DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

domingo, 20 de mayo de 2018

SOTR Capítulo 995: Un impresionante joven maestro Ji San

SOTR Capítulo 995: Un impresionante joven maestro Ji San


Zhou Yan estaba ansioso. Ye Piaoling, vacilante. Li Jiancheng se había vuelto oscuro y meditabundo. Shui Rutian se distanció de este aparente barril de pólvora de situación. El único que estaba seguro era Jiang Chen. Era como si la apuesta fuera solo un pequeño juego para él, una fantasía pasajera. Ye Piaoling miró a Jiang Chen, con los ojos llenos de una pizca de temor concentrado. Finalmente, inhaló profundamente y negó con la cabeza. "Zhou Yan tiene razón. Los concursos nacidos de sentimientos personales no tienen sentido. En definitiva, todos somos vástagos de Capital Veluriyam. Deberíamos desnudar nuestro acero contra extraños, no entre nosotros ".

Aunque la declaración era una admisión velada de la derrota, todavía había logrado recuperar una parte de la cara. Por otro lado, Jiang Chen estaba un poco sorprendido. Había pensado que su provocación era suficiente para estimular a los otros jóvenes a apostar. ¿Estaba Ye Piaoling simplemente dándose por vencido? Su opinión sobre el joven señor de Mar Vasto se elevó imperceptiblemente. Aunque su tentativa de agitación problemática falló, Li Jiancheng aún no se vio afectado. No era en absoluto consciente de su villanía, mucho menos avergonzado. Sonriendo débilmente, se alejó.


Ye Piaoling saludó con los puños a los demás. "Estoy tomando un descanso de los Obeliscos  Veluriyam, a todos. Me dirijo al reino secreto de la batalla por un tiempo. ¿Quien está conmigo?"


"Quiero dar un paseo por el reino secreto de la aventura". El previamente distante Shui Rutian eligió este momento para llegar.





Zhou Yan miró a Jiang Chen. "¿Qué hay de ti, hermano mayor Zhen?"

Jiang Chen sonrió plácidamente. "Me quedaré aquí por ahora".


La declaración movió a Zhou Yan. "¿El hermano mayor tiene la intención de desafiar al séptimo obelisco?"


A pesar del talento y potencial excepcionales de los cuatro genios, tenían en común una visión pesimista de sus posibilidades frente al séptimo obelisco. Fue por eso que Shui Rutian y Ye Piaoling se habían ido para mejorarse a sí mismos dentro de los otros reinos secretos. A los genios de la primera división les quedaba mucho tiempo. No tenían ninguna prisa para obtener los resultados que querían.


"Por supuesto que lo desafiaré", afirmó Jiang Chen. "Pero no he decidido exactamente cuándo".

Recordando la velocidad con que su hermano mayor había comprendido el obelisco, Zhou Yan suspiró. "Empezaste más de diez días después que nosotros, pero terminamos el mismo día. Si hay una persona entre nosotros que puede pasar el séptimo obelisco, probablemente sea usted ".




Aunque Li Jiancheng estaba en el puesto número uno en el Ranking de Jóvenes Señores, Zhou Yan estaba seguro de que el joven señor del emperador Shura seguramente fracasaría si desafiaba inmediatamente al siguiente obelisco. Por otro lado, el hermano mayor Zhen tenía al menos un treinta o cuarenta por ciento de posibilidades, posiblemente incluso sesenta a setenta en este momento.

Mientras hablaban, el obelisco sonó una vez más. El joven maestro Ji San abrió los ojos en el momento siguiente, su rostro se dividió en una amplia sonrisa de éxito. ¡Esto no era una ilusión, el obelisco indicaba que había pasado!


"¿Qué?" Ye Piaoling aún no había salido de la vecindad. No pudo evitar volver la cabeza ante la conmoción, y la vista que lo saludó en los ojos lo aturdió. El joven maestro Ji San que había menospreciado había comprendido el sexto Obelisco Veluriyam, ¡en un tiempo más corto del que le había tomado también! Aunque Li Jiancheng había sido el primero en comprenderlo, incluso él había necesitado más tiempo que Ji San en total.


El perpetuamente calmado Shui Rutian examinó al Ji San que se aproximaba con ojos evaluativos antes de lanzar una pensativa mirada a Jiang Chen. Se dio vuelta para irse, un suave suspiro se escapó de él. Ye Piaoling estaba sin palabras y avergonzado. El resultado fue más poderoso que cualquier golpe verbal. Casi no tenía coraje para continuar haciendo abucheos. Con una risita irónica, él rápidamente siguió su ejemplo. Si hubiera habido un agujero en el suelo, sin duda se habría dirigido directamente hacia él. Al mismo tiempo, sintió un escalofrío de miedo persistente. Si hubiera hecho la apuesta con el joven señor Zhen por un momento de impulso, estaría fuera de la pagoda en este momento.




Fue el genio cuarto del ranking en el Ranking de Jóvenes Señores. Ser expulsado ahora sería uno de los golpes más fuertes que uno podría golpear contra el Emperador Mar Vasto y su facción. Incluso la eliminación por medios más típicos era más preferible que eso. El fracaso debido a la arrogancia cruda era extremadamente probable que le ganara una amonestación severa de Su Majestad Mar Vasto, y posiblemente la degradación de joven señor también. Como espectador, Zhou Yan solo tenía una sonrisa seca y un silencio absoluto para dar. Su vehemente oposición a la apuesta previa había sido completamente innecesaria, al parecer. Si el hermano mayor Zhen se inclinaba a abrir la boca, entonces probablemente era una conclusión inevitable. El hecho de que Ji San hubiera usado menos tiempo que un genio del dao de la espada como él le infundió una fuerte sensación de peligro en el corazón de Zhou Yan. Sintió el látigo metafórico romperse detrás de él. Si no se esforzaba más, entonces solo se quedaría atrás.

Fuera de la pagoda Veluriyam, los siete emperadores estaban atentos a cualquier cambio desde adentro. Cuando vieron que seis personas habían pasado el sexto obelisco, hubo suspiros y exhalaciones por todas partes. Además de los emperadores Peafowl y Shura, ninguno de los siete emperadores había aprobado el sexto obelisco durante sus juicios dentro de la Pagoda Veluriyam. Aunque el contenido de los obeliscos cambió con cada iteración de la Reunión, sus niveles relativos de dificultad permanecieron iguales. El descubrimiento de que seis personas habían conquistado el sexto obelisco fue una noticia tremendamente gratificante.


"¿Quién es el número veintiuno?" En el fragor del momento, el Emperador Divisor del Cielo no podía recordar a quién pertenecía ese número en particular.




"¿Número ... veintiuno?" No fue una pregunta difícil para el emperador Aplasta Montaña. Recordó que su propio Gu Zhenshan había sido el antiguo ocupante de ese lugar. Él sonrió irónicamente, su expresión un poco extraña. "El número veintiuno es un vástago del Clan del Dragón Enrollado. Tercer Viejo Ji. "

Estas palabras hicieron trizas los recuerdos de los otros emperadores. Sus expresiones también se volvieron un poco extrañas.

"Recuerdo al Tercer Viejo Ji del Clan del Dragón Enrollado. ¿No había rumores de que solo era un dandy frívolo?"

"Pero pasó el sexto obelisco. ¿Ha estado ocultando su fuerza todo este tiempo?"

"Es bastante posible. Incluso a los genios en el top ten del Ranking les resultará difícil comprender el sexto obelisco. Es muy sorprendente que lo haya completado en poco más de veinte días. Esa es una muestra superior a la de los cuatro mejores, ¿no? "





"Tsk, tsk. Li Jiancheng, Zhou Yan, Shui Rutian ... los está eclipsando a todos. ¿El niño del Clan del Dragón Enrollado va a incendiar el mundo? "Los siete emperadores estaban absolutamente asombrados. La superabundancia de absurdos de Jiang Chen había entumecido sus expectativas sobre él. Habían aceptado por mucho tiempo la posición de ese joven señor para estar cabeza y hombros sobre todos los demás. Pero Ji San acababa de aparecer de la nada. Era un vástago de los grandes clanes, un poco más bajo en posición y porte que los otros jóvenes señores. El solo hecho de que él incluso hubiera entrado en la Pagoda Veluriyam era sorprendente en sí mismo. ¿Cómo podía haber comprendido el sexto obelisco ... no?

"Peafowl Daoísta, todos bajo tu ala parecen estar llenos de sorpresas. Están barriendo todo bien. ¿Qué pasa con Tercer Viejo Ji, eh? "


"Así es, hermano Peafowl. La facción de Peafowl ya es simplemente ridícula. Tal vez puedas dejarme tener a Tercer Viejo Ji en su lugar, ¿eh? "


" Daoísta 
Paafowl, mi facción Divisor del Cielo tiene escasez de genios. ¿Por qué no le das a Tercer Viejo Ji?"

El emperador Peafowl se rió. "Por favor todos. El Clan del Dragón Enrollado se alió con la Sagrada Montaña Peafowl, pero en última instancia son una facción secular. No puedo quitar lo que les pertenece por derecho ".




En verdad, estaba tan sorprendido como todos los demás. El había entrado en la Pagoda Veluriyam antes. La dificultad del sexto obelisco no era algo que el vástago del gran clan pudiera manejar. Necesitaban un milagro para enfrentar el fantasma de una oportunidad frente a él. ¿Sabía que los genios este año fueron algunos de los mejores que había visto en su vida, pero el vástago de un gran clan? Realmente fue increíble donde uno encontró la excelencia a veces.

"¿Es la excelencia de Jiang Chen contagiosa?" Se permitió una sonrisa irónica. Originalmente estaba muy satisfecho con el hecho de que había sido capaz de mantener a Jiang Chen cerca. Pero ahora, fue amplificado por una nueva esperanza. El mismo Jiang Chen era lo suficientemente destacado, ¡pero también podía elevar a los que le rodeaban a las mismas alturas! El emperador Peafowl estaba feliz de ver un cambio como ese.


El Clan del Dragón Enrollado no tenía derecho a sentarse en asuntos relacionados con el interior de la Pagoda Veluriyam. Solo los siete emperadores titulados y sus facciones personales tenían el derecho de observar, y de eso, solo ciertos resultados y detalles eran los que la formación de la imagen podía mostrar. Sin embargo, el emperador Peafowl les envió rápidamente las buenas nuevas.


El señor del clan del Dragón Enrollado estaba bastante solitario hoy en día, y apenas salió de su residencia. Aunque Jiang Chen usó el Arte de Aumento de los Cinco Elementos, solo le dio unos pocos años adicionales de vida. Cada uno de sus días transcurrió en nerviosismo y aprensión. De repente recibió un glifo de mensaje. Echando un vistazo en el momento, el señor del clan dejó escapar una carcajada. "Ya ha pasado medio año. ¿Tercer Viejo Ji sale de la Pagoda Principal, finalmente?"




El abrió el glifo mientras pensaba ociosamente. Una breve impresión hizo que sus mejillas se ruborizaran y sus ojos se salieron de las órbitas. "¿Qué? Tercer Viejo tuvo éxito en el sexto Obelisco Veluriyam? ¿Es uno de los únicos seis genios que lograron hacerlo?"

El señor del clan casi pensó que estaba alucinando. Se frotó los ojos para asegurarse de que no estaba leyendo incorrectamente. El glifo había sido enviado por Su Majestad Peafowl. Las manos envejecidas del señor del clan, arrugadas como madera muerta, temblaban ligeramente.


"Tercer Viejo, Tercer Viejo ... realmente le has dado a este viejo una agradable sorpresa." Solo en su habitación, sin ser visto, el señor del clan se permitió dar rienda suelta a su estallido de emoción.


Durante las batallas para el Ranking de Jóvenes Señores, Ji San había renunciado a su oportunidad de desafiar a los clasificados más arriba que él. Su decisión había llevado al señor del clan a sospechar si el joven maestro había perdido un componente clave en su determinación. En ese momento, Tercer Viejo Ji le había prometido que el joven maestro algún día se pararía frente a él. Este resultado, desde dentro de la Pagoda Veluriyam, fue la mejor muestra de esa promesa.


Solo seis genios habían comprendido el sexto Obelisco Veluriyam. ¿Que significaba eso? ¡El joven maestro Ji San estaba efectivamente entre los primeros seis en el Ranking de Jóvenes Señores! No importa cuáles hayan sido los números en el Ranking, los genios fueron probados como el oro en el fuego del refinador después de entrar en la pagoda propiamente tal. ¿Quién era el trigo y quién era la paja? Los fuegos del horno de la pagoda Veluriyam revelaron todo. Ciertamente, con esto, el joven maestro Ji San se mostraba como el primero.

No hay comentarios.:

Publicar un comentario