a su alrededor. Aunque su entorno era negro, debido a su increíble base de cultivo, apenas podía ver la cabeza empapada de agua mirando fijamente en su dirección.





Si lo piensas, cualquiera en esta situación sentiría que se les helaba la sangre y se les pusieron los pelos de punta. Fan Dong'er no pudo contenerse de gritar.

Los mechones de cabello negro comenzaron a envolverse alrededor de ella, y la cabeza empapada se acercaba cada vez más ...


"¡Meng Hao, no dejaré que te salgas con esto!", Gritó. Sin embargo, no importaba qué habilidades divinas o técnicas mágicas utilizara, no había nada que pudiera sacarla del pozo. De hecho, cuanto más magia usaba, más el cabello negro la envolvía, y en un momento dado, la cabeza flotante incluso le tocó la cabeza.


Una sensación fría se extendió por su piel, y el grito de Fan Dong'er fue aún más estridente que antes.Cuando Meng Hao se sentó en la cima de la montaña, soltó un bufido y dijo: "¡Inky, si cuidas de esta chica por mí, entonces puedes tenerla!"


Para entonces, ya había recuperado la mayoría de sus heridas, y miró hacia el salón del templo, a la lámpara de bronce que, gracias a la falla de Fan Dong'er en entrar al salón del templo, no se había extinguido.




Una extraña luz brilló en sus ojos, y de pronto se vio un tímido brillo en su interior.

"Todos estos Elegidos tienen tesoros encantadores sobre ellos, ¿no es así ...?" Se pasó la lengua por los labios y sonrió, lo que sorprendió a la multitud que se encontraba afuera.

"¿Por qué sonríe Meng Hao así?"

"Hmm. Esa sonrisa se ve ... tímida! ¿Está pasando algo sospechoso ...?"

Meng Hao voló de la montaña y, como todos observaron, cavó un hoyo y cuidadosamente puso algunas píldoras medicinales de piel negra. Luego, se detuvo con cautela, miró hacia arriba y extendió la mano. Apareció el caldero de rayo.

La luz eléctrica brilló, extendiéndose a través de su cuerpo, y la timidez en su sonrisa se hizo aún más evidente mientras miraba a la multitud con anticipación.




"¡Maldición, Meng Hao está a punto de sacar una estafa!"

"Tiene ese caldero de transposición de desplazamiento de forma y píldoras medicinales de piel negra bajo sus pies. Si pisas esa píldora a la ligera, no pasa nada. ¡¡Pero cuando cambia de posición con alguien, la más mínima fuerza hará que explote !! "

"¡Joder! ¿¡Cómo puede alguien ser tan malvado !? "

"¡Desvergonzado! ¡Nunca he visto un bastardo tan desvergonzado como él!"

Todos en la multitud comenzaron a retroceder, sus caras parpadeando con varias expresiones. Los ojos de Meng Hao finalmente se posaron en Taiyang Zi, cuya cara instantáneamente se volvió blanca, y sus ojos se abrieron de par en par. Antes de que pudiera decir nada, la luz del caldero de Meng Hao brilló y cambió de lugar con Taiyang Zi.





En el momento en que ocurrió el cambio, Taiyang Zi apareció en medio del patio, gritando. 
Aparentemente, este método de ingresar al patio no violaba los hechizos restrictivos, por lo que no se transformó instantáneamente en un charco de sangre. Sin embargo, tan pronto como su pie hizo contacto con las píldoras medicinales, cuatro o cinco de ellas explotaron al instante, y él se vio envuelto en una niebla negra.

Taiyang Zi dejó escapar un chillido espeluznante, junto con un chorro de sangre. El segundo  verdadero 
yo de Meng Hao se acercó instantáneamente a él.

En cuanto a Meng Hao, apenas apareció fuera del patio, al instante sacó su carro de guerra. Un zumbido llenó el aire mientras volvía al patio.


Solo quedaba una imagen residual en el lugar que acababa de ocupar, que luego se inundó de forma instantánea por diversas habilidades divinas y técnicas mágicas.


"¡No sean tan corteses, compañeros daoístas!" Gritó, mirando a la multitud y saludando. "¡No necesito sus regalos, de verdad!" Las ondas de las explosiones no pudieron alcanzarlo, dejando a los espectadores tan frustrados que le picaban las encías.


"¡¡Desvergonzado!!"





"¿¡Cómo podría tener una base de cultivo tan alta, pero ser tan despreciable !?" Numerosas maldiciones de ese tipo llenaron el aire.

Meng Hao solo sonrió despreocupadamente y tarareaba una pequeña melodía mientras observaba cómo su segundo verdadero yo agarraba a Taiyang Zi y lo retenía.

Cuando Taiyang Zi vio acercarse a Meng Hao, comenzó a temblar, y sus ojos brillaron con una luz brillante.

"¡Soy de la Tierra Santa del Monte del Sol! Nuestro fundador fue el Patriarca Sun- "

¡SMACK!

Meng Hao pateó Taiyang Zi directamente en el costado de la cara, causando que la sangre salpicara de su boca, junto con un par de dientes. Se volvió para mirar a Meng Hao, con una expresión feroz de locura en su rostro.

"Desde el momento en que comencé a practicar la cultivación", dijo Meng Hao, "escuché a Elegidos como tu decir cosas así cuando están a punto de morir. ¿¡Sabes lo molesto que es !? "Pensando en la frecuencia con la que había escuchado palabras similares a las pronunciadas por Taiyang Zi, pateó a Taiyang Zi bruscamente con su pie derecho.




"¿Acaso no dijiste que ibas a quemar mis huesos y sangre, y luego tostar mi alma?" Meng Hao pateó de nuevo.

La multitud sorprendida miró, temblando, cuando los aullidos de Taiyang Zi llegaron a sus oídos. Los Protectores de Dao  y otros cultivadores del Monte del Sol se enfurecieron, y varios de ellos volaron hacia adelante.

(aqui tengo una duda, quiza el sun aqui es apellido y no de sol, pero bueno como no hay mucho contexto sigue como sol)

"¡Manten tu mano!"

"¡Maldición, si le haces daño, lanzarás un gran desastre sobre ti mismo que afectará a todo tu clan!"

"¡Una vez que salga el sol, estás muerto! ¡Nadie podrá salvarte! "

Los dos Protectores de Dao del Monte del Sol estaban parados afuera del patio, mirando a Meng Hao y amenazándolo con palabras horribles. En respuesta, Meng Hao pateó a Taiyang Zi otra vez, provocando otro grito miserable, luego se volvió y miró a los dos protectores de Dao.




"¡Soy del arcaico Rito Daoísta Antiguo Inmortal! Mi padre es ... "Meng Hao de repente dejó de hablar y se aclaró la garganta. Algunas miradas de odio aparecieron entre la multitud, especialmente entre la gente del Monte del Sol. Era bastante obvio que Meng Hao se había estado burlando de las palabras de Taiyang Zi de hace unos momentos.

Meng Hao agarró a Taiyang Zi y lo arrastró hasta el pozo. Levantó la montaña y luego dijo: "¿Por qué tú y la muchacha tonta no andan por ahí juntos?"

Los ojos de Taiyang Zi se abrieron de par en par, y dejó escapar un aullido de pánico mientras luchaba contra Meng Hao.

Meng Hao se aclaró la garganta y luego dijo: "Está bien, te daré una última oportunidad. Es probable que tengas muchos objetos mágicos encima, ¿verdad?"

"¡Déjame ir, y puedes tenerlos todos!", Balbuceó Taiyang Zi. Estaba realmente asustado; abajo, podía ver a Fan Dong'er y la cabeza empapada, que obviamente era un misterioso espíritu maligno conectado al templo del rito daoísta.



"¡Oye, soy un caballero y un hombre de palabra!", Respondió Meng Hao con severidad. "¿Qué te hace pensar que contaminaría mi Karma robando tus objetos mágicos?". Su expresión se volvió más fría tan rápidamente que Taiyang Zi se quedó boquiabierto. Sin embargo, solo le llevó un momento a su mente destellar con comprensión, y rápidamente desabrochó su bolsa de tenencia y la sostuvo en alto.

"¡Aquí, te la estoy regalando!"

Meng Hao la tomó, la abrió y miró a través de su contenido. Sus ojos se iluminaron, y luego se volvió para mirar el medallón de comando que colgaba de la cintura de Taiyang Zi.

"En realidad, se ve muy bien ...", dijo.

"¡Puedes tenerlo!"

"Eee? Esto también es muy bonito ".




"Tú ... ¡puedes tenerlo!"

"Nunca había visto uno de estos antes ...".

"Puedes tenerlo ...". Taiyang Zi estaba a punto de llorar mientras le entregaba sus pertenencias a Meng Hao una por una.

La mano de Meng Hao se cerró alrededor de un pedazo del tamaño de un puño de piedra dorada que emanaba un intenso calor y una luz cegadora. Por la sensación que despedía, casi parecía que algo estaba durmiendo dentro. Cuando Meng Hao lo barrió con su sentido divino, la música de un gran Dao llenó su mente, y sintió una palpitante aura de peligro.

Casi parecía que esta roca ... ¡era un sol!




Los ojos de Meng Hao se abrieron cuando lo miró. Nunca había visto algo como este artículo en particular.

Lentamente sacó la piedra de la bolsa de Taiyang Zi.

Inmediatamente, la gente en el exterior comenzó a comentar con asombro.

"¡Un objeto mágico atesorado! ¡Es un objeto mágico atesorado del Monte del Sol! "

"Monte del Sol realmente está recibiendo el extremo corto del palo hoy ...".

La cara de Taiyang Zi era blanca pálida mientras miraba amargamente la roca en la mano de Meng Hao. Nunca había tenido la oportunidad de sacarla y usarla antes de que Meng Hao se la quitara.

Meng Hao cerró los ojos mientras examinaba la roca con sus sentidos. Después de un momento, el calor que emanaba de la roca pareció disminuir, y Meng Hao la guardó. Luego abrió los ojos y miró a Taiyang Zi. Con los ojos entrecerrados, sacó un trozo de papel y un bolígrafo de su túnica, y se los entregó a Taiyang Zi, cuyos ojos se abrieron con sorpresa.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario