DevilNovels - Tus Novelas en Español

Devilnovels, Against the gods online español, Tales of Demons and Gods, Sovereign of the Three Realms, Legend of the Dragon King

Si te gusta la página, por favor desactiva adblock para ayudarnos.

jueves, 11 de enero de 2018

COS Libro 1, Capítulo 13

Expedición



El mundo ya era digital en los ojos del pequeño Richard. Había superado su confusión inicial, comenzando a utilizar los números que provenían de Precisión. Ya podía sentir el maná total de un mago de nivel 1 promedio, y él estableció que era diez. Con eso como punto de referencia, tenía aproximadamente ocho puntos. Poco sabía él de la infinita posibilidad resultante de sus acciones, del comienzo de la digitalización de la magia.

Una bola de fuego requería quince puntos de maná para lanzarse, mientras que un hechizo de grado 3 general necesitaba alrededor de 20. Esta fue la razón por la cual eclipsó a los numerosos otros hechizos de su grado; tenía un requerimiento de mana menor, era más formidable y era más fácil de lanzar para arrancar. Sin embargo, incluso en este proceso hubo muchos puntos que desperdiciaron maná, y agotar todo el maná de una vez dañaría a cualquier mago. Instintivamente, Richard se dio cuenta de que todavía quedaban muchas mejoras por hacer, y después de incontables horas de quemar el aceite de medianoche descubrió que el consumo de maná podía reducirse a solo ocho puntos. Si el elenco era perfecto, la caída en el poder tampoco era tan grande; solo cayendo a diez puntos desde quince. Tal bola de fuego fue mucho más rentable para el daño que causó, y fue abrumadoramente más poderosa que otros hechizos de grado 1 que tenían un índice de daño máximo de 5.


La curiosidad es la lujuria de la mente. Richard intentó lanzar una bola de fuego la noche siguiente, logrando el primer intento. El manojo de llamas era evidentemente más pequeño que el promedio, pero también era un escarlata más vivo. Observó como volaba lentamente hacia una muñeca de acero a 25 metros de distancia, tan nervioso que su corazón casi dejó de latir.





La bola de fuego explotó repentinamente al contacto, las llamas se extendieron por todas partes y enviaron una ráfaga de aire caliente a Richard. El calor abrasador y la explosión le dieron un doble golpe a la muñeca, la deformaron y la quemaron con llamas mágicas. La muñeca era equivalente a un guerrero con una armadura de placas que cubría la mitad de su cuerpo, por lo que uno podría imaginar cómo esta bola de fuego habría matado a alguien de ese nivel.

¡Éxito! Este fue el primer hechizo que el pequeño Richard había lanzado desde su nacimiento, y en ese mismo momento se ahogó en una inmensa alegría. Quería saltar y animar, pero sus piernas cedieron bajo él y lentamente se derrumbó contra la pared. Sus entrañas se sentían vacías de repente, como si ninguna parte de su cuerpo lo escuchara más. Era difícil incluso levantar un dedo.


Este fue el precio que pagó para lanzar un hechizo que agotó todo su maná de una vez. Ni siquiera podía meditar, solo podía esperar silenciosamente su regeneración de maná pasiva. La precisión le decía que tomaría 3 horas y 6 minutos recuperar un punto de maná, el mínimo indispensable antes de que pudiera pararse a meditar.


Richard estaba inmensamente aburrido mientras esperaba que su maná y energía se recuperaran. Comenzó a preguntarse acerca de todo lo que había aprendido acerca de la magia hasta el momento, ya que no había nada más que hacer. Descubrió que un nivel más alto de fuerza espiritual le permitiría a un lanzador usar menos maná para lanzar un hechizo, porque la fuerza espiritual le permitía a uno ser más meticuloso y detallado en la manipulación de su maná. Más allá de la recopilación real de los elementos para lanzar el hechizo, se requirió una fuerza espiritual para muchos procesos.





Richard sintió que el hechizo de la bola de fuego podría mejorarse enormemente. Hubo al menos 16 puntos en el proceso de lanzamiento de hechizos que se pudieron mejorar: cuatro de ellos implicaron reducir el consumo de maná, tres le permitieron aumentar el poder del hechizo, y así sucesivamente. Sopesando las concesiones, primero eligió reducir el consumo de mana.

La siguiente media hora estuvo llena de cálculos en seco, lo que hizo que Richard se diera cuenta de la importancia de las matemáticas. Finalmente logró mejorar en uno de esos 16 puntos, reduciendo el consumo de maná de la bola de fuego a 7 sin reducir su poder. Esto le permitiría permanecer de pie después de lanzar un hechizo, incluso correr unos pocos pasos en lugar de estar flojo y débil como lo estaba ahora. Su habilidad de precisión le permitió evaluar la condición de su propio cuerpo, por lo que con el punto de referencia adecuado sería capaz de controlar su fuerza espiritual y su maná en el futuro.


El corazón del pequeño Richard ahora estaba lleno de deleite por primera vez. Simplemente no podía esperar para recuperar su maná e intentar mejorar su bola de fuego, viendo si realmente lo había hecho. La alegría de la exploración y el descubrimiento fue tan inmensa que le permitió al niño ver el primer rayo de luz en meses de oscuridad, lo que le ayudó a darse cuenta de lo milagroso y complicado que era el mundo. La magia era tan vasta que incluso una vida entera no sería suficiente para explorar solo una esquina de ella.





Finalmente, su maná volvió a llenar su punto , y Richard entró con dificultad en la sala de meditación. Él sorbió una poción de maná y comenzó a meditar, recuperando su maná en unas pocas horas. Se apresuró a salir con impaciencia tan pronto como lo hizo, lanzando otra bola de fuego hacia la muñeca de acero dañada.

El maná de Richard se agotó rápidamente cuando la bola de fuego tomó forma en sus manos. La bola de fuego tembló y parpadeó, pero finalmente se liberó de sus manos y se fue volando hacia la muñeca.


El experimento había tenido éxito una vez más. El método de Richard para mejorar fue factible y efectivo, solo que su entusiasmo causó un pequeño defecto en el proceso de lanzamiento que aumentó ligeramente el maná que consumió. Él quedó paralizado una vez más, pero afortunadamente los efectos de la poción de maná aún no habían terminado, por lo que pudo recuperarse rápidamente. Él solo terminó sentado durante una hora. Richard pasó la totalidad de esa hora en cálculos.


Ya era de día cuando se levantó. La lección del día fue matemáticas, y esta fue la primera vez que Richard hablaba en serio. No estaba enfermo en la mente como Fuchsia, pero finalmente pudo ver la belleza en un sinfín de números. Realmente había experimentado la función de las matemáticas, y ahora estaba viviendo en un mundo digital.





Richard no se sintió letárgico en ningún momento de las lecciones del día. Le resultó fácil entender el contenido de las conferencias, pero al observar a los otros estudiantes que miraban fijamente o estaban sumidos en sus pensamientos, se dio cuenta de que no era tan simple como lo era para él. Parecía que la bendición de la sabiduría era bastante útil.

La joven acólito que lo trajo alrededor del Deepblue la primera vez estaba esperando junto a las puertas de Richard cuando regresó. Ella lo saludó con una dulce sonrisa, pasándole una insignia plateada para fin de mes. Dijo que era por sus ingresos y gastos de este mes, y que podía examinarlo en la forja del laboratorio o simplemente usando maná para ver el contenido.


La joven tenía una apariencia agradable y un porte encantador. Emanaba un aura suave y hermosa que permanecía en silencio, pero Richard solo la miró mientras le daba las gracias y entraba en su región.


Cuando las dos pesadas y lustrosas puertas se cerraron lentamente frente a ella, la joven pateó ferozmente. Tenía un fuerte impulso de abrir esas puertas con magia, pero sabía que estaban forjadas con metal antimagia y estaban protegidas por hechizos. Incluso un hechizo de disyunción de nivel 6 no podría lidiar con esa puerta, olvida su hechizo más fuerte que era meramente una flecha de ácido de nivel 2.





Las puertas de metal solo cuestan una cantidad considerable, y ni hablar de las tierras detrás de ellos. La tierra era un bien escaso en el Deepblue, e incluso si lo que estaba detrás de estas puertas estaba vacío, se consideraría invaluable.

"¡Tú! Ya me has visto dos veces, pero ¿por qué ni siquiera has preguntado por mi nombre? "La joven muchacha murmuró furiosamente para sí misma. Inmediatamente recordó que Richard acababa de cumplir diez años según los datos de su perfil. El era demasiado viejo para alguien que acababa de comenzar su viaje mágico, pero demasiado joven para ser un hombre. Ella solo podía sacudir la cabeza impotente y partir con pesar. ¿Qué iba a hacer ella? Si Richard realmente poseyera las habilidades de un hombre adulto, sería demasiado tarde para tomar medidas, y ella nunca tendría una oportunidad.

En el Deepblue, la competencia estaba en todo momento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario